Dice que se calumnia asociándole al secuestro de Rupérez. 
 Bandrés decide abandonar su actividad parlamentaria     
 
 Diario 16.    27/11/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Dice que se le calumnia asociándole al secuestro de Rupérez Bandrés decide abandonar su actividad pariamentana.

Juan María Sandras, diputado de la coalición abertzale Euskadiko Ezquerra (EE), ha decidido ausentarse temporalmente del Parlamento español debido a una supuesta campaña contra su persona con motivo del secuestro del dirigente de UCD Javier Rupérez. Por medio de una carta dirigida al presidente del Congreso, Landelino Lavilla, el representante de EE afirma que «mientras sea necesario me quedaré en Euskadi defendiendo a quienes me necesitan más aquí que en el Parlamento».

Madrid - El diputado de EE por San Sebastián, Juan María Bandrés, ha decidido abrir un paréntesis en su actividad en el Parlamento español ante una supuesta campaña contra su persona y por el recrudecimiento de la violencia en el País Vasco.

En una carta dirigida al presidente del Congreso, Landelino Lavilla, el dirigente abertzale denuncia acciones de la Policía contra la coalición electoral que representa y otros actos contra los ciudadanos de Euskadi.

Bandrés se lamenta de que «los controles policiales siembren el temor en la vía pública, volviendo a causar muertes que jamás pueden justificarse, sin que en el Parlamento nadie guarde un minuto de silencio por estas muertes, que también deben ser dignas de nuestro respeto».

Informada la Mesa del Congreso

El presidente del Congreso dio a conocer esta mañana el contenido de la carta a la Mesa de la Cámara que tenía previsto reunirse hoy.

Landelino Lavilla declinó hacer cualquier comentario hasta que los diputados tuvieran conocimiento oficial de la decisión de Bandrés.

El dirigente abertzale, que también es consejero de Transportes del Consejo General Vasco, precisa en su escrito que no se trata de una renuncia sino de una suspensión temporal. Ello no significa que se traslade a Madrid para elevar su voz o emitir su voto «en el Pleno del Congreso o en sus comisiones cuando considere que deba.hacerlo en favor del pueblo vascco y de los trabajadores de" todo, el Estado español».

Utilidad democrática

El diputado de EE se reafirma en la conveniencia del sistema democrático y niega implícitamente que su decisión tenga algo que ver con la inhibición eri las tareas parlamentarias como la de los diputados electos de Herri Batasuna, Telesforo Monzón, Pedro Solabarría y Francisco Letamendía.

«Mi presencia, primero en el Senado —continúa la carta—, y luego en el Congreso muestran inequívocamente mi aprecio de la utilidad democrática de la actividad parlamentaria. Por ello mi actitud no puede ser confundida con otras que, aun siendo respetables, no comparto».

Bandrés se lamenta de que en el Congreso no se hayan levantado voces en su defensa «cuando desde ciertos medios se me calumnia públicamente asociándome al secuestro del diputado Javier Rupérez».

«La jurisdicción militar —sigue— anuncia un consejo de guerra para el próximo día 3 de diciembre contra Mario Onaindía, secretario general de EIA —conmemorando con ello el noveno aniversario del proceso de Burgos— por la publicación de una esquela, como tantas otras, referidas a hechos ocurridos antes del 15 de junio de 1977.»

Detenciones policiales

«Un destacado miembro de UCD de Euskadi se permite «intuir» públicamente cosas muy graves respecto a Euskadiko Ezkerra».

Y a renglón seguido afirma que «la Policía lleva a la práctica tales "intuiciones" deteniendo indiscriminadamente a decenas de militantes de EE por el mero hecho de serlo, aplicándole la incomunicación y prórroga de la detención que se prevé en la vigente ley de Seguridad Ciudadana».

En otro párrafo, Juan María Bandrés explica que el Estatuto de autonomía favorecerá la normalidad de Euskadi y por ello la coalición que representa pidió en el referéndum el voto afirmativo sin que ello quiera decir que se «inscriba en el bloque de los que creen que apoyar el Estatuto es hacer una política de consenso y de seguimiento de UCD».

Después de mostrar sus esperanzas «porque desaparezcan las razones que me obligan a adoptar esta decisión», Bandrés solicita a Landelino Lavilla que haga público el contenido de la carta.

Hasta el momento, Juan María Bandrés ha eludido cualquier comentario sobre su carta y todavía no se han registrado reacciones de los Grupos parlamentarios del Congreso.

Bandrés también se queja de que se desempolven «antiguas declaraciones mías a un semanario hechas hace mucho tiempo, cuando yo era senador en la antigua legislatura, utilizando posiblemente el suplicatorio como arma política, cuando la oportunidad del momento aconseja, a determinados intereses».

 

< Volver