Autor: Vallés, María Francisca F.. 
   La violencia asesina de ETA se ceba con UCD     
 
 Diario 16.    01/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

OTRO DIRIGENTE CENTRISTA ASESINADO EN EUSKADI

La violencia asesina de ETA se ceba con UCD

Con el asesinato de Juan de Dios Doval, ejecutivo centrista en el País Vasco, por ETA (p-m) se elevan a tres los asesinatos de miembros de UCD en el último mes. La esposa y los hijos pequeños de la víctima presenciaron el crimen, perpetrado a cara descubierta por dos jóvenes. En Rentería, poco menos de una hora antes, era tiroteado un obrero, Miguel Aguirre Pozos, a quien no se le conoce filiación política. Tras una intervención quirúrgica, el herido se preguntaba: «¿Por qué me han disparado? ¿Por qué?»

San Sebastián:

María Francisca VALLES, corresponsal

Dos nuevos atentados se perpetraron ayer por la mañana en Guipúzcoa, uno en San Sebastián, que costó la vida a otro ejecutivo de UCD, y otro en Rentería, donde resultó herido muy grave un obrero de Irún que trabajaba en dicha localidad.

Se trata de Juan de Dios Boval de Mateo, de treinta y siete años, cuya capilla ardiente fue instalada a primeras horas de la tarde en la Facultad de Derecho, de la que era profesor, y de Miguel Aguirre Pozos, de cincuenta y ocho años, que después de ser intervenido quirúrgicamente permanece en estado de extrema gravedad en el servicio de reanimación de la Cruz Hoja. No se le conoce vinculación política alguna.

Con el atentado de ayer se trata del quinto miembro de UCD muerto desde 1978, y según fuentes centristas los últimos atentados registrados en las personas de Ustarán y Arrese tienen como punto central a miembros de este partido en el País Vasco.

Su esposa, testigo

En señal de duelo y protesta, en la Facultad de Derecho cesó toda actividad académica y profesores, alumnos y personal no docente protagonizaron una manifestación silenciosa de protesta por las calles de la ciudad. Asimismo, los Plenos de la Diputación Foral y Ayuntamiento de San Sebastián fueron suspendidos

Juan de Dios Doval de Mateo salía como todos los días de su casa pocos minutos antes de las nueve de la mañana para dirigirse a la Facultad de Derecho a dar clase, ya que era profesor adjunto de la cátedra de Derecho Procesal, y además de su actividad política era también gestor administrativo.

Su esposa, Emma Inclán Miñambre, así como sus dos hijos de corta edad, niño y niña, se encontraban en el balcón del quinto piso de uno de los bloques de la urbanización Lorea, donde reside, para despedirle.

Todos ellos presenciaron con estupor el atentado y la señora de Doval retiró de inmediato a los niños y los trasladó a una habitación.

Disparos a quemarropa

Eran las nueve menos cinco de la mañana cuando Doval de Mateo se introdujo en su coche, un Simca 1100 azul. Lo tenia aparcado frente a la cafetería del complejo residencial y cuando se disponía a arrancar se acercaron a la ventanilla dos jóvenes, a cara descubierta, de veinte o veinticinco años, que vestían pantalón vaquero y trenkas verdes. Sin mediar palabra efectuaron varios disparos de pistola a quemarropa.

Recibió cuatro impactos, uno de ellos en el cuello mortal de necesidad. Quedó muerto en el acto y posteriormente la Policía encontró dos casquillos de 9 mm. Parabellum marca SF.

Los agresores huyeron a pie unos cincuenta metros hasta la avenida de Zarauz, donde un tercer individuo

les esperaba ai volante de un R-18 color blanco.

Este coche había sido robado cuarenta y cinco minutos antes por dos individuos a punta de pistola en el paseo de los Fueros y su propietario fue dejado abandonado y atado a un árbol en las afueras de la ciudad.

Una llamada anónima efectuada al diario «Eguin» pudo facilitar el que la Policía lo liberara de las ligaduras.

Juan de Dios Doval ingresó cadáver en la residencia sanitaria, y tras permanecer varias horas en el depósito de dicho centro sanitario fue trasladado a primeras horas de la tarde a la Facultad de Derecho, donde quedó instalada la capilla ardiente y una de las primeras personas en acudir a la misma fue el gobernador general en el País Vasco, Marcelino Oreja.

Apenas doce horas antes de que fuera asesinado, Doval había asistido al que sería su último acto político, una reunión del comité ejecutivo de UCD de Guipúzcoa presidida por Marcelino Oreja. Precisamente el periódico «El Diario Vasco» daba cuenta ayer en una información gráfica en la que aparecía la víctima de este acto.

Doval figuraba en el número dos en la lista electoral al Parlamento vasco detrás de Jaime Mayor Oreja, y su nombre sonaba como sustituto de Marcelino Oreja en el Congreso de los Diputados o de Jaime Mayor en el Parlamento vasco.

La junta de profesores y la asamblea de alumnos de la Facultad de Derecho decidió ayer por la mañana

cerrar el centro en protesta por la muerte del miembro de UCD y profesor de dicha facultad.

Anagrama UCD en el féretro

A las doce del mediodía partió una manifestación integrada por unas 600 personas, alumnos, profesores y personal no docente y recorrió las calles de San Sebastián hasta llegar a la sede de la Diputación Foral.

Una comisión entregó al diputado general tres textos, uno por cada estamento que componía la marcha, donde se expresaba la condena por el atentado. Por otra parte, tanto el Pleno de la Diputación Foral como el del Ayuntamiento fueron suspendidos en señal de duelo y condena por los dos atentados. £1 alcalde, acompañado por concejales del PNV y de UCD, acudió a la residencia sanitaria a testimoniar su pésame.

Se da la circunstancia de que Doval de Mateo había dejado una nota escrita a modo de testamento en la que especificaba que se le enterrara en la localidad de Ezcaray (Logroño) y que en la caja figuraran las letras de UCD.

Tiroteado un obrero

Miguel Aguirre Pozos, de cincuenta y ocho años, casado y padre de dos hijos, obrero de una fundición, fue tiroteado ayer cuando se hallaba trabajando en Talleres Ferrere, de Rentería.

Eran las ocho y cuarto de la mañana cuando penetraron dos jóvenes. Uno permaneció en la puerta y el otro se adentró unos pasos y le disparó siete u ocho tiros, alcanzándola solamente un impacto, que le entró por la espalda y le afectó el hígado, diafragma y estómago.

Trasladado en estado muy grave a la Cruz Roja de San Sebastián, tras una larga operación pasó al servicio de reanimación. El herido había nacido en Irún el año L922. El atentado causó sorpresa en la ciudad fronteriza, ya que sus conocidos le calificaron como persona apolítica cuya única afición son la caza y pesca.

Después de la intervención quirúrgica, y aún bajo los efectos de la anestesia, el herido sólo se hacia una pregunta: « ¿Por qué me han disparado? ¿Por qué? »

 

< Volver