Alerta constante     
 
 Diario 16.    03/10/1981.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Alerta constante

El acto de sabotaje cometido contra el destructor de la Armada española «Marqués de la Ensenada» es un dramático toque de atención que las Fuerzas de Orden Público y las Fuerzas Armadas, en general, no pueden echar en saco roto.

El ataque al destructor ha sido posiblemente la acción etarra de mayor envergadura material cometida contra las Fuerzas Armadas -intento de voladura de un navio de guerra—, y evidencia claramente que la capacidad operativa de los terroristas etarras sigue siendo considerable.

Por otra parte, el sabotaje revela un inteligente cambio de estrategia por parte de los activistas vascos, que optan ahora por objetivos selectivos, renunciando a las «acciones» de sangre que podrían ocasionar un brutal rechazo por parte del pueblo vasco, cansado de tantas muertes y alarmado por los peligros involucionistas.

Parece evidente que la nueva estrategia antiterrorista puesta en marcha por Rosón —tomar la iniciativa, y extremar la vigilancia antes de que los criminales comandos actúen— ha producido, por primera vez, estimables éxitos y una situación objetivamente esperanzadora de cara a la radica] y definitiva desaparición del terror etarra.

Pues bien, esta actitud de expectante vigilia debe transmitirse a las unidades de las Fuerzas Armadas en cuyos enclaves existan posibles objetivos para la acción de estos mesiánicos terroristas. Es, por tanto, dramáticamente imprescindible y urgente que en nuestras Fuerzas Armadas cale este espíritu de constante vigilancia, sin descuidos ni desmayos.

 

< Volver