Autor: Martínez Benavente, Domingo. 
   Seis mil ex combatientes concentrados en Zaragoza  :   
 En la reunión presidida por el señor Girón, debates conotinuos y muchos aplausos. Intervención de los señores Thomas de Carranza, padre Oltra, Reyes, Perales, García Serrano y Durán. 
 Ya.    09/03/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

SUS MIL EX COMBATIENTES CONCENRTADOS EM ZARAGOZA

En la reunión presidida por( el señor Girón, debates continuos y muchos aplausos • Intervención de los

señores Thomas de Carranza, padre Oltra, Reyes, Perales, García Serrano y Duran

ZARAGOZA, 8. (Por teléfono, de nuestro corresponsal, Domingo Martínez Benavente.)

Se ha iniciado en nuestra ciudad la I Asamblea Nacional de Ex Combatientes. Se calcula que para los

actos de hoy y de mañana se han concentrado unas seis mil personas de diversas asociaciones y

hermandades de ex combatientes. El acto de esta tarde se ha desarrollado en el hotel Corona de Aragón y

ha durado cuatro horas y media aproximadamente, con asistencia de 225 representantes.

En la presidencia figuraban°don José Antonio Girón de Velasco, presidente de la Confederación; el

general Ramirez de Cartagena, el padre Oltra, don Luis Valero Bermejo, el marqués de la Florida,

presidente de la Hermandad Nacional de Alféreces Provisionales, y el señor Martínez Emperador

Estaban también presentes loa tenientes generales García Kebull e Iniesta Cano, don Antonio Oriol

Urcniijo, don Blas Pinar y el señor Pardo Canales, entre otros.

La reunión transcurrió en un ambiente de fervor y de debates continuos, siendo muchas de las

intervenciones muy aplaudidas. En el orden del día figuraban varios puntos, en su mayoría relativos a

cuestiones de índole interna de la Confederación y otros relativos a programas de actuación de las

entidades confederadas en la vida política del país.

La primera intervención corrifl a cargo de don Enrique Thomas de Carranza. Pidió que se uniesen a las

conclusiones que se habían dado en, la ponencia una relativa a garantizar a profesores y alumnos el

derecho de enseñar y aprender en "la Universidad. Le siguió en el uso de la palabra un presidente de una

hermandad de sargentos provisionales, quien indicó que existía cierto miedo en los estudiantes

antisubversivos y en los mismos padres de los alumnos a oponerse a las consignas de agitación que daban

-algunos grupos. Propuso la creación de grupos, incluso piquetes—dijo—que no dejen que nuestros hijos

sean llevados por quien sólo tiene interés en agitar.

Otro de los que Intervinieron a continuación pidió que se retirara esta propuesta de creación de piquetes.

El presidente de la Hermandad de Marineros Voluntarios apuntó que había que añadir a las

preocupaciones por la Universidad la de la Enseñanza General Básica y habló de la desaparición del S. E.

U., haciendo responsable de la misma & uno de loa actuales ministros del Gobierno en el tiempo que pasó

como vicesecretario general del Movimiento.

INTERVENCIÓN DEL PADRE OLTRA

Una de las intervenciones que se esperaban con mayor expectación fue la del padre Oltra. Dijo el padre

Oltra que hacía tiempo él había sugerido un método al entonces ministro, señor Lora Tamayo, para acabar

con los desórdenes universitarios. Consistía el citado método en que siendo en ¡a mayoría de los casos

alféreces o sargentos provisionales los alumnos de los últimos cursos de las carreras, responsabilizar a

éstos de su presencia en la Universidad y juzgarlos corno, militares ante cualquier actuación directa o de

connivencia por su parte Hizo alusiones a la composición actual del clero: el 90 por -100 es estupendo —

indicó—, pero hay un 10 por 100 que no creen en Dios ni en la Virgen. Puso al servicio de la

Confederación a loe 8.000 sacerdotes que componen la Hermandad Sacerdotal.

TENSIÓN EN LOS COLEGIOS

También se habló de ¡os colegios profesionales. Don Roberto Reyes hizo un breve tesumen de la historia

de tensión de los colegios, de los que dijo que en su vida habían ido poco a poco- languideciend o, pero

que, en realidad, estaban sujetos a una táctica de cerco por parte de fuerzas subversivas, que se

materializaban en la presencia de sus agentes cuando había poco quorum. Propuso que la acción de los

colegios se centrase en dos objetivos: primero, hacerse con la Junta de gobierno; segundo, imponer

nuestros criterios en ellos.

Después de la aprobación de algunos puntos de orden interno, se pasó al turno de ruegos y preguntas, que

fueron muy animadas e incluso agresivas.

La primera intervención fue la de don Arsenio Perales, presidente de la Hermandad de Alféreces

Provisionales, que manifestó su esperanza en los resortes del pueblo español, respecto a lo que se ha

quedado en denominar espíritu del 12 de febrero. En otro orden de cosas, el señor Perales dijo que si

160.000 firmas, algunas de ellas recogidas en duelos, son suficientes para pedir el indulto, nosotros somos

500.000 y quinientas mil firmas, para manifestar que no estamos de acuerdo con este estado de cosas.

PRENSA HOSTIL

Don Rafael García ´Serrano apuntó que se estaba hablando de actuar a la contra, pero que era necesario

comenzar a tomar la Iniciativa. Dijo que toda la prensa era hostil a los principios que representa la

Confederación.

Don Juan Duran, de la Hermandad de Alféreces Provisionales de Zaragoza, manifestó que había que

buscar nuevos cancos donde llevar la batalla de los logros sociales, pidiendo a la Asamblea que se

acogiese a la solidaridad de la Confederación con la población campesina.

Don Roberto Reyes pidió que se dirigiese un escrito al Gobierno pidiendo a su presidente garantías y

clara definición de si los principios del 12 de febrero ratifican los del 18 de julio, y en caso de que los

ratifiquen, el presidente puntualice cuáles son los puntos rectificados.

El señor Martín Piniellas pidió que constasen estas puntualízaciones: Esta Confederación proclama de

modo solemne; primero, su total identificación con los principios del Movimiento Nacional y del 18 de

julio; segundo, mostrar su inquietud y protesta por la escalada subversiva; tercero, recabar del Gobierno

su intervención para abortar las reacciones negativas desde la prensa y otros medios.

 

< Volver