La sentencia hecha pública. 
 El Tribunal Supremo ha rechazado todas las causas de cancelación del "Madrid" en el registro de prensa  :   
 La empresa "Madrid, Diario de la Noche" cumplió con todas las normas legales. 
 ABC.    28/10/1976.  Página: 17-18. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

ABC. JUEVES 28 DE OCTUBRE DE 1976. PAO. 17.

LA SENTENCIA HECHA PUBLICA

EL TRIBUNAL SUPREMO HA RECHAZADO TODAS LAS CAUSAS DE CANCELACIÓN DEL «MADRID» EN EL REGISTRO DE PRENSA

la empresa «Madrid, Diario de la Noche» cumplió con todas las normas legales

LA SENTENCIA SEÑALA EL CARÁCTER RESTRICTIVO, REGLADO Y NO DISCRECIONAL DE LAS NORMAS DE POLICÍA ADMINISTRATIVA

MADRID. (De nuestra Redacción.) La sentencia de U Sala 3.´ del Tribunal Supremo, anulando 1» cancelación del diario «Madrid» en el Registro de Empresas Periodísticas, consta de 38 folios. Por juzgarla de excepcional Interés para Un» recta interpretación jurídica de las relaciones entre la Administración y las empresas periodísticas, en aplicación de los artículos 27 b) y 29 de la ley de Prensa e Imprenta, ofrecemos una síntesis de los aspectos doctrinales que juzgamos más interesantes y comprensivos de esta interpretación. Interpretación de la máxima autoridad Judicial, inapelable en su fondo 7 en su forma.

•TB HECHOS.—La sentencia resume los *** antecedentes más destacados del expediente administrativo del diarlo: Antes de la ley de Prensa existía el mismo como empresa familiar, y asimismo la sociedad F.A.C.E.S.. constituida para responder fundamentalmente a las preocupaciones sociopolíticas de sus fundadores, la cual adquirió en 1962 el periódico, pero como su capital no era suficiente para ello, concertó una operación con S.A.F., sociedad financiera perteneciente al grupo del Banco Popular, cuyos dirigentes figuraban a la vez en el Consejo de Administración de F. A. C. E. S., resultando así ésta la única propietaria del mismo.

Terminó esta situación en 1966 con la publicación de la ley de Prensa —que Imponía nuevas normas para-las empresas periodísticas—, y «coincidiendo con la evolución del estado de excepción en que ee encontraba la Prensa, a una situación más consolidada por la nueva ley, surgen ciertas tensiones que por posiciones Ideológicas o criterios opuestos en F. A. C. E. S. llegan a manifestarse como grupos contrarios en orden a la línea ideológica que debía llevar el periódico». El señor Calvo Serer adquirió 32.000 acciones por 16 millones de pesetas.

El 18 de junio de 1969 el Ministerio de Información y Turismo accedió a la inscripción de «Madrid> en el oportuno Re-glstro, pero el 25 de noviembre de 1971 acordó la cancelación por: a) no haber aportado la información y - documentos requeridos por la Ley; b) existir una escritura pública sobre inscripción y desembolso de acciones de F. A. C. E. S., de 31 de enero de 1967, que no se ha aportado al Registro; c) existir accionistas simulados en P. A. C. E. S., única propietaria de «Madrid», y d) la intervención y proyección financiera, después de la inscripción, del Banco Popular Español y de ]a entidad financiera S. A. P., de las que no hay constancia en el Registro.

2 LIMITES DE LA CANCELACIÓN.—l

La sentencia recuerda que las normas de la ley de Prensa lo son de policía administrativa, por lo que han de adecuarse a los intereses públicos y privados dignos de protección; los acuerdos que limiten los derechos y libertades individuales no pueden estar faltos de Justificación, y en materia de Prensa el Ministerio no obra con facultades discrecionales, sino regladas.

