Autor: Ansón Oliart, Luis María. 
   Europa, a la deriva     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EUROPA, A LA DERIVA

TODAVIA abrasa la sangre que Hungría vertió en las entrañas de Europa. Algún día los filósofos de la Historia dirán que en aquella ocasión, cuando los tanques rojos aplastaba.. Budapest, se produjo la crisis final de la conciencia europea. Hoy, los mismos que permanecieron indiferentes ante la Hungría mártir hablan de los Estados Unidos de Europa y ´de la causa-común occidental.

Pero, no hay que escuchar a los cobardes. Desnuda está la verdad, y todo es una farsa. No. se puede hablar seriamente de un Occidente unido sin contar con la Polonia de San Estanislao, con la Rumania de Trajano, con la Hungría de Santa Isabel. La rosa europea está desgarrada. El tallo se quebró hace casi dos siglos con la Revolución francesa. Hoy contemplamos cómo, pétalo a pétalo, la flor marchita se deshoja.

La gran cobardía europea tuvo que producirse precisamente ante los restos despedazados del Sacro Imperio. El Tratado de Versalles de 1918, al -liquidar la doble diadema de los Habsburgos, cometió un error de consecuencias incalculables. Durante siglos, la Monarquía imperial había significado el equilibrio europeo y el dique contra la presión torrencial del Este. El gran corazón aristócrata de Viena enviaba su sangre cristiana a media Europa por la arteria larguísima del Danubio.

La Europa de los presidentes ha perdido el sentido de Ja grandeza y dignidad que tenía la Europa de los Reyes. Las nuevas generaciones han creado una época sin gloria y sin poesía, donde lo vulgar se impone traído por la opinión de las mayorías y las masas. .Vivimos en una sociedad de Sancho Panzas. Es inevitable, y tal vez sea conveniente, la existencia de Sancho Panza. Pero ios pueblos paira -ser grandes neccsitan fe, ideales, heroísmo, mística. Necesitan a Don Quijote.

Ya no quedan apenas aristócratas, gentes capaces de sacrificarse por el bienestar colectivo colectivo con generosidad y, sobre, todo, con sinceridad. Las minorías que hicieron grande a Europa están moribundas.

La nobleza ya no obliga. Por gracia de la Revolución francesa se ha pasado de la Europa de los deberes a la Europa de los derechos. La • conciencia europea de hoy está dispuesta a echar por la borda las preocupaciones de la dirección del mundo. Es la diferencia de pensar como Bossuet a pensar como Sartre.

Hace varios siglos, el modelo que trataban de imitar todas las muchachas francesas era Juana de Arco. Hoy, el modélo ha hecho "strip-teasc" y se llama Brigitte Bardot. Dios me libre de negar persuasión a los encantos de la Bardot. Pero convengamos que entre Juana de Arco y Brigitte Bardot, como modelo a

imitar por la -juventud, hay notables diferencias.

En la sociedad europea, material y egoísta, el hombre se ha convertido a sí mismo en. único objeto de sus complacencias. Se ha hecho dios y ha retornado a la soberbia inicial del Génesis Ya no quiere descubrir mundos nuevos para empujarlos, con la humildad de las tres carabelas mínimas, hacia la gloria del Señor de los Ejércitos. Ahora el zar rojo pretende conquistar el universo entero para gloria exclusiva del orgullo humano y quiere controlar la marcha misma de los astros. Es lástima que, en su soberbia despótica, Nikita Kruschef sea incapaz de contener un bacilo de la gripe, provocador de una catástrofe diplomática, y que, después de todo, también tenga que morirse.

Nuestra ,pobre, nuestra triste, nuestra entrañable Europa rota tenía antes una auténtica concepción cristiana de la vida. Y aceptaba que las firmes manos del Vaticano rigiesen .el timón de la Historia. Perdido el timón, la nave europea marcha a la deriva, arrastrando el cansancio de mil años.

Ya no quedan estrellas en la oscura noche de Europa, con excepción de la España de hoy. ¿Qué nación es valientemente cristiana? Se.desprecia todo intento de unlversalizar los valores Hasta en las´ profesiones más liberales los hombres no tienen otra aspiración que especializarse, que es lo que da dinero.

Hay algo de verdad y algo._de exageración en el pensamiento de Bernard Shaw de que no es posible ser un especialista puro sin ser un perfecto idiota. Ahora nadie acepta una norma objetiva para juzgar y todo vive en un confusionismo pavoroso. Lo malo de las películas pornográficas no es sólo que la autoridad las consienta en algunas partes; es que. la gente va a verlas y las aplaude. No se reacciona contra el mal porque no se sabe qué es el bien y qué es el mal. La vieja sensatez europea ha desaparecido. Verdaderamente, la Europa que baila el "rock-and-roll" ha perdido el sentido común.

Por fortuna, la caja de Pandora aún guarda un soplo, de esperanza. El europeo medio, una vez aislado de la multitud, razona todavía icón la lógica clásica. A veces, la voz antigua de la tierra le llama en el alma. Si la salvación de Europa ha de producirse, saldrá de esas familias que trabajan con honradez, que viven en amor a Dios y duermen bajo el Crucifijo. El engaño no se puede prolongar indefinidamente.

Hay gentes que empiezan ya a estar hartas de tantos derechos del hombre, de tantas elecciones democráticas, de tanto voto y tanta monserga. Si los políticos y los filósofos, en lugar de vociferar teorías absurdas ahondaran en el ánimo dé esos hombres, encontrarían en todos ellos una misma respuesta unánime: "Dejadnos en paz." En las últimas elecciones francesas e italianas hubo que hacer una campaña de propaganda para que los electores acudieran a votar. Las gentes se van dando cuenta de que las reformas sociales de los partidos extremistas suelen terminar casi siempre no en un reparto de la propiedad, sino en un cambio de propietario. Y los nuevos ricos son todavía más insufribles que los viejos.

Por fortuna, muchos conservadores han comprendido que no se trata de conservar todo, hasta lo injusto, y muchos, socialistas se van dando cuenta de que no se trata de reformar todo, hasta lo justo. Es un buen principio para el diálogo. El Lenin, ora pro nobis" cada vez nos convence menos. Europa está muerta de sed. Pero empieza a saber que es,inútil acudir a la fuente del Kremlin, que se encuentra seca por el rojo rencor marxista. Es éste un paso importante para que se advierta de huevo que el agua eterna de la verdad y de la vida sigue manando.silenciosamente -en la Santa Sede.

En cualquier caso, debemos convenir que la gran espiga occidental de antaño yace desgranada. Europa ha venido a menos. Con la independencia de -América, la Europa aristocrática se quedó sin mayordomo. Con la emancipación del África, la Europa de clase media está perdiendo a su criada para todo, que abandona a sus señores para casarse con la libertad. Nos va a tocar vivir una época difícil e interesante.

El espectáculo merece la pena. Vamos a ver si Europa es capaz de bastarse con sus solas fuerzas. Vamos a tener ocasión de comprobar si Europa está definitivamente muerta o si sólo se había quedado, dormida sobre el. lecho de laureles de su gloría milenaria

Luis María ANSON

 

< Volver