Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 El clima laboral se puede deteriorar en la próxima semana. 
 Diez mil trabajadores de Vizcaya en huelga     
 
 Diario 16.    12/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El clima laboral se puede deteriorar en la próxima semana

Diez mil trabajadores de Vizcaya en huelga

Los conflictos de Echevarría y General Eléctrica pueden ser la chispa que haga saltar el ya difícil clima laboral en Vizcaya en la próxima semana. Ayer, más de diez mil

trabajadores vizcaínos se mantenían en paro, protagonizando manifestaciones en la capital bilbaína, que, por otro lado, sufría un colapso circulatorio

La situación puede agravarse después de que los trabajadores de General Eléctrica decidieran coordinar su huelga con Echevarría

Bilbao:

José Manuel IDOYAGA,

Corresponsal

La situación laboral de Vizcaya puede deteriorarse en los próximos días hasta límites catastróficos después de que los trabajadores de Echevarría protagonizaron ayer nuevos intentos de manifestaciones en pleno centro de Bilbao, con el fin de atraer la atención sobre su problema, la intransigencia mostrada por los responsables mayoritarios del Ayuntamiento de Bilbao, que rechazaron una nueva oferta de los trabajadores hasta que «éstos depongan su actitud de huelgan , y de que los trabajadores de la General Eléctrica decidieran también coordinar su huelga con los de Echevarría.

Con este nuevo empeoramiento de la situación son ya más de diez mil los trabajadores vizcaínos que se mantienen en actitud reivindicativa en la calle, mientras la capital bilbaína sigue soportando un auténtico colapso circulatorio a consecuencia del paro que están protagonizando también los policías municipales de la capital bilbaína.

Manifestaciones

Efectivamente, el problema de la empresa Echevarría, después de cuarenta y nueve días de huelga, no tiene el aspecto de resolverse en breve plazo. Los responsables de la dirección de la empresa siguen manteniendo su postura de reducir la plantilla en más de un millar de trabajadores y en las últimas jornadas los intentos de encerronas y acciones callejeras han sido contestados por la Policía con decenas de detenciones, que han agudizado la tensión a pesar de que los detenidos fueran liberados a las pocas horas. Sin embargo, la noticia más alarmante en este estado de cosas, surgió el jueves al aprobar la asamblea de trabajadores de la General Eléctrica Española una propuesta de «coordinarse con la lucha que llevan los trabajadores de Echevarría para movilizarse conjuntamente en defensa del puesto de trabajo». Esta iniciativa puede sumar a los cuatro mil trabajadores de Echevarría que ya se pienen manifestando públicamente un sector importante de la plantilla de General Eléctrica Española en la que se quiere reducir un millar de puestos de trabajo de los 4.624 trabajadores que la componen.

La primera manifestación conjunta está prevista ya, según las asambleas celebradas en las dos empresas durante la jornada de ayer, para el mediodía del próximo lunes y con punto de concentración en La Casilla, en pleno centro bilbaíno. Los representantes de los trabajadores de ambas empresas han solicitado ya permiso para la celebración de esta manifestación al Gobierno Civil de Vizcaya, pero la simple eypectativa de que manifestaciones de este volumen se reproduzcan permanentemente en Bilbao han incrementado considerablemente la tensión laboral en Vizcaya, sobre todo si se tiene en cuenta que también empieza a ofrecer dificultades el convenio de Altos Hornos de Vizcaya, cuya plataforma

fue presentada durante la jornada de ayer por los representantes de los trabajadores a la empresa.

Esta tensión se incrementa considerablemente al advertirse el colapso circulatorio que ofrece Bilbao con motivo de la ausencia de policías municipales, que secundan la huelga que mantiene la plantilla del Ayuntamiento.

La huelga pretende apoyar la firma del convenio, que ya había sido concertado, pero que en última instancia fue rechazado por la representación mayontaria en la Corporación bilbaína que ostehta el wpnv el PNV alega ahora la imposibilidad de corresponder a los incrementos salariales establecidos en el nuevo convenio para los funcionarios municipales, y que en algunas escalas alcanzaban hasta un 40 por 100.

En la asamblea celebrada ayer, los trabajadores, que vienen contando con el apoyo del PSOE, HB y EE en la Corporación, ofrecieron a los representantes nacionalistas la posibilidad de reconsiderar estas tablas salariales, pero los concejales del PNV, después de consultar directamente con los responsables de su partido, rechazaron la oferta «porque no habrá diálogo hasta que no cese la huelga».

Esta respuesta ha conducido, de nuevo, al mantenimiento de una huelga indefinida donde se ha trasvasado ya el problema desde una reclamación salarial a una posición de fuerza sobre la legitimidad del paro.

Después de la firma del convenio de policías municipales, el Ayuntamiento con mayoría del PNV se niega a cumplirlo

 

< Volver