Encuestas de Ya. 
 Balance de un año (II)     
 
 Ya.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

20-XI-76

BALANCE DE UN AÑO (II)

"En este período ha aparecido una especie de aurora boreal: un Gobierno de penenes que no lo son tanto, pues, al menos, se enfrentan con los problemas con ánimo de resolverlos" (don Jesús Esperabé de Arteaga) • "No es verdad que nada haya cambiado" (don Felipe González) • "¡Qué gran lección la dada por el pueblo en los pasados meses!" (don Jesús Prados Arrarte} • "Negar la obra política, económica y administrativa de Franco es cerrar los ojos a la realidad" (don Federico Silva Muñoz)

DON JESÚS ESPERABE DE ARTEAGA (procurador en Cortes)

«Falta una clase política baqueteada»

"En primer término ha servido para evidenciar que las dictaduras no resuelven los problemas que los pueblos tienen planteados, limitándose e hibernarl o s, lo que nos lleva a rec o r d a r a q u e lias p r oféticas pal abras de Unamuno antes de «er ces a el o y cuando la barbarie se había desata d o en los dos b a n d os: "Y todo esto, i´p a r 8

qué? Y después de esto, ¿qué?" Los treinta y nueve años eojí como un paréntesis que encierra algo deletéreo «n nuestra Historia, puee aquí estamos otra vez con los mismos tópicos del ambcs signos, Tomen nota de ello quienes predican n ( as guerras santas,

En segundo lugar, este año de meditación ha servido para levantar e¡ telón d>e un mito y desvelar que Franco, cual humano, tuvo aciertos, pero también errores. Quizá el mayor fue convertir en mando en vitalicio, aunque esta responsabilidad ha de compartirla ante la historia con sus compañeros de armas, que lo elevaron a tan alta magistratura y no hicieron lo preciso para ´ que no se prolongara excesivamente BU ejercicio. El término del bloqueo exterior y la promulgación de la Ley Orgánica, con príncipe a la vista, fueron dos efemérides marco para haber dado paso a otra cosa. Que nos hubiese evitado las dolorosas fechas que vivimos, en que falta una clase política baqueteada, el pueblo no está rcostumbrado- al juego politico y todo ´son peligrosas abstracciones >3e derechas e izquierdeas que nada dicen.

Aparece una especie de aurora boreal

En tercer término, este año de carencia ha servido para evidenciar la fuerte resistencia de lo que se ha llamado franquismo sociológico para ceder los trastos de matar—permítasenos .el símil—al pueblo. El período monárquico de Arias fue de regateo, que nos ha llevado a donde estamos: a perder un año y a tener que enfrentarnos con el problema .de la transición de un mando personal y carismático, con sus trucos orgánicos, a una democracia electoral y mayoritaria, cuando precisamente vamos á conmemorar el aniversario cte la muerte de Franco. Esto no sería más de lamentar si esta absurda mora no contribuyera como contribuye a erosionar la institución monárquica, que proviene de allí y que ha de encontrar su legitimación en un nuevo orden de cosas y en una nueva España. Desde este .punto de vista, Arias —con su franquismo visceral—no ha sido menos pernicioso que el franquismo mismo prolongado.

En cambio, durante este período ha aparecido una especie de aurora boreal; un Gobierno de penenes, que está demostrando que no lo son, pue« al menos se enfrentan con loa problemas con ánimo de resolverlos."

DON FELIPE GONZÁLEZ (PSOE renovado)

«No es verdad que nada haya cambiado»

"Creo que el país se ha politizado progresivamente de una manera considera ble. Creo que se prac t ican las libertades a nivel de hechos sin recon o c imiento jurídico del ejercicio de estas liberta d e s, lo cual hace, que el país siga en una situac i ó n de confusión...

Pero creo que yerran, se equivocan los que dicen que el país no ha cambiado, que nada ha cambiado, porque no es verdad. Han cambiado muchas cosas, hasta el punió de que, a mi juicio, la democracia para este país eis irreversible hoy."

DON JESÚS PRADOS ARRARTE (PSDE)

«¿Cómo no aplaudir el cambio?»

