Las opciones de la política     
 
 Ya.    23/07/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Las opciones de la política

Don Luis María Ansón dice en "A B C":

"Ante la situación universitaria (española, la reacción inmediata de algunos políticos es e] simple empleo de la fuerza pública. ¿Ha resuelto ésta la cuestión en los últimos cuatro años? Es evidente que no. ¿lia contribuido » empeorarla? En algunos aspectos, sí, Un prestigioso rector decía hace poco que la presencia permanente de la Policía en el campus universitario durante los últimos años había hecho Inevitable que, en las algaradas, pagasen muchas veces inocentes por culpables y e] estudiante golpeado sin razón estará siempre contra quien le dañó. Así se ha pasada de una masa neutra hace cuatro años a una masa en muchos aspectos hostil ahora. ¿Quiere decir esto que no hay que emplear » la íuerza pública? Quiere decir sencillamente que conviene emplearla de forma Inteligente, es decir, con prudencia y dosificación, SI no queremos desgastar y desprestigiar algo tan importante como son para un país sus fuerzas de seguridad, conviene no echar sobre ellas la tarea, que no les corresponde, de pacificar a la Universidad.

Bien está que intervengan en determinados momentos para obligar a que se cumpla la ley y se respeten los derechos de la comunidad, pero si no queremos simplificar el problema dejándolo sin resolver habrá que buscar fórmulas políticas que solventen la cuestión de fondo.

De lo que se trata, a mi manera de ver, es de conseguir que la sociedad tome una posición militante y activa contra la subversión universitaria. De lo que se trata es de introducir en la entraña del problema el factor de la opinión pública. Factor intrínsecamente fluido, difícil de manejar, que exige políticos avezados y no teóricos inexpertos y abrumados por el peso de su propio equipaje doctoral.

Es necesario, por poner un ejemplo, que cuanto antes el obrero metalúrgico o el empleado de banca o el agricultor andaluz que compraron un automóvil sepan que una parte del Impuesto de lujo que pagaron por él va a parar a subvencionar la enseñanza y que ese dinero que ellos ganaron con sacrificio se dilapida sin piedad en las aulas universitarias, convertidas en barricadas de la subversión.

En Estados Unidos, en Francia, en Inglaterra—donde los conflictos universitarios adquirieron grandes proporciones— han sido los trabajadores los primeros en oponerse a las manifestaciones subversivas de los estudiantes. En Francia, por otra parte, no es raro encontrarse con anuncios de este tipo en la prensa: "Se necesita ingeniero agrónomo. Inútil presentarse los titulados entre 1967 y 1970." Las promociones juzgadas, pues, fríamente como las cosechas de vino. Es la reacción de la sociedad, es la defensa de la sociedad. Para que los agitadores no actúen en la Impunidad. Para que sus compañeros sepan adonde les están conduciendo.

Naturalmente, la apelación a la opinión pública será tanto más eficaz cuanto se organice la moderación. Las gentes de orden no se agrupan ni actúan si no se les ofrece un cauce legal. En la clandestinidad, es decir, fuera de la ley, sólo se organizan los extremistas de izquierda o de derecha en contraposición con el signo del régimen* autoritario dominante.

Conviene, pues, organizar la libertad en la Universidad para poder entenderse con una representación mayoritaria, para desbaratar la coartada .de los extremismos c o a c c leñadores, para reducir a los gruspúsculos maoístas, para satisfacer las reivindicaciones estudiantiles, muchas de las cuales son ciertamente justas. Y hay, sobre todo, que organizar la moderación en la sociedad para hacer más eficaz la intervención de la opinión pública en la política nacional. Para ello es necesario articular el contraste de pareceres. La fórmula que actualmente parece más viable es la de las asociaciones, que nada tienen que ver con los partidos políticos a la vieja usanza, puesto que dentro del marco constitucional español sólo pueden entenderse como una Fórmula de perfeccionamiento de la representación orgánica sancionada en las leyes y Principios Fundamentales."

 

< Volver