Ricardo de la Cierva sobre columna en G. I.. 
 Crónicas de la transición     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Ricardo de la Cierva

CRÓNICAS DE LA TRANSICIÓN

A partir de la próxima semana GACETA ILUSTRADA comenzará la publicación regular de una serie de análisis debidos a Ricardo de la Cierva con este título: Crónicas de la transición. No se trata dé un nuevo comentario político coyuntura!, servido ya en estas mismas páginas con competencia y profundidad por uno de nuestros primeros analistas políticos.

Se trata de crear una primera perspectiva analítica sobre los hechos que acaban de ingresar en la Historia. Se trata de interpretar con criterio de historiador ei último pasado, e incluso el futuro previsible o imprevisible.

Las primeras Crónicas de la transición tendrán como tema común el fruto de una mezcla de intuición e investigación que algunos juzgarán como pretenciosa, aunque para el autor no sea más que un desbordamiento de sinceridad: Lo que de verdad ha sucedido aquí en 1974.

El resto de los comentarios que GACETA ILUSTRADA publicará con regularidad semanal y en rigurosa exclusiva entrará en temas muy diversos de esa historia naciente que se nos escapa a veces de las manos sin que advirtamos su importancia.

Ricardo de la Cierva es, precisamente y como sabe el lector, un relevante historiador de la España contemporánea y acaba de ganar las oposiciones de Agregado de esa disciplina en la Universidad Complutense, triunfo que ha venido a coronar una brillante carrera de la que son «tapas sus libros Historia de la guerra civil española (1969), Historia perdida del socialismo español (1971), Leyenda y tragedia de las brigadas internacionales (Í971), Francisco Franco, un siglo de España (1972, historia básica de la España actual (1974). Hombre de amplios saberes —es también doctor en Ciencias y graduado en Periodismo— prefiere definirse profesionalmente como humanista. Un humanista que no ha vacilado en actuar en puestos de decisión política tan delicados y necesitados de cabeza clara y firme pulso como el de la Dirección General de Cultura Popular.

 

< Volver