Autor: Cebrián Echarri, Belén. 
   "El franquismo llegó a convertirse en una forma de vida"     
 
 Ya.    30/09/1976.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

30-IX-76 Pag.47-ya

"íl franquismo llegó a convertirse en una forma áe vida"

"la cuitara política del Régimen de Franco es ío efe vn país bajo el clima de la guerra civil", continúa don Antonio López Pina, titular de Teoría del Estado y Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma tfe Madrid y autor del libro "La cultura política de la España de Franco" • "En los años setenta el catolicismo se ha desplazado en el sentido de oposición al Régimen" • "En estos momentos lo oposición, salvo alguna excepción, está dando muestras de madurez, ef Ejército de profesionalidad y la Iglesia ha eliminado como posibilidad la controversia entre clericales y anticlericales"

«L A cultura política de la España de Franco" es el título del libro, editado por Taurus, que Antonia López Pina ba escrito con la colaboración parcial de Eduardo I». Aranguren. Titular de Teoría del Estado 7 Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid, López Pina posee una sólida formación intelectual adquirida en diversas universidades europeas y norteamericanas que . avalan sobradamente su obra: un estudio sociológico sobre la cultura política que toe españolee presentaban en el régimen de Franco y, especialmente, desde el año 1960 basta la muerte del que fuera jefe de Estado.

"Entre 1969 y 1975—nos dice—la sociedad españolar fue acuñada fundamentalmente por el franquismo. Por un lado, por la característica fundamental de la política franquista, de intolerancia de poder autónomo alguno. Por «otro, por el hecho-de que el poder absoluto e intolerante llegó a llenar tal espacio en la vida nacional que, de ser originariamente un régimen político, llegó a convertirse en forma de vida de los españoles. En estos años, lo que estructuralmente se Imponía, lo funcional, era no pensar, no ser libre, lo funcional era la doblez, el acatamiento, la adulación, la esclavitud de espíritu, el fraude."

Nos encontramos ante un hombre joven pertenecíante a esos dos tercios de la población española que no han hecho la guerra y que, traa observar una serie >3« reglas obligadas por *1 método científico, quiere dar a conocer la realidad social de un paré en un determinado momento. En el . libro afirma que la unidad central de la investigación es el concepto •mismo de actitud y sistemas de actitudes. Durante la época de Franco, los actitudes políticas de los españoles, ¿mostraban un gran índice de homogeneidad o, por el contrario, eran hetereogéneas?

—Por multidireccionales y hasta caóticas que puedan parecer las actitudes políticas de estos años, difícilmente cabría hablar con seriedad d« un rico pluralismo cultural. Por mucho que se quiera hilar, la cultura política de estos años ha tenido´que ser forzosamente la cultura de un país bajo el clima de la guerra civil. Pero no menos Importante es el hecho de .que Incluso bajo las condicione» más adversas, en una parte tan considerable como la de un cuarto o un tercio de la población ha aleteado durante este tiempo el espíritu de la-libertad.

Una forma de vida

EL franquismo—comentaba antes—lleg-ó a convertirse en una forma de vida paxa los españoles. En estos momentos, muerto el general Franco, ¿cree que el franquismo sobrevive o que, poco a poco, va volviéndose historia?

—Dado que la sociedad española acostumbra acumular en su seno restos de épocas anteriores, ¿por qué excluir de principio que el franquismo vaya a aumentar el cajón de restos históricos? Yo no excluiría completamente la posibilidad de un cierto arraigo jlel franquismo en capas de pequeños expresarlos y de empleados urbanos.

—La. ya casi tópica "mayoría silenciosa" es denominada ´ en su obra "mayoría ausente". ¿Ausente de iónde y por qué ?

—Ausente porque cuando ge mira la política de estos años, en primer, plano sólo podemos registrar un inmenso vacío. Los datos revelan en el español piedlo un alto índice de apoliticidad, ignorancia, apatía e Inercia. Asi pues, más que de una mayoría silenciosa —que calla y asiente—cabría hablar de una mayoría- ausente que se margina de la política.

