El voto de censura sólo puede regularlo la Constitución     
 
 Ya.    23/08/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

13-VIII-77

INFORMACIÓN NACIONAL

Pág.11.ya

EL VOTO DE CENSURA SOLO PUEDE REGULARLO LA CONSTITUCIÓN

No se puede introducir en el Reglamento sin prever el mecanismo de disolución de

las Cortes, dicen en UCD

• El grupo parlamentario centrista presenta cincuenta y tres enmiendas al

proyecto de reglamento del Congreso

El grupo parlamentario Unión de Centro Democrático presentará cincuenta y tres

enmiendas -entre enmiendas propias del grupo como tal y enmiendas individuales

de diputados -al proyecto de Reglamento del Congreso. Entre las modificaciones

que se proponen figuran la defensa de la no exención fiscal para las

asignaciones que reciban los parlamentarios; la defensa de la presencia de la

prensa en las comisiones legislativas además de en los plenos, que ya son

abiertos; la racionalización del proceso legislativo ordinario, que recoge los

avances del Derecho parlamentario europeo más moderno, superador del viejo

parlamentarismo de los años treinta; esto significa una ordenación del debate

para evitar la plena garantía de los derechos de todos los diputados y grupos

parlamentarios.

EL VOTO DE CENSURA

En cambio, no se presenta ninguna enmienda al procedimiento de discusión de la

Constitución, porque en este punto el grupo está de acuerdo con los otros

partidos que han intervenido en la ponencia. Si presenta enmiendas para regular

con detalle las comisiones de encuesta y las proposiciones no de ley.

Respecto a la regulación o no del voto de censura al Gobierno, dicen en fuentes

del grupo parlamentario de Unión de Centro Democrático, este partido estima que

es una materia que sólo puede regular la Constitución. No se puede Introducir el

voto de censura sin prever el mecanismo de la disolución de las Cortes y sin

establecer las consecuencias políticas tanto del voto de censura como de la

disolución de las Cortes.

El grupo parlamentarlo de Unión de Centro Democrático defiende el voto de

censura constructivo como procedimiento de control del Gobierno en su proyecto

constitucional. Defiende en la situación actual el control parlamentarlo del

Gobierno a través de las interpelaciones y preguntas, de las proposiciones no de

ley y de las comisiones de encuesta. No trata de eludir, por tanto, el control

parlamentarlo del Gobierno, sino que pretende evitar en ausencia de un texto

constitucional la apertura de una crisis política permanente de consecuencias

imprevisibles como la que podía provocarse a través de un voto de censura al

Gobierno; una crisis de esta índole podría afectar profundamente al proceso de

consolidación de la democracia en España y Unión de Centro Democrático -dicen en

fuentes próximas a este partido- no quiere asumir esta responsabilidad por una

impaciencia de unos pocos meses.

La asistencia de la prenso a los comisiones

Entre los textos que propone el grupo parlamentario de Unión de Centro

Democrático hay uno para el artículo 49 que dice taxativamente: "Los periodos de

sesiones serán los que fije la Constitución."

En el artículo 51, refiriéndose a las sesiones, se propone que las de las

comisiones se celebren a puerta cerrada, aunque podrán asistir a ellas los

representantes de los medios informativos debidamente acreditados. Las

grabaciones gráficas o sonoras habrán da ser autorizadas por la presidencia.

En el artículo 53, sobre el orden del día del pleno y de las comisiones, se

propone que será fijado por el presidente del Congreso, de acuerdo con la Mesa y

oídos el Gobierno y la junta de portavoces de los grupos parlamentarios. En el

caso de las comisiones se oirá además al presi-dente de la comisión de que se

trate. Se dará prioridad a los proyectos de ley y otras cuestio-nes cuando et

Gobierno así lo solicite.

Otra enmienda, ésta al artículo 56, pide que en sus intervenciones los diputados

sólo podrán leer cifras, citas textuales o aquellos datos que usualmente no se

confían a la memoria. Excepcionalmente, el presidente podrá autorizar la lectura

de declaraciones del Gobierno o de los grupos parlamentarios cuando su especial

naturaleza lo justifique.

Prácticamente, las enmiendas del Grupo Parlamentario de Unión de Centro

Democrático referidas al titulo sexto modifican todo el procedimiento

legislativo y a la iniciativa legislativa, así como las discusiones en las

comisiones y en el pleno; en este último, y en procedimiento ordinario, señalan

tres modalidades: debate general, debate restringido y voto da ratificación.

Cuando la recomendación de la comisión en el sentido de que se celebre un debate

general o restringido cuente con la aprobación de la Mesa del Congreso, el pleno

sólo podrá alterar esta decisión por voto de los dos tercios de sus componentes.

Cuando la recomendación de la comisión sea en el sentido de que el procedimiento

ordinario siga la modalidad del voto de ratificación y

cuente asimismo con la aprobación de la Mesa de Congreso, esta decisión sólo

podrá ser alterada por el pleno mediante el voto de la mayoría absoluta de sus

componentes. Cuando la recomendacíón de la comisión no reciba la aprobación de

la Mesa, el pleno decidirá acerca de la modalidad de debate por mayoría simple.

Otras enmiendas sobre esta, materia se refieren a las modalidades a que se

ajustarán el debate general, el debate restringido y el debate por el voto do

ratificación.

PROYECTOS Y PROPOSICIONES NO DE INTERÉS GENERAL

En los proyectos o proposiciones que no traten de materias de especial

importancia de orden general, la Mesa del Congreso puede decidir que la Comisión

permanente o especial encargada de dictaminar el texto en cuestión lo haga en

plenitud de poder legislativo, sin exigirse su aprobación final en el pleno del

Congreso. Si dos grupos parlamentarlos o cincuenta procuradores expresaran un

parecer contrario, el asunto será zanjado por la Comisión de Competencia

Legislativa.

En las enmiendas al procedimiento presupuestario se señala, que la redacción del

proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado corresponde al Gobierno y a

las Cortes su aprobación, enmienda o devolución; si la ley no está aprobada

antes del primer día del ejercicio económico siguiente, se considerarán

automaticamente prorrogado los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la

aprobación de los nuevos.

 

< Volver