Autor: Muguerza, J. R.. 
   Vizcaya: considerable incidencia     
 
 ABC.    24/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

VIZCAYA: CONSIDERABLE INCIDENCIA

BILBAO (J. R. Muguerza, corresponsal). Las dos huelgas convocadas en el País Vasco —una a nivel general por los partidos de izquierda y tos trabajadores de Echevarría y la otra a nivel de! sector del metal, apoyada por Comisiones, UGT y LSB-USO— han tenido una considerable incidencia en la provincia de Vizcaya, aunque la valoración resulta difícil realizarla por lo desigual de las cifras dadas por ¡os organizadores y fuentes oficiales y empresariales. Según los primeros, la incidencia de la huelga ha afectado al 75 por 100 de la población, mientras que para los segundos no ha alcanzado más que el 25 por 100. Por su parte, e) Gobierno Civil cifra la participación en el 60 por 100. El hecho es que se ha podido constatar que los afiliados y simpatizantes de la central ELA-STV, la cual firmó el acuerdo con Aceriales, han trabajado con normalidad a lo largo de la jornada.

Los lugares de más incidencia han sido los barrios bilbaínos de Zurearán, Santuchu y Recalde, y las localidades de Sestao y Basauri. La primera, por el gran peso de las empresas que alberga (Altos Hornos, Astilleros Españoles, General Eléctrica, Nervacero, etc.), y la segunda, por vivir en la misma gran parte de los trabajadores de Echevarría, una de cuyas factorías radica allí.

La jornada de huelga genera! y sectorial tuvo su inicio a las cinco de la madrugada cuando un grupo de trabajadores de Echevarría incendiaron una barricada instalada en la cartelera, frente a la factoría que la empresa cerró el pasado año en el barrio bilbaíno de Begoña.

Paralelamente, y de forma progresiva, los incidentes propios de este tipo de convocatorias se fueron sucediendo por ei área del Gran Bilbao. Así, a partir de las once de la mañana, los autobuses del servicio público del Gran Bilbao fueron suspendidos después de que diez de ellos resultaran con las ruedas pinchadas y otros con tas lunas rotas, como consecuencia de varios «cocteles» arrojados. Los ferrocarriles suburbanos y ramales quedaron interrumpidos desde las nueve y cuarto de la mañana, al recibirse una llamada telefónica en la que se anunciaba la existencia de una bomba.

Respecto a comercios y establecimientos públicos, el índice de huelga ha resultado bastante desigual. Mientras que en tos barrios periféricos de la capital vizcaína los comercios cerraron por invitación de los piquetes, en el centro de Bilbao la actividad era prácticamente normal.

 

< Volver