UCD culpa de la violencia al marxismo     
 
 Diario 16.    03/12/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

UCD culpa de la violencia al marxismo

San Sebastián - La UCD del País Vasco dice, en un informe sobre la violencia, que «el enemigo de este país es el marxismo revolucionario servido por grupos armados».

En el documento, de seis folios, se alerta «de las falsas protestas de vasquismo de tales grupos». También afirma que la identidad y la liberación de Vasconia se han logrado con la aprobación del Estatuto. El desarrollo del Estatuto —dice el documento— no puede considerarse como: una lucha sino como un quehacer político normal.

El documento indica que al enjuiciar el fenómeno de la violencia se alude a que existen dos estrategias diferentes: La vía política e institucional, por un lado, y la lucha armada, por otro, al servicio de un mismo objetivo: La liberación nacional del País Vasco.

Sin embargo, UCD del País Vasco señala en su documento que se observan dos componentes que entrañan un desenfoque grave de la situación que vive el País Vasco y que contribuye, de modo importante, a no encarrilar definitivamente el pais hacia su propia solución.

Liberación y Estatuto

El manifiesto analiza estos dos componentes, la liberación nacional y el Estatuto, y las estrategias y objetivos. Señalan en la primera que el pueblo vasco ha vivido una larga lucha por la afirmación de su propia identidad, a la vez que manifiesta que este pueblo ha triunfado «al lograr un desarrollo económico y conservar en gran medida su identidad como pueblo».

UCD se pregunta seguidamente si «puede decirse que el pueblo vasco sigue en la lucha por su liberación y su respuesta es que no lo creemos ni lo queremos, porque consideramos que la liberación, el reconocimiento de la identidad del País Vasco se han logrado con la aprobación del Estatuto».

«Pensamos que una vez aprobado el Estatuto, que ha resuelto básicamente nuestro problema de identidad, su desarrollo no puede considerarse una lucha, sino como un quehacer político normal.»

«En definitiva —se señala más adelante—, nosotros pensamos que el pueblo vasco ha terminado este largo camino con una victoria, sin perjuicio, como es natural, de que continúe el trabajo diario en todos los órdenes de la vida y entre ellos en lo político. Y en consecuencia, no queremos un pueblo en lucha, sino en paz y satisfecho.»

UCD sostiene que la desaparición de la situación de descontento que ha vivido el pueblo vasco supondrá la eliminación de una importante y directa causa de la violencia. Proponen «a todos los partidos políticos que compartan este criterio que contribuyan a extender en el País Vasco este estado de ánimo, de paz y satisfacción que sustituya al de descontento y lucha que ha generado una situación de violencia que es preciso extirpar como medio de conseguir el aislamiento de los que propugnan y ejercitan la violencia».

 

< Volver