Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Capítulo de dichos de Serrano Suñer     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

CAPITULO DE DICHOS DE SERRANO SUÑER

Para cuentos no escuchamos lo conferencia que pronunció en Burgos, al iniciarse el verano, don Ramón

Serrano Súñer, nos resultan actuales algunas palabras y conceptos, entresacados del folleto que ha tenido

la bondad de enviarnos. Por ejemplo, los siguientes: >Es cierto que el orden—aunque sea sólo material—

y la paz hacen milagros. Hemos experimentado que sin orden no hay libertad posible, pero también hay

que reconocer que sin libertad no hay orden; orden verdadero se entiende, como tampoco lo hay sin

justicia, porque la injusticia es el mayor de los desórdenes. Y un orden sin más espíritu, sin más nervio

que la coacción, se rompe en mil pedazos cuando llega la hora del estallido» «Sería -demasiado triste—

prosigue don Ramón— aceptar como definitiva la conclusión de nuestra Incapacidad como pueblo para

vivir en formas democráticas auténticas, cuando la democracia es hoy la forma de la civilización. (Cosa

que ya aceptaba en tu tiempo un hombre tan poco sospechoso como don Marcelino Menéndex y Pelayo.)

¿Habremos de resignarnos a aceptar la idea, o el hecho, de nuestra incapacidad como pueblo para lo que

son capaces otros pueblos de nuestra misma cultura? La realidad es que, pese a la crisis de sus

formalismos tradicionales, la democracia está ahí; está ahí, repito, con un hecho o forma que en el orden

político se Identifica actualmente eon la civilización misma. Y «I propio Jose Antonio, que vivió como

nosotros presionado por la imagen de la crisis d* la democracia parlamentaria y reaccionó contra ella en

términos que son de todos bien conocidos, dijo, tin embargo, >que la aspiración a una vida democrática

libre y apacible tero siempre el punto de mira de la ciencia política por encima de toda moda* Y es que si

un pueblo necesita en ocasiones de situaciones de excepción—con un sistema de autoridad concentrada—

no puede vivir eternamente en esa forma*— ARGOS.

 

< Volver