Autor: Alcalá, Manolo. 
 Volvió, llena de energías, de su exilio francés. 
 La duquesa de Medinasidonia, contra una ultraderecha desfasada y una oposición improductiva     
 
 Informaciones.    19/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

VOLVIÓ, LLENA DE ENERGÍAS, DE SU EXILIO FRANCÉS

La duquesa de Medinasidonia, contra una ultraderecha desfasada y una oposición improductiva

MADRID, 1S (INFORMACIONES, por Manolo Alcalá).

LA duquesa de Síedinasidonia, doña Luisa Isabel Alvarez de Toledo y Maura, regresó esta madrugada a Madrid tras seis años de exilio en Francia.» Esta fue la noticia publicada el pasado viernes en toda la Prensa nacional. Desde el decreto de amnistía, un elevado número de españoles que se encontraban en el exilio regresaron a nuestro país, entre ellos algunas de destacada personalidad política. Sin embargo, ninguno tenía titulo de nobleza, ni era grande ae España muchas veces, ni había sorprendido e incluía ruborizado con sus actuaciones a la aristocracia española.

El viernes fue su regreso el que trajo de nuevo al plano de la actualidad Informativa a la duquesa de Medinasidonia. Pero unos años atrás.

sobre todo desde la famosa bomba atómica de Palomares, doña Luisa Isabel Alvarez de Toledo y Maura hizo consumir mucha tinta a los rotativos con sus «extravagancias». «La duquesa de Medinasidonia encabeza una manlíestación de pescadores». «La duquesa de Medinasidonia ha sido procesada», «La duquesa de Medinasidonia, en la cárcel»...

NI el teléfono ni el timbre de la puerta paraban ayer de sonar en casa de la duquesa de Medinasidonia, donde reinaba un auténtico desorden, provocado por el Jaleo de su regreso. Llamaban y llegaban hasta su piso de Modesto Lafuente desde los nobles y los militares hasta otros amigos.

que no son ni lo uno ni lo otro. Todos acudían a saludar a la «duquesa roja», que regresó del exilio. Ahora era una fiesta; sin embargo, muy pocos cruzaron en su día la frontera para llegar hasta Hasparren, en el País Vasco francés, donde se encontraba su casa de exiliada.

«El exilio es muy duro —dice la duquesa—, sobre todo para las personas independientes como yo.»

«DUQUESA ROJA»

Del apodo de «Duquesa roja» dice la recién regresada: «Es absurdo. Es un título de lo más fácil. Existe el obispo rojo, el príncipe rojo, la duquesa roja, etc. Me parece totalmente anodino, y la agencia de noticias que lo lanzó pudo haber sido más original. Luego lo recogió la Reuter y así empezó. No tiene importancia. La verdad es que me trae completamente sin cuidado.»

—¿Es usted roja?

—¡Depende lo que se entienda por rojo! Si aquí ser rojo es no estar de acuerdo con las injusticias, sí, soy roja. ,En España, a cualquiera que está en la oposición del Gobierno se le considera rojo. En Europa, rojo se le denomina, concretamente, a aquel que pertenece al Partido Comunista.

Habla de lo que pensó tras la muerte del general Franco el 20 de noviembre pasado. «He de reconocer que al principio pensé que todo Iba a seguir igual que antes», dice la duquesa. «Creí que nos quedábamos donde estábamos. Incluso el hecho de nombrar a Praga ministro del Interior, cuando todos conocíamos su trayectoria, me hizo perder toda esperanza de cambio.

Pensé, lo confieso, que todo seguiría Igual o peor dentro de una dictadura feroz. Después de la caída del Gobierno Arias, y con él la salida de los ministros más reaccionarlos del equipo, empecé a cambiar de Idea y a pensar que quizá vayamos de verdad hacia una democracia. Creo que en estos momentos el Gobierno Suárez está haciendo lo que puede en este terreno. También creo que debería hacer más y más deprisa, siempre que no se deje ganar la mano por la derecha.»

