Fernández-Cuesta y Serrano Súñer     
 
 Ya.    07/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Fernández-Cuesta y Serrano Súñer

De "Pueblo", en relación con lo publicado sobre la salida del señor Serrano Súñer de la zona roja duranta

la guerra civlí. Dice él señor Fernández-Cuesta:

"Aunque en los días en qua Serrano galio de la, Modelo muy poco» canjes se habían convenido, y quisa

el suyo se hubiera realizado de haber continuado preso, lo cierto es que para él no hubo canje y para mí si,

cosa que nadie lia negado y asi lo hace constar Zugazagoitía en su libro escrito en 1940. Na. da nuevo,

pues, se descubre ahora al hablar de tal hecho y a nada conduce especular con él. Lo interesante para la

verdad informativa es la explicación d« Serrano sobre la manera en quo «u salida tuvo lugar.

Ahora bien, teniendo en cuenta ya* de las palabras de Serrano se deduce su gran interés en comparar su

liberación con la mía, y sus comentarios relativo» a loa canjes en general, quiero hacer ciertas

puntualizaciones en cuanto al mío, por ti en esos comentarlos pudiera hallarme aludido. Perdón, en otro

caso, por mi exceso de suspicacia, aunque prefiero incurrir en elto a la aceptación tácita, por mi silencio,

de la» alusiones, ai éstos intencional´ mentí existían.

Coincidí con Serrano el año 1936 en la cárcel Modelo, de Madrid, donde ingresé a mediado» de margo, y

él a los poco» dios d« iniciado el Alzamiento, Si.Serrano tuvo la posibilidad, mediante su amistad con

Jerónimo Bugeda, de ser trasladada a una clínica—aunque en calidad de preso—-y dejar "el matadero"

que era la cárcel Modelo d« Madrid, hizo muy bien en aprovechar tal posibilidad. Yo, en su caso, hubiese

procedido igual. Pero el hecho es que, corriendo un riesgo voluntario, consiguió salir de la nona roja y yo

quedé sometido durante un año más a los riesgos forzosos y continuos que la permanencia en aquélla

suponía y que so reflejaron para mi en interrogatorios policíaco» frecuentes, cambios nocturnos de celda

para salvar la vida, saca de las prisiones, estancia en las de Madrid, Alcalá, San Antón, Porlier, sótanos de

tina cheka, para terminar en la prisión de Valencia incluido en um proceso por delito de traición y

espionaje, librándome del fusilamiento en los fosos de Montjutch gracias al canje a que Serrano hace

referencia.

Explico cuanto antecede para que se vea que sí su escapada fue arriesgada, mi canje fue el providencial

desenlace de una serie de hechos de no menos riesgo y de angustiosa» perspectivas.

Por lo que se refiere a los comentarios de Serrano sobre lo» canjes, estoy de acuerdo en que iodos las

vidas humana» existencialmente tienen igual valor y que eran muy comprometido» los enjuiciamientos

subjetivo» discriminatorios de mérito» personales, políticos, etcétera. Lo» que me pudieran atribuir se

basaban en circunstancias objetivas, independiente» de mi voluntad, que el Caudillo valoró justas para

concederme el canje que me salvó la vida. Por ello le debo gratitud inquebrantable."

 

< Volver