Autor: Granell Pérez, Luis. 
 Los ex combatientes, en Zaragoza. 
 Don José Antonio Girón: "Vamos a decir que no a muchas cosas"     
 
 Informaciones.    10/03/1975.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 28. 

DON JOSE ANTONIO GIRÓN:

••VAMOS A DECIR QUE NOA MUCHAS COSAS»

* «FRENTE A TANTA PALABRERÍA NOS ENFRENTAMOS A UN MOVIMIENTO

SUBVERSIVO ASCENDENTE»

* «RECHAZARÍAMOS CUALQUIER CRISIS DE AUTORIDAD»

ZARAGOZA, 10. (INFORMACIONES, por Luía Granell.) Este último fin de.semana se ha celebrado la

anunciada primera asamblea nacional de ex combatientes en Zaragoza., aunque con algunos cambios en

el programa. La misa concelebrada que se quería hacer en el Pilar hubo- de organizarse en el pabellón de

la Feria de Muestras donde, tuvieron lugar los actos de ayer; tampoco se produjo la anunciada

manifestación «pacífica y silenciosa» que debía atravesar la ciudad.

El sábado se celebró la asamblea en los salones de Un batel, con asistencia de los representantes de las

diferentes hermandades de ex combatientes, bajo la presidencia de José Antonio Girón, el general

Ramirez de Cartagena, Luis Valero Bermejo, el señor Martínez Emperador y el gobernador civil de la

provincia. Asistió también el ex ministro Oriol y Urquijo.- No, se permitió la entrada a los periodistas,

excepción hecha de los pertenecientes a la Prensa del Movimiento. La Universidad ocupó la mayor parte

de las cuatro horas que duró la sesión, motivando .propuestas como la del padre Oltra, que abogó porque

se responsabilizase del orden en las aulas a los alumnos de últimos cursos, alféreces o sargentos de

milicias, juzgándoles como multares ante cualquier actuación directa o connivencia. También- llegó a

plantearse la conveniencia de crear piquetes antisubversivos, de exigir Informes policiales de los nuevos

profesores, etc.

UN PERIÓDICO PARA IOS EX COMBATIENTES

Roberto Reyes, al referirse a los Colegios profesionales, dijo que están sujetos a una táctica de cerco por

fuerzas subversivas y que había que hacerse con las Juntas de gobierno e «imponer nuestros criterios en

ellas». Respecto

EL GENERAL RUIZ HERNANDEZ, NUEVO PRESIDÍENTE BE LOS REQUETES EX

COMBATIENTES

MADRID, 10. (INFORMACIONES.) — Ayer domingo, con motivo de celebrarse la asamblea general de

la Hermandad Nacional de Antiguos Combatí entes de Roquetes, fue aprobada por aclamación la nueva

Junta directiva, formado por: don Luis Ruiz Hernández, como presidente; don Francisco de Chinea

©auna, don Agustín de Barcena y Reus y don Ignacio Toca Echevarría, vicepresidentes; secretario, don

Manuel Ange] Viéitez Pérez; tesorero, don Juan Sáez Diez; Interventor, don Miguel Ramos Condal, y

quince vocales. Igualmente fue elegido presidente de honor don José María Co don.

El domingo, a las diez, se celebró la asamblea, en la que se aprobó la reestructuración con carácter

regional, la modificación de Estatutos, 1» ampliación de dos vicepresidencías, una de ellas especial, para

Navarra y Vascongadas, y una declaración de principios dirigida al pueblo español y. que será, hecha

pública próximamente.

de la política del equipo gubernamental, el presidente de los alféreces provisionales zaragozanos señaló

que «el espíritu del 12 de febrero de 1974 sólo es una fórmula de gobierno, y sus resultados, aún´ los

desconocemos». La Prensa fue objeto de ataques por parte de algunos ex combatientes; Rafael García

Serrano señaló que «está en manos de familias o de grupos confesionales o de Bancos, que con ellos están

pagando un reaseguro cara al porvenir»

El punto de la posible creación de un nuevo periódico que sirviera de órgano a los ex combatientes se

planteó en la rueda de Prensa —a la que ya se permitió el acceso de todos los informadores— que.se

celebró al final de la asamblea, manifestando el señor Valero Bermejo que no se había decidido todavía si

sería de nueva creación o se apoyaría en-otro ya creado, que, según se comentó más tarde, pudiera ser «El

Alcázar», El secretario de la confederación afirmó también que la manifestación del domingo, que había

sido suspendida, no había sido nunca programada por la confederación. Dicha manifestación figuraba en

el programa impreso distribuido como invitación a los actos y que llevaba el sello del servicio provincial

de ex combatientes.

Los.actos de ayer comenzaron a las diez de la mañana en la Academia General Militar, con la ofrenda de

una corona ante el monumento a los muertos del Arma de Infantería. Ante los alumnos del centro,

formados sin armamento, el señor Girón de Velasco pronunció unas breves palabras.