"Los españoles vivíamos antes divididos en vencedores y vencidos; los primeros tenían una Idea de España un tanto parecida a la de una finca particular, que debía otorgarles 1oa correspondientes ben e tic los, m i e n t ras que los segundos sufríamos toda clase de discriminaciones. Una historia muy difundida describía la diferencía entre los mutilados del Ejército nacional y del republicano como la existente entre "un caballero mutilado" y "un cochino rojo"; y «1 bien esta diferencia tendía a borrarse, lo hacía "sin prisas y con pausas de cuarenta años".

Nos regían principios de un "movimiento estático", desconocido en la física, que se creía, admirado por propios y extraños, cuando lo cierto era que >su representante principal apenas podía aventurarse fuera de las fronteras nacionales. En cambio, todos los españoles hemos considerad con emoción el nuevo 12 de octubre del Rey Juan Carlos, visitando en esa fecha la América hispana, y can orgullo, su magnífica y eim´pática representación en otros países importantes.

Por ello es posible que España deje de ser un país marginado internacionalmente, como lo fue tanto tiempo en nombre de supuestos ideales de los españoles, calificados irónicamente de "nacionales", y que retome en sus manos un papel activo en la nueva Europa y en sus principios de respeto de la libertad y de la dignidad d>el hombre.

La gran lección del pueblo

Se consideraba antes a los españoles indignos de ejercer su papel de ciudadanos y se les suponía no preparado.; para la democracia; lo que se otorgaba a guiñéanos y saharauis no parecía adecuado para nuestro pueblo de "energúmenos políticos", cuyo destino normal era vivir sometidos a la férula de un dictador que por todos decidiera. ;Qué gran lección la dada en pasados meses por este pueblo, como elempre protagonista auténtico de la Historia! ¡Qué gran vasallo, aunque no "oviese antes gran eeñor"!

SI España no jugaba en el concierto de las naciones y debía soportar "marchas verdes", terrorismo Inducido desde el exterior y otras muchas indignidades, sin que sus autoridades pudieran siquiera concertarse personalmente con lau de otros países, ¿cómo no aplaudir el cambio? Todos juntos, reconciliados, respetuosos para con las diferencias de opinión, tratemos de salir adelante desde una herencia tan difícil."

DON FEDERICO SILVA MUÑOZ (Alianza Popular)

«Negar su obra política, económica y administrativa es cerrar los ojos a la realidad»

"La memoria de u n a persona siempre ha inspirado respeto. SI es un amigo o persona con la que se ha tenido una relación de trabajo o de colaboración profesional o política, creo que ha merecido siempre reep e t o y de vo c Ion por parte de los que sobrevivieron. Eetoy convencido de qu« £»ta es una regla normal de la c o n v ¡vencía huma-" na y civilizada. Hotnpsrla eupone a. la vez romper muchas cosas. Por tanto, no se busque en mi« palabras nada que pueda en estos momentos enturbiar la memoria del Generalísimo Franco, aún en aras de una pretendida objetividad. Si él arrancó en vida entu> siasmos y adhesiones memorables, ahora creo que es el momento más oportuno para recordarle con eerenidad, BÍ, pero también con consecuencia.

Y dicho esto, al cabo de un afio as su muerte, pienso que negar su obra política, económica y administrativa sobre la España contemporánea" es cerrar los ojos a la realidad, cuando no cometer una grave injusticia. Pero, a la vez, juzgo necesario que la . paz política no se deteriore, que el progreso económico no se paralice y que ee siga adelante con !a organización de la libertad política de los españoles, creando el adecuado clima moral y político que impida la destrucción de esa incipiente libertad.

Terminaré con unas eobrecogedoras palabras de Juan Fernández Figueroa en la hora de la muerte de Franco: "Ya entró en el absoluto silencio. Elocuencia muda. Hoy sólo quedan sus acto-3. A un lado, el dicterio (insulto), y al otro, apología (halago). El estaba más allá de ambos. De ahí su durabilidad. No va a dejar de gritarse este apellido, Franco, ni hoy ni mañana. ¿Por qué? Dividió en dos el juicio del mundo al reavivar (reatar) la historia de España..."

 

< Volver