Autor: Reino, Francisco Javier. 
 Su presidente entregó ayer los poderes al C.G.V.. 
 Disuelto el Gobierno vasco en el exilio     
 
 Informaciones.    17/12/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

INFORMACIONES / 17 diciembre 1979

Nacional

SU PRESIDENTE ENTREGO AYER LOS PODERES AL C.G.V.

DISUELTO EL GOBIERNO VASCO EN EL EXILIO

• LEIZAOLA: «HAY QUE HACER LO POSIBLE POR LA LIBERTAD DE TODOS»

• GARAICOECHEA: «NO SE PUEDE PEDIR EL PERDÓN MIENTRAS SE AJUSTICIA AL ENEMIGO»

F. Javier REINO

AYER tuvo lugar en Guernica el acto de mayor simbolismo político de los realizados por Jesús Mario de Leizaola desde su regreso del exilio el sábado por la tarde. El "presidente del Gobierno vasco en el exilio cedió los poderes —simbolizados en las llaves de las oficinas del Gobierno vasco en París— al Consejo General Vasco, que recogía así el testigo de una legitimidad que nace en octubre de 1936 y se ha mantenido en manos de José María Aguirre, y luego de Jesús María de Leizaola, durante cuarenta y tres años.

Es precisamente el hecho de esta "transmisión de legitimidad" la que originó que el P.S.O.E., P.C.E. y U.C.D. no asistieran al acto ni al recibimiento de Sondica por entender que la autonomía vasca procede de la Constitución española y no de legado histórico alguno. Los nacionalistas entienden, en cambio, que esta legitimidad nace del origen democrático del Gobierno vasco y de su rango de autonomía con respecto al Estatuto del 36, lo que hace de los años de exilio «un largo y laborioso paréntesis" como el propio Leizaolalo define.

El Gobierno vasco en el exilio ha quedado, pues, definitivamente disuelto y su significación ha sido transferida a este Consejo General Vasco, que está a punto de convertire en Gobierno vasco provisional a falta tari sólo de la publicación en eJ "B. O. E." del Estatuto de Guernica.

En el acto de ayer, en el que intervinieron, además del "nuevo" lendakari. Garaicoechea, los diputados generales de las tres provincias integradas en el C.G.V., Leizaola presentó un resumen del informe que él mismo ha redactado sobre las actividades políticas y económicas del Gobierno vasco en sus años de exilio, desde hace cuarenta y dos años y muy especialmente, desde marzo del 60, cuando sumió la presidencia tras la muerte de José María Aguirre primer presidente del Gobierno vasco.

ACTO EN SAN MAMES

Tras la recepción en Sondica, la comitiva se dirigió al estadio de San Mames, donde unas cuarenta mil personas se hablan dado cita para tributar un homenaje al "lendakari". Entre la multitud, un buep número de personas encarteladas solicitaban la libertad para los presos al grito de "presoak kalera estatutuarekin" ("con el Estatuto, los presos a la calle"). Al llegar a San Mames, Leizaola izó la ikurriña mientras sonaban los acordes del himno vasco. Tras la intervención de varios ora- -dores. Carlos Garaicoechea inició su discurso con las siguientes palabras: "Aquí están todos los ´abertzales´ o, al menos, su corazón, porque no se puede echar en falta a los que nunca han estado." Después de elogiar la tenacidad de Leizaola ("no ha regresado hasta que hemos conseguido unas instituciones del mismo rango que aquellas de las que

él ha sido depositario en el exilio"); dijo "hace cuarenta años logramos en Madrid un Estatuto en el que se nos llamaba reglón, ahora han tenido que reconocer la realidad nacional vasca", y añadió, "tenemos presos y exiliados y esta ausencia nos desgarra el corazón y queremos que vuelvan a casa, pero para eso se tienen que dar las condiciones objetivas necesarias. No se puede pedir el perdón mientras se ajusticia al enemigo."

Por su parte, Leizaola entre grandes aplausos, afirmó que viene a recobrar su derecho a residir en su tierra. "Hoy —dijo— Euskadi ejerce sus derechos democráticos; nuestras autoridades son y van a ser Vascas." En otro momento de su intervención afirmó que "se usa y abusa del término autodeterminación, pero hay hechos, como el de tener un estatuto y acudir a las urnas, que son actos en sí de autodeterminación", y añadió, "hay que hacer todo lo posible por la libertad de todos y por su vuelta a casa; ojalá que todos nos integremos en la libertad!" Al terminar la intervención de Leizaola todos los asistentes, puestos en pie, cantaron el "Gernikako Arbola", y hubo gritos de "Cora Eudkadi Askatuta".

 

< Volver