Al cabo de cinco años. 
 El diario "Madrid" puede reaparecer  :   
 El Tribunal Supremo condena a la administración al pago de los daños y perjuicios causados a la empresa. 
 Arriba.    27/10/1976.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

Al cabo de cinco años

EL DIARIO «MADRID» PUEDE REAPARECER

• El Tribunal Supremo condena a la administración al pago de los daños y perjuicios causados a la empresa

MADRID. (De nuestra Redacción.)—La Sala Tercera del Tribunal Supremo dictó sentencia a primera hora de la tarde de ayer, estimando los recursos de, FACES, propietaria del diarlo Madrid, y de la empresa Madrid, Diario de la Noche, Sociedad Anónima, y anulando la resolución del Ministerio de Información y Turismo, confirmada en Consejo de Ministros, por la cual fue suprimido el periódico «Madrid» hace cinco años.

El fallo del alto Tribunal es el siguiente:

«Fallamos:

1. Que se rechazan los casos de inadmislbilidad apuntados por el abogado del Estado.

2. Que se desestima el recurso interpuesto por la representación de don Salvador Serráts Urquiza. interesado en la nulidad formal de las actuaciones practicadas en el expediente administrativo de comprobación de documentos, y de las resoluciones que resolviendo el mismo fueron dictadas en fecha 25 de noviembre de 1971 por el Ministerio de Información y Turismo y el 7 de enero de 1972 por el Consejo de Ministros, resolviendo recurso de alzada interpuesto por el citado señor.

3. Se estiman los recursos interpuestos por las representaciones de la sociedad FACES y de la

empresa Madrid, Diarlo de la Moche, S. A., contra la Administración Pública, Impugnando el acuerdo del Consejo de Ministros de 7 de enero de .1972, que desestimó el recurso de alzada interpuesto por dichas sociedades contra resolución del Ministerio de Información y Turismo de 25 de noviembre de 1971, por la que se declaró cancelada la inscripción de la empresa periodística en el registro oficial.

Condenamos, además, a la Administración al pago de los daños y perjuicios causados´a esta empresa.»

Declaraciones de Calvo Serer

En relación con el tema, el señor Calvo Serer declaraba ayer a Logos que «el fallo del Tribunal Supremo supone un auténtico triunfo a favor de a libertad de Prensa en España. Esencial para la democratización del país». Asimismo añadió que «creo que no se puede pedir más, hemos venido luchando por una causa que el Supremo ha considerado justa y esto me causa gran satisfacción. No es sólo un éxito para nosotros, sino para todo el periodismo español».

MARZO DE 1968: PRIMERA MULTA

El día 29 de marzo de 1968, la Dirección General de Prensa im. ponía al diario "Madrid", en la persona de su director, Antonio Fontán, una multa de cinco mil pesetas por infracción del articulo 2 de la ley de Prensa. El 17 de mayo del mismo año el Ministerio de Información y Turismo multaba al director del periódico con la cantidad de cincuenta mil pesetas.

El día 31 de mayo de 1968, una resolución del Consejo de Ministros condenaba a la empresa del diario "Madrid" a una suspensión por dos meses, y a su director en funciones, Miguel Ángel Gonzalo, a una multa de 250.000 pesetas. Dichas sanciones, que, según lo establecido en la ley de Procedimiento Administrativo son Inmediatamente ejecutivas, fueron impuestas por estimar que determinados textos publicados en el número del día 15 de febrero, constituían Infracción de carácter muy grave de lo dispuesto en el artículo 2 de la ley de Prensa e Imprenta. Dichos textos se referían a un artículo firmado por don Rafael Calvo Serer, titulado "Retirarse a tiempo: No al general De Gaulle". Era la sanción más grave impuesta a un diario después de la guerra civil y la primera a partir de la promulgación de la nueva ley de Prensa e Imprensa de 1966.

Esta sanción que expiraba el día 1 de agosto, fue, sin embargo, prorrogada por otra resolución del Consejo de Ministros que, fechada el día 12 de julio, fue comunicada a la empresa el día 27, en cuya virtud se imponían sanciones´ idénticas á las anteriores!

Cancelada la inscripción

El día 25 de noviembre de 1971, una nueva resolución del Ministerio de Información y Turismo canceló la inscripción del "Madrid" en el Registro de Empresas Periodísticas. La resolución, aunque no firme, sí ejecutiva, se basaba en presuntas irregularidades de financiación y de titularidad de acciones y bajos fiduciarios en FACES sociedad editorla del diario.

El 21 de enero de 1972 el Consejo de Ministros desestima el recurso de alzada interpuesto por "Madrid".

El día 3 de febrero el señor García Trevijano apoderado de la empresa anunciaba: "El periódico se ha acabado para siempre." Por su parte la Organización Sindical, que había intentado por diversos medios llegar a un acuerdo, señala: "Las pretensiones de la empresa hacen imposible su solución." Al día siguiente, el diario "Madrid" anunciaba la venta de su patrimonio. El día 8 presentaba ex. pediente de crisis. Sin embargo, un día más´tarde, el 9, se publicaba la noticia de la creación de una empresa titulada GEDIMA (Gestora Diarlo "Madrid"), que se haría cargo de la edición del periódico en tanto se produjese el fallo de los tribunales relativo a la cancelación en el Registro de Empresas Periodísticas.

