Cortes constituyentes: todos a favor menos AP     
 
 Diario 16.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Sábado 21-mayo 77/DIARIO 16

EL FUTURO PARLAMENTO

Cortes constituyentes: Todos a favor, menos AP

Sólo Alianza Popular, de los cinco partidos políticos consultados por D16, se

opone a que las próximas Cortes tengan carácter constituyente. El resto de los

partido, FDC, PSP, PSOE y PCE, son firmes partidarios de que las Cámaras que

salgan elegidas democráticamente el 15 de junio redacten una nueva Constitución.

Pero, como dicen los demócrata cristianos, todo va a depender de quien tenga la

mayoría en el palacio de la carrera de San Jerónimo de Madrid.

Este es el primero de una serie de trabajos, que sobre la labor a desarrollar

por las Cortes, que por primera vez en cuarenta años van a contar con el mandato

popular, vamos a publicar en las páginas especiales de elecciones de D16.

En opinión de Manuel Fraga, secretario general de Alianza Popular, la tesis de

unas Cortes constituyentes es claramente peligrosa "por razones históricas,

formales y prácticas". Para la alianza neofranquista, los procesos

constituyentes españoles, de 1810 a 1931, han sido un fracaso, "y ninguna de las

constituciones así elaboradas han logrado ni larga vida ni un conseso general

sobre su legitimidad".

El ex ministro de Gobernación mantiene que las próximas Cortes han de ser

ordinarias, porque "la reforma constitucional está ya hecha en lo esencial".

FDC: Partido fuerte

La Federación de la Democracia Cristiana es partidaria de que las Cortes

elegidas democráticamente sean constituyentes: "Deberían estar integradas

mayoritariamente por diputados y senadores que tengan una seria voluntad

constituyente, un firme propósito de abordar de una vez la liquidación de los

residuos autocráticos y de establecer un código claro y preciso de normas

fundamentales, en lugar del artilugio disperso e inviable que en teoría está en

vigor."

"Pero no basta -dice la FDC- con que las Cortes sean constituyentes. Es

necesario que sean susceptibles de servir de soporte a una tarea de gobierno

coherente y eficaz. Y esto sólo podría lograrse si las Cortes no están dominadas

por una o varias amalgamas de partidos unidos por meras conveniencias

electorales. En este sentido, tanto el triunfo de Alianza Popular como el de

Centro Democrático llevarían consigo el peligro de disgregación poselectoral de

las mayorías cambiantes y las coaliciones que se hacen y se deshacen."

"Este peligro sólo se evita a través de partidos fuertes y sólidos, cuyos

parlamentarlos no deban su triunfo al apoyo del poder y menos aún a la

popularidad de un hombre que ha disfrutado de excepcionales medios de difusión."

PSOE: llenar el vacío

El Partido Socialista Obrero Español declara que "luchará para que las Cortes

que surjan de las primeras elecciones generales sean formal y materialmente

constituyentes.

Justifica esta actitud el hecho de que en España llevamos cuarenta años sin

Constitución, entendiendo la Constitución como la columna vertebral de las

instituciones políticosociales y económicas de un país, emanada de la voluntad

soberana del pueblo. Y no tenemos Constitución debido a que la vigente en la II

República fue sustituida, tras el triunfo de Franco en la guerra civil, por las

llamadas Leyes Fundamentales emanadas de la voluntad personal del dictador.

En le momento actual existe una situación de crisis profunda de todo el esquema

seudo-llamos ante una situación de constitucional montado por el franquismo. Es

decir, nos ha-vacío constitucional, característico de una etapa de transición

entre una dictadura y una democracia".

PSP: no a la reforma

"La función específica de las futuras Cortes deberá consistir en una

Constitución que regule todos los aspectos de la vida política. En este sentido,

para el Partido Socialista Popular, las próximas Cámaras tienen un carácter

constituyente."

"No se trata de conseguir -sigue diciendo el PSP- una reforma de las actuales

Leyes Fundamentales; de ser así, el problema de la desestabilización política

continuaría y por consiguiente los problemas sociales y económicos se

agudizarían de tal forma que podrían llevarnos a una situación extremadamente

peligrosa."

Conseguir este propósito es labor, en opinión del PSP, de "los legítimos

representantes del pueblo. Quienes, en función del mandato que les sea concedida

por sus electores, redacten una Constitución acorde con las exigencias de la

sociedad española".

PCE

El Partido Comunista de España considera que "el Congreso que resulte de las

elecciones, actuando como una Asamblea Constituyente debe elaborar una

constitución que garantice el libre juego democrático de todos los partidos sin

exclusiones, la supremacía del Parlamento y de los órganos elegidos por sufragio

universal".

"Para lograr este objetivo principal -señala el PCE- y dar un contenido

verdaderamente democrático a la futura Constitución, el PCE trata de lograr un

pacto constitucional con todas aquellas fuerzas en las que encuentre un mínimo

de coincidencia. No serán, pues, las Cortes, un lugar de enfrentamientos

ideológicos, sino un centro de cooperación de todos los grupos democráticos,

derecha, centro e izquierda, interesados en la elaboración de una Carta que

garantice efectivamente todos los derechos humanos."

 

< Volver