Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Sólo pequeños incidentes con los radicales al final de la manifestación. 
 Miles de vascos con su Gobierno protestaron por la LOAPA     
 
 Diario 16.    26/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

La controvertida manifestación que motivó la preocupación del Gobierno de Estado en semanas anteriores, tuvo lugar ayer por las calles de Bilbao,

con el Gobierno de Euskadi al frente, para evitar que se recorten las cotas de aútogobierno establecidas en él Estatuto de Guernica

Miles de vascos con su Gobierno protestaron por la LOAPA

Bilbao:

Juan Manuel IDOYAGA,

Corresponsal

Con el canto de «Eusko Gudariak», himno de los soldados vascos, expresamente requerido por el iendakari Carlos Garaicoechea desde el balcón de la Diputación Foral del Señorío de Vizcaya, concluía ayer la manifestación que en apoyo al Estatuto de autonomía y en contra de la LOAPA y los pactos autonómicos, había convocado el Gobierno vasco bajo el lema «Estatuto sí, pero todo el Estatuto».

Una manifestación que congregó a miles de personas —doscientos mil según los datos aportados por Garaicoechea—, entre ochenta mil y qien mil según el Gobierno Civil de Vizcaya, y entre sesenta mil y ochenta mil personas, según otros observadores, provenientes de toda la geografía del País Vasco.

Una manifestación a cuya cabeza, y entre contínuos aplausos, figuraba el Gobierno autonómico «n pleno, parlamentarios vascos. y miembros de otras instituciones

Incidente

Desde la plaza de la Casilla, junto al Pabellón fie los Deportes de Bilbao —justo en el momento en ejue cesaba la lluvia— partío la comitiva a las doce horas y tres minutos del mediodía. A la una de la tarde, en punto, la cabeza de la manifestación llegaba al palacio de la Diputación, iras correr las calles Autonomía y Hurtado de Amezaga y una parte de la Gran Vía bilbaína. En ese preciso momento, la reta guardia de la marcha salía del lugar inicial de concentración, a un kilo metro, aproximadamente.

Todo transcurría con plena normalidad, hasta última hora. Habían desfilado los representantes de las instituciones; los militantes de EE y dul PC-EPK, en una misma formación; los sindicalistas de ELA-STV y utras organizaciones que habían apoyado lu manifestación.

Solo el slogan de «presoak: kalera» repetido por los militantes de EE habia encontrado contestación, ahogado por los gritos del PNV tfe «LOAPA" ez, Estatuto, bai» -^LOAPA no, Estatuto si.

Cuando los miembros de LK1, que marchaban al final de la manifestación, intentaron desplegar sus pancartas, en las que se hablaba de autodeterminación, hizo su primera intervención la Policía, quu había estado oculta, pero expectante en buena parte del recorrido.

Garaicoechea manifestaría al final, un rueda de prensa, que «lamento quu se haya producido esta situación, cualquiera que haya sido la razón quu la haya provocado».

A media tarde1, LKI hacía publico un comunicado un ul quu denunciaba la actitud del gobernador civil y do las Fuerzas do Seguridad dul Estado y culilicabu de «indigna, insolidaria y violenta la actitud adoptada por el Ertzama cuerpo del orden dul PNV— y sectores du este partido al colaborar con la Policía en el mal trato, expulsión y persecucion de los componentes dul cortejo del LKI, cuando éste era disuelto por la Policia».

Una vez llegados los manifestantes ante el palacio de la Diputación,, el lendakari Garaicoechea se dirigió a los presentes en un breve discurso en el que, entre otras cosas, dijo: «Sepan lioy, muy en particular, quienes tratan du rebajar el Estatuto por vías indirectas con pactos y LOAPAS, que no vamos a consentir tal rebaja. Que este pueblo es capaz de negociar limpiamente, como lo hizo hace dos años, y sabe hacer honor a sus compromisos. Pero igualmente sabe exigir la misma limpieza, el mismo respeto a lo pactado, y nada ni nadie nos hará doblar el espinazo ante la imposición del engaño.»

Volvió a insistir el presidente del Gobierno vasco en el acierto que había supuesto el apostar por la negociación con el poder cuntral para la consecución del Estatuto. «Quede claro, pues, para quienes desearían confundir nuestra resistencia de hoy, con la frustración y el reconocimiento de un error, que nuestra convicción es justamente la contraria: acertamos en la vía estatutaria,, hemos avanzado, tenemos un derecho al autogobierno y podemos defenderlo en nombre de la voluntad de nuestro pueblo y de la propia legalidad.»

«No vendemos, pues, frustración, sino firmeza y le en el futuro. Por consiguiente, nadie puede ni debe tratar de explotar frustraciones, ni llevar las aguas claras de nuestra firmeza al molino de otros objetivos»,

dijo Garaicoechea,

Tras estos dos párrafos, que significaban un reto a UCD y PSOE y una advertencia a Herri Batasuna, Garaicoechea explicó, refiriéndose al Estatuto, que «quienes se obstinen en romper ese compromiso histórico serán responsables de un enorme error político y de sus conse^ cuencias, porque los dirigentes elegidos por este pueblo no vamos a poner sordina a niestras denuncias si varras guardia».

Solidaridad

El medido discurso del presidente vasco concluyó con un saludo «con nuestros mejores deseos y nuestra solidaridad para el acceso de la autonomía de Galicia y Andalucía. Puro pedimos al mismo tiempo, comprensión y justicia, como Euskadi que ha estado siempre a la vanguardia de la lucha por una democracia para todos y que, pacífica y democráticamente a través de sus instituciones reclama hoy, como ayer, como siempre, el respeto a su conciencia nacional y a su firme voluntad de defender sus libertades colectivas».

 

< Volver