Autor: Río López, Ángel del. 
 Justino Azcárate, en "El Nacional":. 
 "Superado el dilema monarquía o república"  :   
 "Mientras que la Monarquía no sea un obstáculo para la realización de los programas políticos y democráticos, será válida". 
 Arriba.    09/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Justino Azcárate, en «El Nacional»:

«SUPERADO El DILEMA MONARQUÍA O REPUBLICA»

• «Mientras que la Monarquía no sea un obstáculo para la realización de las programas´ políticos y democráticos, será válida»

CARACAS ÁNGEL DEL RIO, enviado especial

CARACAS. (De nuestro enviado especial. Ángel del Rio.)—El diario «El Nacional*, de Caracas, publicó ayer en sus páginas una entrevista con el senador español Justino Azcárate, que justifica ante sus lectores tanto por la expectación que despierta la presencia de los Reyes de España en la capital venezolana como por la circunstancia de que Justino Azcárate, republicano, viviera treinta y ocho años en este país. Se refiere en primer lugar a la recomendación que por lo visto ha hecho el señor Azcárate ante las Cortes Españolas, en el sentido de cambiar los tradicionales e inoperantes´ lazos de España con Iberoamérica, por una disposición cordial y profunda para hacer realidad tantos buenos proyectos.

Después de esta referencia cuenta el senador cómo fue llamado por eí Rey para formar parte del cupo de «senadores reales» y £ómo se planteó el hecho de su aceptación.

•En España —dice en la entrevista— no es un tema en el juego político del país discutir si uno es monárquico o republicano: es una cosa que está al margen.» «Mientras que la Monarquía no sea un obstáculo para la realización de los programas políticos y democráticos —afirma—, será válida.»

«El problema grave para muchos españoles consistiría en pensar en eliminación, pues produciría una cierta emoción. No constituye un estorbo, sino una ventaja. Es un elemento que está coadyuvando a que esa España múltiple se pueda, manifestar. Y lo está demostrando. Una de las palancas fuertes que ha impedido un retroceso es la presencia del Rey.»

«Ahora —dice a continuación— hay un rescoldo, si se quiere, sentimental de los republicanos, entre los cuales estaba yo, a ios que parece un poco contradictorio. Yo siempre contesto lo mismo: Pertenecí a una familia de políticos netamente republicanos, pero en un cierto momento, en la misma Monarquía de Alfonso XIII, abuelo del actual Rey, hubo como un cambio de orientación en la actitud tradicionalista; un cambio de apertura hacia la izquierda para que fuera posible el acceso de los elementos francamnte liberales. Hubo una apertura y una esperanza. Pero en rumbo se rectificó porque efectivamente no siguió esa orientación y se volvió a fortalecer la orientación republicana. Pero yo diría que esa posición republicana, en esos momentos, más que una razón de principios, dogmática, obedece a una razón de orden transitorio y personal.»

Por lo que a las relaciones entre España y Latinoamérica, el señor Azcárate afirma que tuvo una conversación muy franca con el Rey Juan Carlos, y reconoce que en el Gobierno español existe un nuevo ambiente para propiciar un cambio en sus políticas con América Latina. Hace referencia al nuevo centro iberoamericano de cooperación que sustituye al Instituto de Cultura Hispánica con intención de darle más garra al tema, porque dice: «España tiene mucho que aprender y mucho que -enseñar.» Señala que la vinculación de España con Europa va a tardar «porque no es tan claro que solamente la falta de un régimen democrático justificaba la negativa de que nuestro país entrara en eí grupo.» Respecto a la recuperación económica de España, afirma que ésta ya se está produciendo y que el grupo de economistas que está dirigiendo todo el programa de reforma fiscal debe considerar oue en esto va involucrado no solamente medidas para remediar la crisis, sino también profundas reformas del sistema de distribución de ta riqueza, porque es lógico —finaliza— que hay una resistencia de todas esas fuerzas que durante cuarenta años han tenido un predominio total.

 

< Volver