El militar se ratifica en sus declaraciones a "Punto y Hora". 
 Garaicoechea revocará el nombramiento del capitán Urruticoechea     
 
 ABC.    06/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El militar se ratifica en sus declaraciones a «Punto y Hora»

Garaicoechea revocará el nombramiento del capitán Urruticoechea

BILBAO. El «lendakari» Garaicoechea tomará la decisión en los próximos días de revocar como mando de la Policía autónoma vasca al capitán del Ejército del Aire Ignacio Urruticoechea, quien ayer mismo ratificó sus declaraciones a la revista «Punto y Hora» en una entrevista publicada en «El Correo Español-EI Pueblo Vasco». «Es raro que un militar hable, opine, se defina —señala el capitán Urruticoechea a ese rotativo—, y yo opino como una persona normal. A veces, no hacer declaraciones es por miedo. A mí se me ha quitado el miedo, y hago las declaraciones que me da la gana y quiero.»

«El Correo Español-EI Pueblo Vasco» dice también que «Urruticoechea Altuna indicó, antes de conocer la reacción del Gobierno vasco, que no estimaba que sus declaraciones tuviesen "ninguna implicación, porque vivimos en democracia. Cualquier militar puede hacer las declaraciones que quiera, siempre que no afecte a cargos de su destino. Es un error creer que los militares son de derechas. Cada persona puede tener la ideología que quiera. Hay militares de derechas y de izquierdas, de la misma manera que hay militares que son hijos de generales y de obreros".» «La siguiente entrevista —subrayó el mencionado militar— igual me la hacéis en un castillo de El Ferrol. No espero ninguna represalia. En todo caso dos o tres meses de castillo y a ver a Tejero. No espero represalias, y si vienen, bienvenidas sean.»

El capitán Urruticoechea reconoció a «El Correo Español-EI Pueblo Vasco» que padeció una depresión nerviosa en 1980, llegando a tomar un avión de la base aérea. «¿Enfermedad psíquica? Como todo el mundo —respondió—, lo que pasa es que la mía es declarada. No, no estoy loco, aunque yo a los locos los entiendo por sanos. La enfermedad fue hace dos años.

Estuve veinte días de vacaciones bajo tratamiento médico, aunque comiendo y bebiendo, pero ya estoy recuperado y dispuesto a hablar con todo el que quiera.»

Por último, el citado militar confirmó el contenido de su entrevista respecto a la posibilidad de que hubiera acabado en ETA. «Sí, por supuesto. Cuando tenía diecisiete años —subrayó—, me fui a estudiar para militar, pero si hubiera seguido en Arrigorriaga el ambiente que me rodeaba me hubiera inducido a meterme en ETA.»

 

< Volver