Ponencia constitucional. 
 Estudio y debate sobre los derechos fundamentales  :   
 La dignidad de la persona humana, fundamento del orden político y de la paz social. 
 Ya.    07/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Ponencia constitucional

ESTUDIO Y DEBATE SOBRE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES

La dignidad de la persona humana, fundamento del orden político y de la paz

social.

El debate del título segundo ocupó gran parte de los trabajos que, en sesiones

de mañana y tarde, desarrolló ayer la ponencia constitucional del Congreso. A la

reunión asistieron todos los miembros de la ponencia, salvo el señor Solé Tura

(comunista), que disculpó su asistencia por encontrarse enfermo. En nombre de la

ponencia, y siguiendo el turno rotatorio establecido, correspondió informar a

los periodistas a don Gregorio Peces Barba (PSOE).

En primer lugar, la ponencia terminó el estudio de un artículo del título

primero, referido a los principios generales de Derecho. Este articulo establece

la obligación de los poderes públicos y de los ciudadanos a su sometimiento a la

ley y a los principios generales de derecho que se desprenden de la

Constitución. Entre otros, se especifican el principio de publicidad y jerarquía

normativa, de legalidad, de irretroactividad de las normas sancionadoras o

restrictivas de derechos individuales y sociales, de seguridad jurídica y

responsabilidad del Estado en los casos de abuso y desviación de poder, así como

por los actos de sus órganos y funcionarios, entre otros principios.

A continuación señaló el señor Peces Barba: "Hemos entrado en el debate del

título segundo, iniciado en la sesión anterior, en la que los grupos

parlamentarlos de Alianza Popular, socialista y comunista presentaron ya su

informe. Hoy lo hicieron UOD y minorías catalanas y vasca. Se siguió como base

metodológica el documento de trabajo de uno de los grupos y se utilizaron como

complementarios los demás Informes.´"

De esta forma se entró en el reconocimiento y regulación de los derechos

fundamentales, entre otros, principios tradicionales como la imposibilidad de

privar a los ciudadanos de la nacionalidad, si no es con arreglo a la ley;

imposibilidad de extradición de los españoles, a no ser en cumplimiento de

tratado y siempre que exista reciprocidad efectiva; imposibilidad de extradición

de los españoles por delitos políticos. Asimismo se reguló el derecho de los

extranjeros a gozar, en los términos que la ley establezca, de las libertades

señaladas en el título, con excepción naturalmente de los derechos políticos,

que quedan, como es obvio, limitados a los ciudadanos españoles; la obligación

del Estado a orientar su acción exterior a la protección de los españoles en el

extranjero, en especial de los emigrante, para que gocen en sus países de

residencia de los mismos derechos que los ciudadanos de esos países. En este

mismo artículo, "artículo largo, que tiene en principio seis números", se ha

establecido también el principio de Igualdad de acceso de todos los ciudadanos a

las funciones y cargos público.

Después, en el segundo artículo del título segundo, se establece la igualidad de

todos los ciudadanos ante la ley, sin discriminaciones por razones de sexo,

raza, nacimiento, religión, opinión o cualquier otra condición personal o

social. En otro artículo posterior se ha establecido el principio fundamental

inspirador de todos los artículos que se van a estudiar a continuación, que es

el principio de la dignidad intangible de la persona humana, fundamento del

orden político y de la paz social, y se ha establecido que este respeto a loa

derechos fundamentales debe informar tanto la legislación positiva como la

actuación o práctica judicial y toda la actuación de los poderes públicos.

En otro artículo se aborda la garantía de la libertad religiosa y de cultos,

profesión filosófica o ideológica y la prohibición a declarar a nadie por

creencias religiosas. "Estos artículos -dijo el señor Peces Barba- han quedado

perfilados en primera lectura y hemos terminado la reunión discutiendo el tema

derivado del reconocimiento, que ya se ha establecido, de la libertad y

seguridad personal; es decir, lo que podíamos llamar las garantías de la

libertad y la detención.

La ponencia constitucional volverá a reunirse en doble sesión mañana jueves, y

actuará como presidente y portavoz don José Pedro Pérez Llorca (UCD).

 

< Volver