Autor: Veciana, Ricardo. 
   A propósito de la tercera fase     
 
 Diario 16.    27/12/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

27-diciembre-79/Diario16

La «fortuna» de la ETA — se ha dicho que ha recaudado en los últimos nueve meses más de cuatro mil millones de pesetas— es analizada en este artículo, en el que su autor también asegura que los gastos de la organización terrorista son enormes. El trabajo hace hincapié en el nivel cultural de sus militantes, «cada vez más bajo», ya que muchos de ellos son obreros sin cualificar y jóvenes inmaduros con escasa preparación.

A propósito de la tercera fase

Ricardo Veciana

Hace días se publicaba en distintos rotativos nacionales un alarmante articulo firmado por Gómez Escorial titulado «Asesinatos en la tercera lase». La zozobra que debió producir su lectura en los ciudadanos seguramente fue mayúscula al decírseles que la ETA dispone, sólo con lo recaudado en los últimos nueve meses, de cuatro mil doscientos millones de pesetas; que prácticamente dicha organización terrorista controla el mercado clandestino internacional de armas, trabajando para ella, en este menester, unas siete mil personas; que sus esquemas operativos son cuasi científicos y que la ETA cuenta con infraestructura suficiente para «dominar el País Vasco al nivel que ellos quieran».

El mito

Eí articulista se pregunta si el Gobierno posee esta información manteniendo la duda de que las más altas instancias de la nación hayan tenido acceso a ella. Si el Gobierno de un Estado de 35 millones de cuidada nos, que cuenta con 150.000 miembros de las ESE y distintos servicios de inteligencia no es capaz de conocer —en tema de prioridad estatal como es el caso del terrorismo— lo que conoce un periodista, es cuando verdaderamente deberíamos empezar a preocuparnos.

Es común a nuestra cultura la creación de mitos. La sociedad, y muy especialmente ia española, parece que necesita mitificar a personas o grupos a los cuales se les atribuyen todas las perl´ecciones por muy peligrosos que resulten a la misma. No es preciso profunzar mucho en la historia para traer los ejemplos del «Tempranito, Luis Candelas y ahora, en la versión moderna y rehabilitada, a «El Lute».

A nivel de grupo nos dio por mitificar a la Armada Invencible y recientemente al Ejército israelí y a la Policía antiterrorista alemana. Los mitos terminan desvaneciéndose cernió tales y asi unos dieron con sus huesos en Jos presidios, en el mejor de los casos, la Invencible lúe vapuleada, la Policía antiterrorista alemana bien recientemente ha sido disuelta y el Ejército israelí un día puede caer bajo los tanques árabes infundidos del ardor místico de una guerra santa.

Otra visión de la ETA

Dejémonos de mitos sobre lodo si la elevación a tal categoría de la ETA puede producir, por un lado, su fortalecimiento y, por otro, el acobardamiento de Ja sociedad.

En cuanto a los ingresos, a pesar de ser cuantiosos, con ellos han de afrontar unos gastos enormes. El mantenimiento de sus «clases pasivas» constituidas por sus liberados-retirados que se vienen produciendo desde 1958, la formación de sus miembros, la adquisición de armamento y munición —cada vez más costosa en el mercado internacional—, los sueldos de sus liberados-activos y ios gastos de infraestrucutura no deben estar muy por debajo de sus ingresos.

Por lo que se refiere a ese pretendido cuasi monopolio del mercado clandestino de armas en Europa, a nadie medianamente conocedor del tema se le escapa que dicho mercado viene siendo controlado desde hace muchos años por una maña internacional que no permite la menor intromisión en ese asunto y en la que están implicados personajes y organismos intocables.

tii su sistema operativo fuera realmente casi científico, no habrían pasado, en estos últimos años, a manos de la justicia, aprehendidos por la Policía, cientos de etarras que hoy cumplen condena o esperan ser juzgados. Y eso teniendo en cuenta que ni nuestra Policía tiene grupos de especialistas en terrorismo, como será necesario, ni —lo que es aún más importante— aún no se ha montado una operación a gran escala como otros países han hecho a pesar de estar en circunstancias menos acuciantes que eJ nuestro.

La desorbitación

Lo que resulta a todas luces desorbitado es la afirmación de que «la ETA tiene infraestructura suficiente para dominar el País Vasco al nivel que ellos quieran» quedando «todos los puntos vitales controlados por los militantes de esta organización». Esto hay que negarlo con rotundidad. La ETA no puede hacer más que producir atentados contra personas indefensas o desprevenidas, provocar explosiones, coaccionar y secuestrar personajes de segunda fila.

El nivel cultural de sus militantes es cada vez más bajo. Hace diez años la mayoría de ellos procedían de Ja Universidad; hoy, proceden del mundo del trabajo, siendo muchos de ellos obreros sin cualificar. Según ha pasado el tiempo, como sus militantes se «queman» con extraordinaria rapidez, han tenido que recurrir a gente cada vez más joven con los inconvenientes de inmadurez y escasa preparación que tal circunstancia conlleva.

A pesar de todo, a las FSE les resulta muy difícil frenar este tipo de atentados al que nos hemos referido, pero, sin embargo, es para ellas sumamente sencillo, no ya evitar él dominio del País Vasco por parte de la ETA —cosa impensable e imposible— sino, en cualquiera de sus pueblos, cota máxima a la que podrían llegar en una acción suicida y por sorpresa. Es precisamente eso lo que desearían Jas FSE: ver a su enemigo. Y es ahí donde reside la fuerza de la ETA: en no mostrarse.

Estemos pues tranquilos dentro de lo que cabe, la ETA no puede llevar a cabo otro tipo de acciones distintas a las que viene realizando.

 

< Volver