Autor: Carandell, Luis. 
   Javier Rupérez     
 
 Diario 16.    14/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

CARANDELARIO

Javier Ruperez

Luis Carandell

Asistimos a una especie de lotería de la violencia en que las víctimas se eligen al azar, por razones que no tienen que ver con la persona sino con elementos accesorios a su condición como persona.

El crimen es tan antiguo como el hombre pero la humanidad siempre había personalizado sus crímenes. La víctima se elegía con nombre y apellido, en virtud de relaciones personales anteriores, sin prescindir, como hace el terrorismo ahora, de esa «razón humana».

Matar a unos hombres por el solo hecho de llevar uniforme o a otro por haber sido elegido concejal en un pueblo, no son solamente crímenes contra el más fundamental de los derechos humanos sino también, en su anónima despersonalización, crímenes contra el derecho de todo hombre a ser considerado como persona. El secuestro del diputado Javier Ruperez revela ese mismo desprecio a la persona, un desprecio que a los secuestradores les ha impedido ver lo mucho que Javier Ruperez había trabajado por los derechos humanos y las libertades democráticas. Cualquier secuestro habría sido condenable. El de Javier Ruperez descalifica por sí sólo la pretendida justicia de una causa.

 

< Volver