Señala que el acuerdo de cancelación yerra al no considerar ésta como sanción, cuando, aunque la Ley no la configure formalmente como tal, lo es y sólo debe aplicarse ante una falta gravísima. No es suficiente —añade— que el requerido no aporte el dato exigido, sino que es preciso no haya medios legales para comprobarlo y que los datos interesados sean «esendalesx

KS FINALIDAD DEL REGISTRO.—Las "•• empresas periodísticas —señala otro de los considerandos de la sentencia— se constituyen y viven económicamente bajo el mismo régimen que las empresas privadas de las sociedades mercantiles, pero en ellas se exige un estatuto especial por afectar a la libertad de expresión y a la verdad informativa. La ley de Prensa en la cuestión económica, en cuanto al elemento «del capital», dedica pocas disposiciones particulares. El control administrativo sólo exige que cuenten con los medios necesarios de explotación y adquisición, pero la ley de Prensa no limita ni prohibe las posibilidades financieras de las empresas periodísticas. El Registro de éstas tiene como finalidad proporcionar a la Administración los datos necesarios para la función de policía que la Ley te encomienda, pero no para garantizar, la estabilidad de las situaciones jurídicas consignadas en él. «Sólo cuando se compruebe que si la Administración hubiera conocido en su día, en lo que al elemento "capital social", por lo que al caso .se refiere, por ejemplo, que se había ampliado el capital de la empresa superlativamente, en relación al declarado, porque sólo entonces afecta de una manera Importante al elemento estructural del plan financiero objeto de la inscripción originarla» podrá nacer el supuesto de cancelación.» O sea. que la falta de presentación de la escritura notarial de 31 de enero de 1967 carece de trascendencia jurídica porque no altera los datos aportados al Registro. Para la salvaguardia del Interés público es suficiente aportar el dato modificativo de las circunstancias Inscritas, bastando simple certificación de la empresa.

4 ACCIONISTAS SIMULADOS. _ Por lo que respecta a la presunta-existencia de éstos en F. A, C. E. S.. la sen-tfpcla eeñala QÜO bftb*aTtA> tído ray™* las 32.000 acciones a nombre del señor Calvo Serer y no habiendo sido transferidas a terceros, no tenía obligación de participar al Registro las transmisiones de propiedad de aquellas que no tuvo lugar, por lo que es Improcedente esta causa de cancelación. Por otra parte, aun admitiendo que las hubiese suscrito con Instrucciones del señor Valls de cederlas posteriormente a los demás accionistas de F.A. C. E. S., tampoco sería motivo válido porque no se puede confundir el negocio simulado con el fiduciario, reconocido en nuestro Derecho.

O INTERVENCIÓN DEL BANCO POPULAR ESPAÑOL Y DE S.A.F— En cuanto al motivo de cancelación, consistente en la Intervención y proyección financiera del Banco Popular y de B. A. F. en la sociedad F. A. C. E. S.. propietaria de «Madrid», de la que no aparecía referencia en el Registro, la sentencia señala que se cumplió con el requisito de inscribir los convenios particulares o créditos de financiación, al hacer constar que «los recursos financieros serán el propio capital social, créditos bancarios. créditos hipotecarios e ingresos por publicidad y venta del periódico, asi.come la compensación del papel>, declarador esta «de las líneas generales del plan financiero, única que exige la Ley y que la Administración consideró suficiente para la inscripción

6 INDEMNIZACIÓN DE DAÑOS T PERJUICIOS.—Respecto a este tema capital, reproducimos integramente el considerando —ultimo de la sentencia—. en el que se aborda:

«Siendo notorios los daños y perjuicios que, como consecuencia directa de las resoluciones que acordaron la cancelación, se han causado a la empresa Madrid, Diario de la Noche. S. A., por el Inmediato cierre del periódico llevado a cabo el 25 de noviembre de 1971. al tener que continuar haciendo frente a la nómina de la plantilla y gastos generales de la empresa hasta la fecha de aprobación del expediente de crisis laboral, con el consiguiente paso de las indemnizaciones laborales, unido a la carencia total de Ingresos y al lucro cesante representado por e] beneficio que se acredite pudiera haberse obtenido durante todo el tiempo & partir dé la cancelación de no producirse el cierre, procede condenar a la Administración a que indemnice los daños y perjuicios que la orden de cancelación haya podido producir a la empresa Madrid, Diario de la Noche. S. A., cuya cuantía habrá de determinarse en´ trámite de ejecución.»

 

< Volver