Asegura que de todas las reformas, la política es la de mayor urgencia:

«Pienso que la reforma política tiene que anteceder a las demás. SI de verdad quieren traer la democracia a España, donde el pueblo pueda elegir a sus representantes, es necesario abrir una total libertad de expresión, asociación, reunión, etc., reconocimiento, por supuesto, de todos los partidos políticos, sea cual sea su color, pero sin exclusión. Si excluimos, ya no es democracia, y que sepan que democracias a medias no existen. Y, sobre todo, en esta reforma lo que hay que hacer es Ir rápidamente a elecciones no sólo en las Cámaras, sino en los municipios. Creo que si Se retrasan estas elecciones, las municipales, como he leído en alguna parte, será un tremendo error, ya que se perderá una pista de ensayo necesaria, si se tiene en cuenta que aqui no se vota desde hace cuarenta años. Espero que Suárez se dé cuenta de esto. Yo, por ahora, tengo cierta confianza en Suárez, Muchos dirán que éste es un Gobierno que proviene del franquismo..., jpero quién en este país no proviene del franquismo!»

DERECHA E IZQUIERDA

El rostro de la duquesa, curtido por el sol en los campos de Hasparren, carece de cualquier huella de pringue cosmético. Esta falta de coquetería quizá aumenta su personalidad. Gesticula hablando y sus ojos se abren como ventanas al hablar de las derechas y las izquierdas. De la actitud ´de unos y otros. Primero "se lanza contra las derechas:´"Lo que sucede a la derecha´española, a la ultraderecha, mejor dicho, es que está desenfocada respecto al mundo en el que vive. La evolución es un fenómeno biológico que la ultraderecha no puede comprender."

En cuanto a la actitud de la oposición en el maremágnum político que en estos momentos envuelve a este país, las palabras de la duquesa de Medinasidonia no son menos duras: ,VLa oposición ha tenimucho.tiempo para hacer un programa coherente de reforma, partiendo de la situación real de España, no de la situación de Checoslovaquia o de Estados Unidos, por ejemplo, que no es la nuestra precisamente, y lo ha perdido. No se puede Ir a colaborar en la reforma de un país, en su futuro, diciendo a todo que no.

Estoy de acuerdo en que sí hay que decir al Gobierno que no en aus propuestas, que se diga que no, pero que ofrezcan, como, contrapartida, alguna fórmula. Tienen razón en muchas cosas, pero hay que negociar dando otras alternativas. Esta postura es muy peligrosa para la oposición, porque la realidad es que es precisamente en la oposición donde está la alternativa del futuro. En eso no nos engañemos.""

La duquesa de Medinasidonia, según ella, no está encuadrada en ningún grupo político: "No pertenezco a ninguna asociación política y sólo me encuadraré en aquella a la que vea mas sinceramente al servicio del pueblo y más democrática en su estructura Interna, en la que los militantes controlen a la Directiva y no la Directiva a los militantes, donde los dirigentes no sean elegidos por cooptación."

En cuanto al eurocomunismo, la duquesa confiesa no creer en él: "No puedo creer en el eurocomuntsmo, porque flavía no lo he visto en ninna* parte. En Francia, desde luego, no. Allí hay Partido Comunlsta totalmente vertical, donde el militante tiene que Ir a aplaudir y a callar, porque Si-no le echan. Ahí tiene el caso de Roger Garaudy, que habló y le echaron. En España es imprescindible ilegalizar al partido para que, (a la luz pública, se demuestre »i es lo que dice ser."

La duquesa de Medinasidonia, a lo largo de su conversación, y en cualquier momento que tiene oportunidad, no cesa de declarar su independencia política, "por ahora". Tuvo ofrecimiento para militar en algunos partidos políticos, pero éstos luego se acallaron. Ha pasado unos duros seis afios de exilio, en los que ría, vivido de su trabajo como escritora. Ahora espera continuar con esta labor.

INFORMACIONES

 

< Volver