Autor: Muguerza, J. R.. 
   Atentado contra un jefe militar en San Sebastián  :   
 El teniente coronel López de Diego recibió seis impactos de bala y su estado es grave. 
 ABC.    16/11/1979.  Página: 1,4. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

ATENTADO CONTRA UN JEFE MILITAR EN SAN SEBASTIAN

El teniente coronel López de Diego recibió seis impactos de bala y su estado es grave.

BILBAO. 15. (Crónica de nuestro corresponsal, por teléfono.) A las once de la mañana concluía la intervención quirúrgica del teniente coronel don Tomás Lopez de Diego, de cincuenta y dos años de edad, casado, con ocho hijos, herido de seis impactos de bala hacia las nueve menos cuarto al sufrir un atentada cuando abandonaba su domicilio en San Sebastián para dirigirse al cuartel de Infantería, sito en el barrio donostiarra de Loyola. El militar herido ostenta en la actualidad el cargo de mayor en el Regimiento de Cazadores de Montuna Sicilia 67, aunque realiza funciones administrativas.

El teniente coronel vive desde los cuarenta y seis años en la capital guipuzcoana y nunca utilizaba escolta.

Se da la circunstancia de que ayer a la noche en el cuartel del Batallón de guarnición en Irún se recibió un» llamada telefónica anunciando para hoy un atentado contra militares.

SU ESPOSA VIO COMO LE DISPARABAN.—Los hechos ocurrieron a las nueve menos cuarto de la mañana. A esa hora, y como acostumbra, don Tomás López de Diego abandonaba su casa, sita en la segunda planta de] número 22 de la calle Palacio («Villa María Aurora»), para dirigirse al cuartel de Loyola. Para ello, el militar se introdujo en el cobertizo que tiene el inmueble como garaje. Una vez al frente del volante de su coche, el Simca 1200, de color azul verdoso, matricula SS-4018-C, don Tomás López inició la maniobra para colocar el vehículo en dirección a la carretera. En esos momentos y desde un desnivel próximo al cobertizo, un joven armado de metralleta, al que acompañaba otro provisto de una, pistola, disparó dos ráfagas contra el vehículo del teniente coronel, al que alcanzó con cinco impactos, Según testigos presenciales, el joven que llevaba la pistola realizó un único disparo. Seguidamente, los dos desconocidos, muy jóvenes, uno de ellos de pelo rubio, corrían por un estrecho callejón en pendiente hasta llegar a una bocacalle en la que les esperaba otro individuo en un coche.

Don Tomás López de Diego salió malherido del vehículo, dirigiéndose a pie hacia las escaleras del inmueble. En este lugar fue recogido por su hermano mayor José María, que vive en el primer piso de la casa, quien trasladó al herido en su coche hasta el hospital de la Cruz Roja, distante a unos 300 metros de la casa.

En el lugar de los hechos fueron recogidos 14 casquillos. marca FN, de calibre nueve milímetros, Parabellum. E! vehículo del teniente coronel presentaba 16 impactos en el techo, cuatro en el asiento del conductor y uno en el altavoz trasero izquierdo. Otros tres proyectiles quedaron alojados en un bidón de gasolina existente junto a la fachada de la casa.

Se da la circunstancia de que doña Pilar Iriondo Loyola vio a los dos jóvenes cómo disparaban contra su marido. La esposa del militar, como todas las mañanas, se asomó a la ventana, sin abrir ésta, para

ver marchar a don Tomás López. Según sus propias declaraciones, momentos antes de producirse el atentado había visto a dos jóvenes, uno de ellos en e! estrecho callejón que recorre la fachada. Instantes después uno de ellos, según doña Pilar Iriondo, esgrimió una metralleta y disparó repetidas veces contra su marido. Poco después veía a los dos jóvenes correr calle arriba, perdiéndoles de vista, «NO HABÍA MOTIVOS PERSONALES PARA HACER ESTO».—«No había ningún motivo personal para hacer esto y no queremos que nadie aproveche las circunstancias para deformar la verdad. Mí hermano, como todos los demás de la familia, es apolítico. Ha sido él la víctima, pero podía haber resultado cualquier otro que llevara con dignidad su trabajo», nos decía José María López de Diego, el mayor de los hermanos y quien trasladó al militar hasta el centro sanitario. «Eran las nueve menos cuarto cuando escuché estas terribles detonaciones, que jamás podré olvidar. Estaba acabando de asearme y presentí que disparaban contra mi hermano. Salí corriendo y vi a Tomás apoyado en el primero de los escalones, desangrándose. Temí no reaccionar pero afortunadamente y sin perder tiempo le metí en mi coche y lo trasladé a la Cruz Roja. No habló, pero se movía constantemente por el dolor de las heridas.

