ETA, vista por la inteligencia militar. 
 Veintitrés secuestros en nueve años     
 
 Diario 16.    19/11/1979.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Veintitrés secuestros en nueve años

Desde el mes de diciembre de 1970, en que se produjo el primer secuestro en la persona del cónsul honorario de Alemania federal en San Sebastián, señor Behil, hasta el pasado día 11, lecha del último secuestro, cuyo protagonista ha sido el diputado de UCD por Cuenca y secretario de relaciones exteriores de dicho partido, Javier Rupérez, la organización ETA —englobando las dos ramas— ha efectuado veintitrés secuestros.

Dentro de la cronología de secuestros que se expone a continuación, se puede ver que las finalidades de los mismos van desde el ataque a las instituciones, hasta el móvil de utilizar el coche de la víctima para otra acción, pasando por el rapto para conseguir fondos para la organización.

• 1970: A principios del mes de diciembre se produce el primer secuestro: el cónsul honorario de Alemania federal en San Sebastián, señor Behil, quien permanece en poder de ETA durante veinticinco días liste secuestro se hace coincidir con el consejo de guerra de Burgos, contra varios miembros de la organización.

• 1972: En el mes de enero es el industrial Zabala quien cae en la misma situación. Este secuestro es el primero que se lleva a cabo en apoyo de reivindicaciones laborales.

• 1973: El señor Huarte, miembro de una conocida familia poderosa en el mundo de la industria y las finanzas. El hecho se produjo en el mes de enero.

• 1976: A principios del mes de abril es el señor Berazadi, quien es asesinado y constituye el primer secuestro seguido de muerte de la víctima, operado por ETA.

En este mismo año, a principios de octubre, desaparecen dos inspectores de policía en Hendaya, descubriéndose sus cuerpos, un año más tarde, enterrados en una playa de la costa vasco francesa.

• 1977: Secuestro y posterior asesinato del industrial Ibarra. ETA motivó la acción en el origen oligárquico de aquél.

• 1978: Dentro de ese año se han podido contabilizar basta ocho secuestros.

Por el móvil de utilizar el coche de las personas raptadas, para posteriores accionos: Sebastián Arrubarrena y Paulino Endemaño, en el mes de febrero. Posteriormente en julio, por la misma causa, Jesús Amalia López Narcue.

Los secuestros por utilización del automóvil los ha hecho ETA en muchas otras ocasiones, y su contabilización es imposible de seguir.

En el mes de septiembre Ignacio Hurzaeta, de Ja inmobiliaria Hurzaeta, por cuya liberación ETA consiguió siete millones de pesetas.

Durante el mes de noviembre, el delegado del Ministerio de Educación y Ciencia en Guipúzcoa, José Javier Crespo Berisa, quien permaneció secuestrado cuatro días. También, los directores de la sucursal del Banco de Bilbao en Plencia (Vizcaya), y de la Caja Laboral Popular de Escoriaza (Guipúzcoa). Cinco y veinte millones, respectivamente, consiguieron los etarras para sus fondos.

Con motivo del referéndum constitucional, en diciembre, José Alegría es obligado a sobrevolar Bilbao, con piloto y avioneta de la compañía de la que es directivo, y arrojar octavillas que pedían el no a la Constitución que iba a ser votada.

Dentro del presente año, finalmente, van contabilizados ocho actos de este tipo. Durante el mes de enero Milagros Ilzarbe, en Pamplona, con su hijo de seis meses, Sergio Albizu. Estuvo cinco días en manos de ETA y se supone que su automóvil fue utilizado para trasladar a miembros de esa organización de un punto a otro.

También, el mismo mes, el director de la Caja de Ahorros de Guipúzcoa en Andoain, que fue retenido en su domicilio una noche hasta que a primera hora del día siguiente él mismo y bajo coacción abrió la caja fuerte de su banco y entregó a sus secuestradores 448.000 pesetas.

En febrero, Georges Roucier, director de Michelín en Lasarte (Guipúzcoa), quien fue abandonado una hora después con un tiro en la rodilla. Unos días más tarde del mismo mes, otro director de la citada compañía, esta vez en Vitoria, Luis Abaitua, fue secuestrado por espacio de diez días. El motivo aducido era el que la compañía entrara en negociaciones con los trabajadores. Estos repudiaron el hecho.

El oresidente de la comoañía Magefesa, Carmelo Picó García, fue obligado el mes de marzo pasado a entregar a los secuestradores etarras de su hijo Fernando, la cantidad de 2.700.000 pesetas, en lugar de los diez millones solicitados en un principio.

A principios de junio, el delegado del Ministerio de Industria en Navarra, Ignacio Astiz, fue secuestrado durante cinco días. Durante ese tiempo, le interrogaron sobre los planes nucleares en el País Vasco.

El día 9 del presente mes, el constructor José Luis Calvo Casas fue abandonado con un tiro en la pierna, dos horas después de su secuestro, finalmente, desde el domingo, día 11 de noviembre, Javier Rupérez esté en poder de la organización ETA sin que por el momento haya sido liberado.

 

< Volver