Autor: Suárez Alba, Alberto. 
 Mientras parte de la población le acusa de proporcionar una clara coartada a ETA. 
 Los parlamentarios nacionalistas vascos apoyan, sin reservas, a Arzallus     
 
 ABC.    15/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Mientras parte de la población le acusa de proporcionar una clara coartada a ETA

Los parlamentarios nacionalistas vascos apoyan, sin reservas, a Arzallus

VITORIA (Alberto Suárez Alba, corresponsal). Mientras un sector de los vascos le comparan en irresponsabilidad al imán Jomeiní y al coronel Gadafi, y otros opinan que con su alusión al manejo de las armas, «como en el 36», está proporcionando una formidable coartada al terrorismo de ETA, los nacionalistas de Euskadi apoyan como una pina a Javier Arzallus, su presidente, tras el escandaloso discurso que pronuncio el domingo en la inauguración del «batozoki» del PNV en Zorroza.

Arzallus, en plena polvareda y abandonando su silencio, ha escogido las páginas del periódico más próximo a los nacionalistas para intentar justificar su discutida tesis diciendo que «los primeros que hablaron de utilizar las armas con respecto a Euskadí fueron los señores Martín Villa y Abril Martorell».

«Martín Villa —ha concretado—, cuando tras señalarle nosotros que aplicaríamos en los Ayuntamientos tos resultados electorales del 15 dé junio de 1977, nos dijo que, si utilizábamos la vía de hecho, hasta él vendría de caqui a Euskadi. Y Abril Martorell lo hizo cuando, respondiendo al senador real Uría, dijo que la solución para el problema de Euskadi sería mandar cañones de no me recuerdo qué calibre.»

APOYO PENEUVISTA. Según indica el Partido Nacionalista Vasco, la oleada de comentarios negativos que las palabras de Arzallus, en Zorroza, levantaron a nivel nacional ha quedado relativamente compensada con -la avalancha de testimonios favorables ai presidente del Euskadi Burú Batzar, que se reciben en las sedes peneuvistas.

También ayer el grupo parlamentario nacionalista vasco informó a ABC en el sentido de que había acordado dirigirse a! EBB para apoyar por completo las manifestaciones de Javier Arzallus en defensa del Estatuto de Guernica y en contra de la LOAPA, la LAU, los acuerdos UCD-PSOE y «otros intentos de desvirtuarlo».

Aparte de los testimonios ya conocidos por nuestros lectores, las censuras más fuertes contra el discurso del presidente del Euskadi Burú Batear han partido de la tierra alavesa y han venido firmadas por un grupo empeñado en sostener los intereses de la provincia en contra de un nacionalismo mal entendido. Solidaridad Alavesa, efectivamente ha recordado el pasado de Javier Arzallus como religioso jesuíta y ha dicho que «se convierten tos místicos en visionarios y maníacos cuando cambian de rumbo sus vidas y sus objetivos». «Arzallus —añade Solidaridad...— es un irresponsable porque no es capaz de dominarse a sí mismo cuando habla a las multitudes, porque se deja llevar por sentimientos viscerales.» Tras afirmar que al .presidente peneuvista «el sentimiento le entenebrece Ja cabeza y le enciende las llamas del odio y del desprecio», el grupo alavés le compara con Jomeini y con Gadafi, y concluyen opinando que «con estos antecedentes Arzallus no puede seguir ostentando el puesto de responsabilidad que hoy tiene en el PNV».

COARTADA DE ETA. El propio Arzallus, atento al comentario de que parece estar porporcionándole coartadas a ETA, se ha «defendido con estas palabras: «Nosotros no chantajeamos con ETA, sino que es. a nosotros a los que nos chantajean con ETA, y me explico: cada vez que queremos hacer valer nuestros derechos, nos dicen que no chantajeemos con ETA. Y no señor, porque nosotros no tenemos nada que ver con ETA, sino, todo to contrario. Los que favorecen a ETA son los que están cerrando el paso al acuerdo político con • operaciones como los pactos autonómicos y la LOAPA.

Arzallus, defininitivamente, no se echa atrás. Sigue con sus planteamientos y aguanta como puede el chaparrón nacional que le na caído encima.

 

< Volver