Autor: Peces-Barba Martínez, Gregorio. 
   A Javier Rupérez     
 
 Diario 16.     Páginas: 1. Párrafos: 8. 

A Javier Rupérez

No entiendo nunca un asesinato, ni tampoco un secuestro. No creo que la violencia que mata o que priva de libertad pueda engendrar razón o libertad. No comprendo tampoco que unos hombres puedan encontrar satisfacción o buscar la defensa de sus ideales a través de la humillación de sus semejantes y, desde luego, no entiendo que una persona como Javier Rupérez pueda ser objeto de un ataque como lo ha sido. Ya sé que mis criterios son heterogéneos con el mundo al que los dirijo, pero creo que el secuestro de Javier Rupérez es un inmenso error. Javier tituló su libro sobre la Conferencia de Helsinki: Europa entre el miedo y la esperanza. Yo hoy he tomado la pluma también para intentar contribuir con una llamada a la razón, y con un testimonio personal, a la liberación de Javier Rupérez. Confieso que estoy también entre el miedo y la esperanza. Quiero creer en que se impondrá el sentido común y que, como Javier terminaba su libro sobre la libertad religiosa: «... En el fondo todavía late una innegable, aunque matizada y nada ilusa esperanza.» «Hoy es siempre todavía...» (Gregorio Peces-Barba en «El País»)

 

< Volver