Autor: J. G.. 
 Segundo aniversario de muerte. 
 Inauguración de la exposición "Presencia de Dionisio Ridruejo"     
 
 Informaciones.    20/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SEGUNDO ANIVERSARIO DE SU MUERTE

Inauguración de la exposición «Presencia de Dionisio Ridruejo»

MADRID, 20 (INFORMACIONES, por J. G.).

ESTA tarde, a las ocho,.se inauguro en ío Biblioteca Nacional la exposición "Presencia de Dionisio Ridruejo". Con la exhibición de todos sus libros, fotografías y documentos comienza, una serie de actos en recuerdo —el próximo día 28 de jumo se cumple el segundo aniversario de su muerte— de Dionisio Ridruejo, gran prosista y político honesto, pero sobre todo hombre íntegro y amigo de todos, como lo prueba tas distancias ideológicas que separan —esa amistad es lo que les une— a ios numerosos políticos e intelectuales que hoy se adhieren a esta convocatoria y que hace dos años igualmente se reunieron en torno a su tumba.

El miércoles día 22, a ia misma hora y en el mismo Bitio, tendrá lugar una velada literaria sobre aspectos de la obra de Dionisio Ridruejo, en la que intervendrán Dámaso Alonso, Félix Grande, Luis Rosales, Gerardo Diego, Domingo García Sabell y Carmen Diez de Rivera. Por último, el día 28 se celebrará en el cementerio del Este un responso ante su tumba, en donde José Luis Cano leerá unos poemas en «Recuerdo fiel poeta amigo».

Dionisio Ridruejo, como poeta, comenzó insertó en la generación del 35, entre esos poetas cue, tras la generación del 27, investigan una humanización de las vanguardias, y se reencuentran con las formas clásicas del Siglo de Oro. Como poeta —es algo normal— va evolucionando. Y su producción va aumentando —paralelamente a su evolución ideológica—. Desde sus primeros poemarios («Poesía en armas», ´«Primer libro de amor») hasta los últimos («122 poemas», «Casi en prosa») , en todos aparece la huella de Unamuno y de Antonio Machado, sus maestros (su antología de Austral inicia la rehabilitación de Machado) . Sus avatares políticos —en los que sobresale siempre su honestidad, por lo que siempre, hasta su muerte, fue un hombre respetado—, él mismo, con auténtica y sincera autocrítica (en cierta ocasión, no sin ironía, comentaba que, por lo que se veía, él era el único que había sido fascista), los ha contado en libros (y artículos periodísticos: fue, además, un ?ran periodista) más o menos autobiográficos: «Diario de una tregua», «Escrito en España» (y publicado, sin embargo, en la Argentina, en 1962; hoy ya hay edición española y circula libremente la argentina), «Casi memorias», etc.

Sus intervenciones públicas —que le acarrearon, en ocasiones, destierros, cárceles, persecuciones— a lo largo de los años cincuenta y sesenta hasta desembocar en la creación de un partido social-demócrata, U.S.D.E., han sido rememoradas en un libro homenaje en su primer aniversario, que publicó Taurus,

«Dionisio Ridruejo. De la Falange a la oposición».

 

< Volver