Negociación auténtica y eficaz     
 
 Ya.    16/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

16-XI-76

Negociación auténtica y eficaz

Don Joaquín Ruiz-Giménez contesta a doña María Mérida en "Blanco y Negro"

••N1ono°S^tfria expresión "bloque" ni el adjetivo «unitario", porque puede ser equívoco. Por lo pronto, ya tenemos la articulación de carácter federal con los demás partidos del equipo. Es decir, con Unión Democrática de Catalunya, la UD del país valenciano, el Partido Nacionalista Vasco y el Partido Popular Gallego. Cuatro partidos de comunidades étnicas de mejor perfil histórico en cuanto a sus características especificas culturales económicas... Pero el problema no está ahí, sino en que ios partidos demócratas de Inspiración cristiana que actuamos en el resto del territorio nacional, e* decir, la Federación Popular Democrática, el Partido Popular Democrático e Izquierda Democrática están en \m proceso de integración federativa que no consiste en una fusión unitarista, sino en una federación cine respete lo que hay de legítimo en la Identidad de cada uno, pero que, al mismo tiempo, articule «nos órganos comunes: un consejo federal de los tres partidos, un secretariado conjunto un centro de formación Igualmente común y, cuando Jlegue ej momento, un comité electoral unitario."

—Insistiría en que la negociación «filo puede ser auténtica y eficaz si se entabla entre el Gobierno y una comisión donde ee sientan representados todos los sectores.políticos democráticos y todos los pueblos y regiones del Estado español. Articular inteligentemente la estructura y la competencia_de esa comisión negociadora. Ese es. en este instante. «I empeño prioritario de los partidos políticos democráticos que operan dentro del Estado español

G8IÜNo se trata de constituir lo que se llamaría un Gobierno de concentración nacional donde hay sectores del actual régimen v de la oposición. Eso parece Irrealizable. Lo que se trata es de aue en una remodelación del actual Gobierno, pudieran entrar tres o cuatro personalidades que ofrezcan confianza a los sectores democráticos V cuya tarea consistiría, a modo ae ministro? sin cartera, en vigilar la elaboración de Ja ley Electoral, el establecimiento de las garantías necesarias y todo «i desarrollo del procoso electoral. –

—En mi última visita ftl vicepresidente del Gobierno le informé de estos acuerdos de ID en el Consejo político de Miraflores, pero además le ineistií en la necesidad y urgencia de que se abra una verdadera negociación colectiva entre el Gobierno y la oposición democrática. He de decir que el señor Osorio acogió con espíritu de gran comprensión y cordialidad este planteamiento, y tengo la confianza d* que se avanzará grandemente por ese camino en las semanas próximas. __,„,„„ „*

—Lo de la "ventanilla", que está ahora en las primeras paginas de 108 periódicos y revistas y en ei buen humor de sus caricaturistas, tengo que decir que es totalmente secundario. Está ´claro que ID, y pienso que también el resto de los partidos integrados en el equipo DC, pone por delante. como es logico, el conjunto de la negociación con el Gobierno y no darán pasos hacia la oficina de registro de las asociaciones políticas mientras no estén clarificada., y obtenidas las garantías ^cesarías para que puedan concurrir a lag elecciones constituyentes todos loa -ciudadanos de las distintas reglones y de los distintos partidos del Estado español. Y que esté igualmente garantizado el ejercicio de las libertades públicas, el acceso a Jos medios; de comunicación social, sobre todo radio y televisión en forma equitativa, y la fiscalización del proceso electoral desde su arranque (esto es, ¡a .elaboración de ¡a ley Electoral) hasta su terminación, o sea e] examen y la aprobación de las actas electorales.

Es preciso tener en cuenta cUntro de] análisis palmea Que realizamos día a día dos hinótesis: a) La hipótesis de que fraclse erTías Cortes el proyecto de Reforma Constitucional presentado por el Gobierno Suárez,

Es evidente que, eegún esta hipótesis, la oposición democrática tendría que negociar con el Gobierno la convocatoria de uri referéndum que permitiera modificar por decreto-ley «1 artículo segundo de la vigente ley de Cortea y convocar elecciones libres para unas nuevas Cortes eJegidas por sufragio universa!, sobre la base de candidaturas propuestas por loa partidos políticos e incluso de listas de candidatos con las firmas de un número suficiente de ciudadanos.

b> Pero no hay que perder de vista la otra hipótesis de que el proyecto de reforma política fuese aprobado en estas Cortes ¡»in modificaciones importantes y lo ratificara el pueblo en el referéndum que se proyecta.

La actitud entonces de la oposición democrática consistiría, como antes he dicho, en negociar el contenido de la ley Electoral, el estatuto de garantía de todos los derechos civiles, sin discriminación alguna, y el dispositivo de fiscalización de Jas elecciones no eólo a nivel general de iüstauo, sino también en cada una de las regiones, provincias y municipios de España.

 

< Volver