Felipe González y el proyecto político de reforma     
 
 Ya.    07/11/1976.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

7-X1-76

Felipe González y el proyecto político de reforma

Bn una, entrevista, publicada en "Informaciones". Felipe González dice, entre otras cosas:

"—Creo que para nosotros el análisis de la respuesta que puedes dar las Cortes nos conduce siempre al mismo resultado: si las Cortes dicen si al proyecto, Suárez no tiene más remedio que entrar en la fase de negociación con la oposición democrática; si las Cortes dicen no, no tiene otra salida más que entrar en la fase de negociación con la oposición democrática. La diferencia fundamental está en si las Cortes dicen sí, el Gobierno está moralmente más fortalecido para la negociación; en tanto que si dicen no, y se mantiene el Gobierno, está moralmente menos fortalecido para negociar con la oposición. Esto me lleva fundamentalmente a la conclusión de que sea cual sea el margen. £1 gran problema de la negociación de la democracia bigiie siendo que la democracia sólo es posible si se negocia desde el Poder con las fuerzas que quieren la democracia, no con las que no quieren la democracia. Entonces la actitud de las fuerzas que no la quieren es, digamos, irrelevante, salvo que se levanten con el santo y la seña.

—¿Cuáles serían sus condiciones para esa negociación al margen?

—Mi opinión es que limitar la negociación al problema puramente electoral es un error político.

No porque eso no haya que neg-oclarlo, sino porque eso forma parte del paquete de cosas que habría que negociar. Habría que negociar también las condiciones de celebración del referéndum, el propio contenido del referéndum. Gobierno que va » presidir y el problema regional y nacional.

—En resumen, ¿cfimo ve Tisted el panorama político .sin hacer da oráculo, de aquí al próximo verano?

—Algunas veces también hemos dicho que el proyecto político de reforma de Suárez puede suponer la liquidación del autoritarismo. D« hecho, creo que objetivamente supone la liquidación de las Instituciones autoritarias tal como habían sido concebida» durante estos cuarenta años. TEA. gran problema es que no garantiza la alternativa democrática; es decir, que trata de conservar residuos antocrátlco» en el ejercicio del Poder, que ponen en peligro la limpieza de una alternativa democrática. SI en el proceso de negociación opostclón-Poder se pudieran eliminar esos residuos autocrátícos y se pudiera acceder a una confrontación electoral limpia, el futuro político del país sería un futuro, digamos a medio plazo, seis meses, siete meses, diez meses, un futuro bastante esperanzado!.

—¿Para usted el problema da la* alianzas está en función de los resultados electorales?

—Sí, pero no solo, sino también la» concepciones Ideológicas. Es decir, para un partido socialista es admisible cualquier tipo de alianza que haga avanzar a la sociedad hada el socialismo. Entonces, ¿qué tipo de alianzas se pueden establecer? Pues tipos de alianzas que van desde el espectro Izquierda de la democracia cristiana, que podría suponer un» actitud de progreso social, hasta el comunismo no totalitario. Cuando ee demuestre que existe en esa confrontación electoral, vamos a ser absolutamente claros, cuanda M demuestre que existe Un comunismo pluralista."

Primer poblado africano en régimen de empresa social

Don Domingo Sola y Callarisa escribe en "Ecclesia":

"Por las fiestas de año nuevo, un grupo de trea o cuatro muchachee, entre loa veinte y loo trenta años, van a volar al corazón del África para establecer allí el primer poblado africano en régimen de empresa social.

Los medios económicos de que van a disponer al efecto serán el resultado de los ahorros, la capitalización, de un grupo de maestras, de maestros y»de compañeros obreros que han puesto en común BUS legítimos sueldos a fin de capitalizar para esta gran empresa social: un poblada africano con eus chabolas elementales de adobe endurecidos al sol; eus hectáreas de tierras pobres, pero vírgenes; sus establos eimplee y toscos, pero amplios y abiertos; su taller, reducido y vacío, en el que con ingenio astuto más que con herramientas ee Irán reparando las máquinas y loa aperos; eus navee bajitas y estrechas para animales domésticos; su taller "de zapatería, que poco a poco se Irá conviertiendo en fábrica de zapatos sólo para loa, nativos" y en la. tenería en la que casi sin máquinas comenzaremos a curtir para el servicio del pueblo las mejores pieles del mundo.

Tenemos que subrayar las dos realidades o hechos que escribiendo a vuelapluma acabamos de unir en el mismo párrafo anterior, cuando cada una ds ellaa exigiría varios capítulos para eer declarada convenientemente.

Los medios económicos de que vamos a disponer se deben única y exclusivamente a la puesta en común del ahorro de unos cuantos, no muchos, acaso de un centenar y medio de personas. Con tales capitaliza-

ciones puestas en común hemos creado una granja. Con la puesta en común de loa beneficios de la granja hemos Ido´ahorrando y capitalizando para el poblado africano. Con el trabajo en común nos hemos ido preparando en el espíritu de la fraternidad evangélica, con la que vamos a abordar la gran empresa de! primer poblado africano.

La reflexión que ee impone no pueds ser rnáa espontánea ni más obvia. Cada centenar de peraonae podemos crear, si asi nos lo proponemos, un poblado africano en pocos meses. Basta que pongamos en común nuestros ahorros al efecto.

Por otra parte, es evidente que no rechazamos ninguna ayuda, qua ee. nos ofrezca. De hecho nuestra empresa ha sido facilitada no poco gracias a la donación de una finca de 25 hectáreas, mitad secano y mitad regadío, que oportunamente nos hizo en la ciudad da Alcnanea doña Amparo Sanz, viuda de Sánchez.

Hoy nos hallamos en condiciones d« organizar cada mes otra empresa semejante con este mismo espíritu y con Jóvenes dispuestos a trabajar en régimen de empresa soctel.

En el corazón del África, el orzoblapo católico de Lubumbashi espera la llegada del primer equipo de Jóvenes que van a desatar en el mundo la convicción da que los hechos, que es lo que vate, no son tan difíciles cuando realmente ee quiere. El ha elegido los terrenos. El ha asumido la empresa como suya.

El ha exigido que desde el poblado agrícola ee monte una campaña de concienciación y adiestramiento para que cada familia tenga alrededor de su casa una parcela bien cultivada y unas Jaulas con gallinas, patos y conejos."

 

< Volver