Poco después se ofrendaban otras coronas de laurel ante el monumento a los caídos que se levanta en la

plaza del Pilar. Un millar de personas concurrieron a este ´acto, al que asistieron también las primeras

autoridades —incluso el capitán general, que había tomado posesión de su cargo el día anterior—. Entre

los presentes destacaban los tenientes generales García Rebull e Iniesta Cano y los consejero nacionales

Pardo Canalís y Blas Finar. Al final se cantó el «Cara al sol», mientras los asistentes saludaban brazo en

alto. Seguidamente se leyó ante la imagen de la • Virgen del Pilar la ofrenda de la Confederación

de ex Combatientes, seguida del canto de la Salve —en latín—, en un acto religioso, presidido por el

arzobispo de Zaragoza, monseñor Cantero.

A la salida del templo, las autoridades y dirigentes de la confederación subieron a los coches oficiales, y

muchos de los asistentes, a los autobuses dispuestos al efecto, pero un grupo, portando algunos guiones y

vistiendo varios de ellos uniformes de Falange, se dirigieron a pie hacia la Feria de Muestras por las calles

de Alfonso, Coso, independencia, Calvo Sotelo ´y Fernando el Católico. -No interrumpieron el tráfico en

ningún momento.

Quince sacerdotes concelebraron la misa en el pabellón hispano-francés de la Feria de Muestras con el

consiliario de la confederación´ obispo de Metre, quien en la homilía insistió en el carácter de cruzada que

debe -dársele a la guerra civil española.

INCIDENTES

Después de leerse un- telegrama de adhesión del presidente de las Cortes, tomó la palabra, ante más de

cuatrocientas personas asistentes, un estudiante de la Universidad zaragozana, quien, con emocionadas

palabras, manifestó que el marxismo y la masonería sigue trabajando contra la paz de España, y que

mientras la subversión cuenta con muchos medios, «nosotros estamos condenados a la más .dura e injusta

de las leyes, la ley del silencio». Seguidamente fue María Teresa Auba, antigua, jefa de las Margaritas

Tradicionalistas, quien, tocada con boina roja, señaló la «necesidad ed que alguien dispare un-nuevo

cañonazo, como el de Agustina de Aragón, para despertar las conciencias dormidas...». «No ha llegado

para vosotros, combatientes, el descanso del guerrero.» Aludió también a la situación de la Universidad,

«saturada de comunistas y en la que campea la hoz y el martillo», y a los incidentes ocurridos con

Marruecos, para terminar haciendo un llamamiento a los militares. En el transcurso de su Intervención se

produjo un incidente al enfrentarse, primero verbalmente y luego de obra,-a algunos´ falangistas que

vestían de uniforme con otros jóvenes, alguno de los cuales también llevaba camisa azul.

Ea el interior del pabellón no había ningún agente del orden y de guardar el mismo se encargaban algunos

jóvenes provistos de diferentes distintivos, varios de los cuales repartían propaganda firmada por

«Cedade».

Se entregaron luego placas de nombramiento de «cruzados de honor» a varios ex combatientes.

Después del general Sánchez Blázquez, que vestía de uniforme y que insistió también eh el carácter de

cruzada de la guerra civil, intervino José Luis Zamanillo: «Estamos hoy aquí, pese a quien pese, para

hacer un acto de afirmación patriótica en el espíritu, porque rio hay más que un espíritu, el del 18 de julio

Después de dedicar elogios a los hombres del campo señaló como los dos principales enemigos del

régimen el comunismo y el separatismo, que tienen su origen respectivo en el gran capitalismo liberal,

que debe ser combatido con la justicia social y,el centralismo liberal, frente . al que propugna

regionalismo «auténtico y sano». Terminó .con una plegaria: «Señor, Señor, no te olvides de España, ya

que España no se olvida de ti.»

«Llevamos algún tiempo oyendo hablar de alternativas, de evoluciones, de actitudes reconciliadoras —

comenzó su discurso el señor Girón-— Todo esto estaría muy bien si frente a tanta palabrería no nos ene

entrásemos, en la práctica, con un movimiento subversivo ascendente, con una inquietante expectación

ante el futuro y con un río revuelto en el´ que encontrarán los mejores frutos los que están acostumbrados

a la pesca en aguas tormentosas. Porque aspiramos a una democracia libre y consecuente con la propia

doctrina de nuestro sistema político, rechazaríamos cualquier crisis de autoridad.» Continuó refiriéndose a

los atentados contra el almirante Carrero y de la calle del Correo, para pasar luego a citar las

declaraciones del presidente del Gobierno, «que ha expresado recientemente su resuelta decisión de

mantener a toda costa el principio de autoridad».