EL ATENTADO DE SAN SEBASTIAN LA ESPOSA VIO COMO LE DISPARABAN

BIOGRAFÍA.—Don Tomás López de Diego es natural de Buenavista de Valdavia, provincia de Palencia. Cuenta con cincuenta y tres años, está casado en segundas nupcias y tiene ocho hijos de edades comprendidas entre los cinco y veinticuatro años. Desde los seis años, según nos decía la hija mayor, vive en San Sebastián. Ingresó en la Academia General Multar en 1946. En 1950 y con el grado de teniente finalizó sus estudios. Dos años más tarde ascendía a capitán. Posteriormente, en 1970 y con el grado de comandante, estuvo destinado un raes en Bilbao. De 1974 a 1977 permaneció en el Regimiento Flandes, de Vitoria. El 23 de marzo de 1977 ascendía a teniente coronel, grado que ostenta en la actualidad como Mayor en el Regimiento de Cazadores de Montaña Sicilia 67. Asimismo, cuenta con el diploma de especialistas en carros de combate.

PARTE MEDICO—De muy grave ha sido calificado el estado del teniente coronel, según parte médico facilitado a las doce del mediodía en el hospital de la Cruz Roja, donde fue intervenido quirúrgicamente durante dos horas.

La nota del mencionado centro sanitario dice; «A las ocho cincuenta ingresa en este hospital don Tomás López de Diego con el siguiente cuadro lesional: "schock" hemorrágico a insuficiencia respiratoria aguda. Iniciada la reanimación se procede al estudio radiográfico y al tratamiento quirúrgico de:

1 Herida penetrante en el brazo izquierdo con proyectil alojado en el tercio medio del mismo.

2 Herida penetrante en el brazo izquierdo con orificio de entrada y salida, corresponde con otro orificio de entrada en línea axilar de hemitórax izquierdo, hallándose un proyectil alojado a nivel de «ara externa de la novena costilla.

3 Herida penetrante en brazo izquíerdo con orificio de entrada y salida, que corresponde con otro orificio de entrada en línea axilar de hemitórax izquierdo, hallándose una trayectoria toracoabdominal, que afecta a pleura, lóbulo inferior del pulmón izquierdo, diafragma, flexura esplénica del colon, quedando alojado el proyectil en zona aórtica abdominal izquierda a nivel de la 12 vértebra, dorsal, precediéndose a la reconstrucción de los órganos afectados. Se extraen los proyectiles alojados en brazos y hemitórax izquierdo. Se instaura tratamiento del hemitórax. Pronóstico muy grave.»

El herido, una vez concluida la intervención, fue trasladado a la unidad de vigilancia intensiva.

LOS AUTORES DEL ATENTADO ROBARON UN VEHÍCULO A PUNTA DE PISTOLA.—Según otros testigos presenciales de los hechos, los dos autores directos del atentado, una vez cometido éste, huyeron calle arriba hasta llegar a un vehículo frente al cual estaba una tercera persona y en el que iniciaron la huida. Este coche fue localizado por la Policía hacia la una menos cuarto del mediodía, abandonado en la calle Esterlines, muy próxima al Gobierno Civil. El turismo, un Fiat 124, matrícula SS-7691-L, había sido sustraído a su propietario cuando circulaba por el paseo de los Fueros de la capital donostiarra. Según denuncia del propietario, el secuetrasdo fue trasladado hasta la Policlínica, donde le abandonaron, tras advertirle que no diera cuenta de los hechos hasta pasadas tres horas.

MANIFESTACIÓN COMO PROTESTA. Para las ocho de la tarde está prevista una manifestación como protesta por el atentado contra el teniente coronel don Tomás López de Diego. La convocatoria ha nacido en el seno de los partidos PSE-PSOE y PCE-EPK, asi como en las centrales UGT y CC.OO.—J. R. MUGUERZA.

 

< Volver