Inusitados desórdenes en Rentería  :   
 Graves acusaciones contra la actuación de la Policía Armada. 
 ABC.    14/07/1978.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ABC. VIERNES, 14 DE JULIO DE 1978. PAG. 5

NACIONAL

INUSITADOS DESORDENES EN RENTERIA

Graves acusaciones contra la actuación de la Policía

Armada

Rentería, 13. (Servicio especial.) Contrariamente a lo que se venia anunciando en algunos medios informativos y en TV. E., la normalidad no había vuelto a Rentería. La actividad laboral era. aproximadamente, de un 50 por 100. Después de una asamblea celebrada en la plaza de la Iglesia, en la que han tomado parte los Comités de empresa de diversas factorías se ha acordado salir en manifestación para cerrar los comercios y establecimientos que se encontraban abiertos.

Sobre las once menos cuarto ha dado comienzo el recorrido por las calles más importantes, cerrándose a continuación los comercios y cesando la actividad laboral. El grupo se ha dirigido a la carretera nacional I, donde se ha levantado una barricada, y otra en los accesos a la autopista.

Sobre las doce treinta varios vehículos de la Guardia Civil se han colocado junto a la barricada, no Interviniendo en el momento que un grupo levantaba a pocos metros otra barricada.

Serían las dos menos cuarto cuando hicieron su aparición miembros de una compañía especial de la Policía Armada con sede en Miranda de Ebro que, penetrando por el barrio de Alaberga, Iniciaron su actuación disparando bolas de goma y botes de humo. En las confluencias de las calles Viteri y Sempelar habla muchos grupos esperando a ver el cariz que tomaban los acontecimientos. Una persona lanzó un "coctel Molotov" contra la Policía y ésta repelió la agresión. Cundió el pánico entre la gente que se refugió en los portales y la Policía los persiguió penetrando en los mismos y rompiendo algunos de ellos.

Las tiendas que se encontraban en el recorrido sufrieron grandes daños. Las irregularidades continuaron hasta las tres y cuarto de la tarde aproximadamente. En ese momento, al llegar a una barricada frente al cine Alameda, formada por un camión matrícula SS-12445, de la empresa Luzuriaga, que se encontraba cargado con containers -llenos de cigüeñales, la Policía tiró la carga al río Oyarzun donde aún permanecen bajos las aguas.

En el momento en que se retiró le, Policía, la gente saló a la calle para testimoniar su protesta y la gestora municipal convocó una asamblea a las cinco de la tarde en el Ayuntamiento a la que debían asistir los vecinos y comerciantes afectados para evaluar los daños causados por la acción do la Policía. La reunión resultó muy confusa, oyéndose constantes intervenciones de los vecinos protestando por los sucesos y contra la misma gestora por no encontrarla representativa del pueblo. Muchas intervenciones aludían a que no era una gestora elegida democráticamente.

El concejal Zabala. del P. C. E. propuso llamar al gobernador civil, para que retirase las Fuerzas de la calle. Los vecinos aprobaron la moción y según respondió el mismo gobernador a la llamada les comunicó que las Fuerzas tenían orden de no actuar. Cuando se encontraban en la reunión, apareció el senador Juan Maris Bandrés, también se esperaba la presencia de Benegas, quien no acudió: En esta reunión algunos de los asistentes declararon que ese no era el lugar para celebrar la asamblea, puesto que durante los últimos días donde acudía el pueblo a enterarse de los sucesos era la plaza de la iglesia.

Los asistentes a la asamblea salieron del Ayuntamiento trasladándose a la citada plaza. El secretarlo de la Comisión gestora salió del Ayuntamiento para hablar con el capitán de las Fuerzas de Orden Público.

Según comunicaron después, el recibimiento fue bastante hostil y fingieron no hacer caso de la orden dada por el gobernador a la gestora de no actuar. Una vez terminado el parlamento con las Fuerzas, la Policía comenzó a retirarse. El alcalde dio orden de que ge levantara un acta evaluando los daños sufridos por los vecinos.

Existe palabra del gobernador de que los daños serán totalmente reparados.

Entre tanto, gran cantidad de público se había congregado en la plaza del Ayuntamiento frente a la Iglesia. Bandrés bajó a hablar con los que dirigían la asamblea Tomaron la palabra varios vecinos para declarar que Bandrés tampoco tenía representatividad, puesto que había actuado muy mal en el caso de las barricadas a la vía del Barrio de Inchaurrondo, alegando que había dejado pasar los trenes para evitar la aglomeración que se produjo en la estación de Irún, prometiendo que sería él –mismo tras dejar pasar tres o cuatro trenes reventaría otra barricada para Impedir el tráfico ferroviario.

La asamblea terminó sin ninguna aclaración posible, ya que en los momentos finales intervenían mucha gente de opiniones encontradas. La único que quedó claro es que a las ocho de la tarde daría comienzo una manifestación.

Bandres y la propia gestora municipal se ofrecieron a encabezarla, pero algunos de los asistentes se negaron a aceptar la presencia de estos, alegando que en anteriores manifestaciones y actuaciones del pueblo no se había visto la presencia de Bañares ni la de la gastara municipal.

LOS DAÑOS OCASIONADOS

Las denuncias presentadas por los comerciantes afectados se refieren a dos docenas de gafas, varias cámaras fotográficas, cañas de pescar, bombones y chocolates por valor de unas tres.mil pesetas.

Innumerables cristeles rotos, porteros automáticos de varias viviendas destrozados, disparos contra ikurriñas con crespones negros, la Ikurriña del Ayuntamiento de Rentería echa jirones, etc. Asimismo existen documentos gráficos fehacientes de lo sucedido, así como de que los policías que efectuaron tales acciones se retiraron «porreando con las culatas de sus armas sus propios vehículos.

Cesado el capitán de la Policía Armada que actuó en Rentaría

Ha sido fulminantemente cesado el capitán de Policía Armada que mandaba la compañía de la reserva general con sede en Miranda de Ebro, según han informado a Efe fuentes autorizadas.

Independientemente de este cese, el ministro del Interior ha adoptado las medidas oportunas para delimitar las responsabilidades a que hubiere lugar.

La compañía de Policía Armada citada ha abandonado ya Rentería.

 

< Volver