Según el nuevo gobernador civil de Álava. 
 El asesinato es la negación de la democracia     
 
 ABC.    11/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Según el nuevo gobernador civil de Álava

El asesinato es la negación de la democracia

BILBAO

El nuevo gobernador civil de Álava y subdelegado del Gobierno en el País Vasco, Fernando Jiménez, ha manifestado a Europa Press: «El asesinato es la negación de la democracia, mientras no llamemos a las cosas por su nombre, la democracia continuará siendo una utopía irrealizable.»

«La inutilidad de cualquier muerte, por desgracia casi diaria, en este entrañable País Vasco —ha agregado—. nos produce profunda tristeza, cualquiera que sea el color o e4 signo de te persona asesinada.»

MEDIDAS POLITICAS.

Más adelante, el señor Jiménez ha señalado: «Dedicaré todas las. horas que sean necesarias a desterrar la sangre de esta tierra para siempre, propiciando especialmente medidas políticas que, bajo las directrices del delegado del Gobierno y en íntima colaboración con el Gobierno vasto, sean necesarias.»

Preguntado por e! nombramiento de un delegado dei Gobierno en eí País vasco, ha contestado: «En el País Vasco existe una distribucion provincial perfectamente diferenciada, que corresponde, exactamente, con fa personalidad y características de los territorios históricos de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.»

COMPETENCIAS DEL ESTADO.

«Esta circunstancia nos lleva directamente al articulo 141 de la Constitución, donde se conceptúa a ia provincia como división territorial para el cumplimiento de las actividades del Estado, Jo {fue comporta, en cada una de ellas, Ja existencia de una representación del mismo, que está conferida legalmente, por lo que se refiere a la Administración cenital del Estado, a ´las competencias de los gobernadores civiles.»

Más adelante, el señor Jiménez ha afirmado: «Por consecuencia, e! que exista un gobernador general o delegado general del Gobierna, o cualquiera que fuese la denominación con rango Jerárquico superior a estos gobernadores, ,y que constitucionalmente sea, asimismo, el coordinador de las relaciones entre la Comunidad autónoma y !a Administración centra?, no es más que un hecho necesario desde el punto de la funcionalidad del Estado. O

«Tanto el delegado del Gobierno como los gobernadores civiles que de ( dependen —Iva agregado— aplicarán, dentro cíe cada provincia, la normativa que permita una coordinación y correcto funcionamiento de ´!os órganos periféricos de la Administración central del Estado, en aquel ¡as competencías que permanezcan, constitucional y estatutariamente, en régimen exclusivo a favor del mismo Estado.»

 

< Volver