De nuevo, al día siguiente, primeras horas de la madrugada del día 10, medios autorizados de la Organización Sindical y del Ministerio de Información y Turismo anuncian la imposibilidad de formalizar las negociaciones ultimadas, suspendiéndolas definitivamente, ya que consideraban como "absolutamente

Incomprensible la actitud adoptada por el apoderado de Madrid, Diario de la Noche, S. A. —García Trevijano—, en la rueda de Prensa por él convocada cuando estaban ultimadas las negociaciones para la reaparición de dicho periódico". Las afirmaciones del señor García Trevijano resultaban despectivas para la Organización Sindical.

Sentencia favorable a los trabajadores

El.9 de junio la Magistratura del Trabajo número" 8 de Madrid dictó sentencia favorable a los 50 trabajadores del diario que reclamaban el pago de haberes del mes de marzo y la paga de beneficios de 1971. Los redactores sólo reclamaban los beneficios. El 4 de julio fue promovlda por Salvo Serer la petición de nulidad del procedimiento de ejecución del laudo sobre la titularidad de acciones del "Madrid" contra la Sociedad Anónima de Fomento.

El 10 de julio, la petición de Calvo Serer es desestimada, pro. cediendo por tanto la subasta de las acciones del diario, que, sin embargo, serán paralizadas hasta el ´mes de noviembre, según informa, el propio García Trevijano a finales de mes en una nota hecha pública. En la misma nota se señala la decisión de la empresa de proceder al derribo del edificio para evitar "el bloqueo que impide la realización del activo y el consiguiente pago de las liquidaciones, Indemnizaciones y deudas". Se estudia, asimismo, la posibilidad de declararse en suspensión de pagos, En septiembre se anuncia que solicitará del Supremo la revocación de la orden de cancelación de "Madrid", y, al mismo tiempo, que continúan los preparativos de la suspensión de pagos, se concede a los trabajadores un derecho preferencial de reincorporación. El 14 de octubre, la Magistratura del Trabajo inicia los trámites del embargo, señalando que éste será por el Importe de las indemnizaciones señaladas en el fallo de expediente de crisis. Los trabajadors afectados por los contratos preferenciales de reincorporación, convenidos el 23 de septiembre, resultan sorprendidos, ya que ninguno de ellos había instado a la Magistratura a tal decisión. El 12 de febrero de 1973 la Dirección General de Empleo concede el seguro de desempleo a los 134 trabajadores que lo han solicitado. El 15 de marzo se prohibe por. el Juzgado de Primera Instancia, número 2 de Madrid, la venta de bienes del diario y el 24 se disuelve la sociedad de redactors, GEDIMA.

El edificio, dinamitado

Finalmente, el 24 de abril, el edificio es dinamitado mediante la, aplicación de 80 kilogramos de dinamita; unas dos mil personas presenciaron la voladura. El 15 de´octubre del mismo año, la Audiencia Territorial de Madrid declara válida la -suscripción de las dos terceras partes del capital de FACES, 69,48 por 100 de un total de 48.000 aceto, nes, llevadas a cabo por Calvo Serer en 1966 mediante un crédito de 16 millones otorgado por Sociedad Anónima de Fomento, SAF.

Por otro lado, el 28 de mayo, la Sala Segunda de la Audiencia Territorial anuló los acuerdos de la Junta General Extraordinaria de la sociedad FACES, propietaria del diario "Madrid", celebrada el 4 de septiembre de 1972. El señor Calvo Serer había convocado dicha junta general sin haber saldado su deuda con la Sociedad Anónima de Fomento, SAF, y en esa junta, con su voto, había sido acordada la sustitución de los cargos directivos de FACES y de "Madrid", quedando nombrados el señor García Trevijano, consejero cicle gado del periódico, y, para otros cargos, sus compañeros de despacho. El 24 de noviembre del pasado año, fue suspendida, hasta nuevo aviso, la vista de los recursos interpuestos ante el Supremo por "Madrid", FACES y don Salvador Serráis Urquiza, relativos a la cancelación del diario. El 15 de enero, el Supremo pronuncia sentencia, prohibiendo al señor Calvo Serer disponer de ios bienes de la sociedad, pronunciándose sobre la nulidad de la junta y los nombramientos efectuados en la misma. Con´ello, la sentencia de la Audiencia Territorial adquiere firmeza.

García Trevijano puntualiza inmediatamente que las únicas consecuencias del fallo son la nulidad de una junta general. En líneas generales, en ios recursos planteados, los recurrentes alegaban, en términos de defensa, que se había producido una "desviación de poder, injusticia y arbitrariedad por parte de la Administración pública". Por su parte. FACES y "Madrid" solicitaban del alto Tribunal la declaración de nulidad de las actuaciones practicadas desde el momento en que se debió dar audiencia al interesado al expediente de cancelación, o bien, subsidiariamente, revocara la resolución recurrida, declarando q u e la misma era nula por haber sido dictada incurriendo en desviación de poder o, finalmente, que el Tribunal revocase la resolución recurrida por no ser ajustada a derecho. El Supremo, a la vista de estas solicitudes, d i c tó una providencia en la que señalaba que se pronunciaría en octubre.

 

< Volver