—La estructura de poder, de un lado, y el factor religioso, de otro, son dos importantes factores BU-perestructurales a !a hora de analizar cualquier sociedad. Fijándonos en la nuestra, ¿cuál es la relación que existe entre estructura de poder y actitudes?

—El franquismo ha elaborado y puesto en práctica una sofisticada batería ´de sanciones y recompensas, que si bien no han exigido o estimulado la identificación a ultranza, han desaconsejado el desarrollo de actitudes desviadas e inspirado otras de no-movilización, pasividad, inercia y acatamiento. Estoy pensando en la permisión del fraude fiscal, en el establecimiento de jurisdicciones especiales, en las sanciones de la ley de Prensa, en el´aparato policiaco, en los mil y un procedimientos de la Administración para recompensar o sancionar económicamente según procediera...

—Y respecto al factor religioso, ¿cómo ha Influido en la cultura de la que hablamos?

—La Iglesia no sólo renunció" en 1939 a ser o perfilarse como esfera cultural autónoma de referencia, sino que en su Identificación con el Alzamiento Nacional, proporcionaría por mucho tiempo los más importantes componentes de legitirr.ación del régimen del 18 de julio. El curso de los años que discurren desde el Vaticano II al nombramiento de Tarancón como presidente de la Conferencia Episcopal conducirá a que dispongamos no de un», sino de toda una variada gama de definiciones rel´giosas de la situación: el factor religioso aparecerá asi asociado prácticamente a cada actitud política, ya fuera esta reacción conservadurismo, reformlsmo o revolución. En los años setenta, de todas plazado mayorltaria y explícitamente en el sentido de oposición al régimen.

Atentado contra Carrero y comienzo del cambio

EL asesinato del presidente Carrero ocurre precisamente durante ^a época que investiga en el libro, en donde afirma que la muerte del que fuera primer ministro sitúa al español en el umbral del cambio, siendo a partir de 1973 cuando en España vivimos en un mundo esencialmente distinto. ¿Qué supuso realmente para el español medio la muerte de don Luis. Carrero Blanco?

—Carrero era la pieza maestra del "aparato", una piezr. crítica en la sincronización de Intereses y ejercicio del poder, y a la vez garantía de la continuidad. Su muerte constituyó la señal de salida para .a movilización del pueblo español en búsqueda de la identidad perdida. Ello me lleva a situar en diciembre de 1973 la apertura del proceso constituyente en" el que por algún tiempo parece que vamos a continuar Instalados.

—Ya, por último, hay una pregunta prácticamente obligada. Ahora, que como afirma nos encontramos en .un proceso constituyente y que parece que el «español ha despertado Ante los temas políticos, ¿cuál es su punto de visita sobre la España actual?

—>La España de hoy dista mucho de ser la sociedad libre y justa con la que uno ha soñado desde que le salieron los dientes, pero... qué duda cabe de que las cosas podrían ir peor: la pilsma clase política franquista ha optada por una liquidación por derribo del régimen; la oposición democrática,, si hacemos excepción do algún caso aislado, está dando muestras de madurez en unos momentos nada fáciles, al colocarse por primera vez en la historia contemporánea del lado del pueblo; la Iglesia ha eliminado como posibilidad la feroz controversia entre clericales y anticlericales y contribuido con ello no poco a la serenidad de esta hora; el Ejército está ¿ando muestras de profesionalidad, mesura, serenidad y eentidb de su papel; nuestros amigos europeos parecen dispuestos a ayudar a nuestra economía en bancarrota; el pueblo español se ha puesto en marcha en búsqueda de una nueva identidad, etcétera. Todo ello son rasgos positivos. Por otra parte, la atomización de ¡a sociedad española nos ha legado como difícil herencia la perversa proliferación de partidos; la desigualdad económica y social continúa siendo un dramático problema; la oposición no acaba de perfilar la alt tentativa de que tan necesitados estamos...

En fin, es un secreto a voces—concluye—que si hubiera elecciones libres en este momento, .el Gobierno podría alzarse con la victoria en el campo y las pequeñas ciudades, pero que se hallaría en difícil situación en las áreas metropolitanas de Madrid, Barcelona y País Vasco.

Belén CEBRIAN

 

< Volver