En Valencia, Granada y Salamanca. 
 Los guardias civiles asesinados en Azpeitia fueron enterrados ayer     
 
 Diario 16.    01/12/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

En Valencia, Granada y Salamanca los guardias civiles asesinados en Azpeitia fueron enterrados ayer

Madrid — Ayer fueron inhumados en Sanfelices de los Gallegos (Salamanca), Valencia y Gabia (Granada) los restos mortales de los guardias civiles Ángel García Pérez, Antonio Alex Martínez y Pedro Sánchez Marfil, asesinados por ETA el pasado miércoles en la localidad guipuzcoana de Azpeitia.

En los tres puntos de la geografía española donde fueron trasladados los cadáveres de los guardias civiles asesinados se celebraron funerales y posteriores sepelios de las víctimas en un clima de dolor y de tensa serenidad.

A las ceremonias fúnebres asistieron las principales autoridades de cada provincia, además de los familiares, amigos y compañeros de las víctimas.

El CGV condena

Por su parte, el Consejo General Vasco expresó «una vez más su más enérgica condena» por el atentado que costó la vida a los tres jóvenes guardias civiles.

Tras manifestar su condolencia a los familiares de las víctimas, el CGV señala que «las circunstancias particularmente crueles en que se ha producido este nuevo atentado al más elemental derecho a la vida constituyen una trágica contradicción con la aspiración generalizada al respeto a los derechos humanos que se invoca hoy con especial frecuencia en nuestro pueblo y un motivo de reflexión definitivo para que los vascos manifiesten con toda energía que tal respeto a los derechos humanos no admite excepción alguna».

Suspendida manifestación pro amnistía.

La manifestación pro amnistía convocada para el jueves en Azpeitia por las gestoras pro amnistía fue

suspendida por sus organizadores, tras el triple asesinato de guardias civiles ocurrido el día anterior en la misma localidad.

Grupos de miembros de la Policía Nacional patrullaron durante la tarde por el pueblo en lugar de los efectiyos de la Guardia Civil, a quienes correspondería.

El alcalde advirtió que de celebrarse la manifestación anunciada podría producirse una «auténtica masacre».

 

< Volver