Terminado el discurso del señor Girón, cuyo texto íntegro se ofrece seguidamente y" que fue inte

rrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes, se cantó el «Cara al sol» y el himno

tradicionalista. ´

TEXTO INTEGRO DEL DISCURSO DEL SEÑOR GIRÓN

He aquí el texto íntegro del discurso pronunciado ayer por el señor Girón de Velasco en el acto de la

Confecferación de ex Combatientes:

«Voy a ser muy breve, porque no están los tiempos para quemarlos en puros recreos literarios y

dialécticos, sino para encontrar en cada instante el objetivo que requiere nuestra acción. Lo diré

parafraseando a José Antonio: Cuando las cosas graves, serias y .profundas se traducen en disertaciones

académicas, es que se avecina una catástrofe. Llevamos algún tiempo oyendo hablar de alternativas, de

evoluciones, de actitudes reconciliadoras. Todo eso está muy bien. Mejor dicho: todo eso estada ´ tony

bien si frente a tanta palabrería no nos encontrásemos en la práctica con un movimiento subversivo

ascendente, con una inquietante expectación ante el futuro y con un río revuelto del que obtendrán los

mejores frutos los asiduos a la pesca en aguas tormentosas.

Porque aspiramos a una democracia libre y consecuente con la propia doctrina de nuestro sistema

político, rechazaríamos cualquier crisis de autoridad. Y al referirme a este problema aludo a un fenómeno

de valor universal que España padece en machas de sus manifestaciones sociales: desde la familia a la

colectividad orgánica de nuestro pueblo. Una crisis de autoridad impediría cualquier clase de

posibilidades democrática. Porque supongo que nadie entenderá por´democracia o por libertad de

expresión, o simplemente por líber-" tad, el asesinato de an presidente de ´Gobierno, una matanza de

inocentes en la Puerta del sol de Madrid, el permanente sacrificio de las vidas de los servidores del orden

público, la presión de grupos políticos marginados por la ley sobre el mundo laboral, el automático

desprecio de los auténticos representantes sindicales, la alteración de la vida universitaria y la

descapitalización de la inteligencia.

PRESIDENTE ARIAS

For eso, el presidente del Gobierno, excelentísimo señor don Carlos Arias Navarro, consciente de que el

ejercicio de la autoridad constituye la base de la paz, de la libertad, del orden y el progreso, ha expresado

recientemente su´resuelta decisión- de mantener a toda costa el principio de -autoridad, para que la paz no

se erosione, la libertad no se envilezca, el orden no se perturbe y el progreso se acelere.

No nos proponemos defender ningún monopolio, porque la participación en el Poder fue tan plural y

varia´ como plural y varias son las aspiraciones que hoy se muestran, afortunadamente, con sos propios

nombres y apellidos y no amparados en ropajes ajenos.

Queremos el perfeccionamiento del Régimen del 18 de julio; no el desmántelamiento de en sistema

político que ha dado a España su tiempo más próspero 7 fecundo.

EL PASADO Y EL FUTURO

No hemos venido a recordar ni a recrearnos en nada. Lo pasado no podrá ser jamás presente ni futuro.

Pero todo pasado, no sólo el de nuestro origen. Por ello, se equivocan quienes aspiran a saltar sobre la

historia para volver a situaciones que quedaron abolidas el 18 de julio de 1936 por inútiles, por. estériles y

destructoras. No hemos venido a recrearnos en nada; ni a defender, como baluarte egoísta, ninguna

posición personal. Hemos venido a dar testimonio de inquietud. Y al mismo tiempo, a dar testimonio de

esperanza. Desde la autenticidad de esta tierra de Aragón, recia y fiel hasta la muerte, queremos

proclamar sin rodeos que no vamos a capitular ante nadie ni ante nada. Y queremos proclamar, sobre

todo, que nuestra primera aspiración consiste en que no se regatee al pueblo español lo que se le debe en

orden a su plenitud social y económica, a su libertad, a su participación en la vida política y sindical.

Porque es muy fácil hablar de participaciones formales 7 escamotear, en un juego malabarista, la

participación que de verdad importa: aquella que reduce la distancia que aún separa a las clases y a los

hombres de España.

NO A MUCHAS COSAS

Señores, no son fáciles los tiempos que vivimos. El engaño, la deserción y el olvido, intentan socavar´la

briosa arquitectura de una España que levantamos a pulso desde la nada. Nuestra presencia resulta

incómoda por el solo hecho de mantener enhiesta la bandera de la Patria, de ser hombres, de ser leales.

Pues bien: vamos a seguir siéndolo aunque no guste. Vamos-a decir que no a muchas cosas: al intento de

erosionar el prestigio histórico dé Francisco Franco, al propósito de quebrantar la sucesión, al olvido del

compromiso revolucionario, al pacto con los grupos tradicionalmente enemigos de España, a la

atomización política, al secreto-deseo de encontrar en los hombres del 18 de julio las víctimas

propiciatorias que allanen el terreno para todo pacto y enjuague.

Tenemos el deber´de conectar de nuevo con ´nuestro pueblo, con su enorme mayoría silenciosa; y tenemos

el compromiso de exigir, precisamente para ese pueblo, el respeto, la solidaridad, el progreso´ y ,1a paz

que merece. La imagen de España es una imagen de pujante vitalidad, aunque se vea afectada/

circunstancialmente, por la crisis económica que atraviesa- el mundo. España acepta el reto del futuro con

seguridad y-optimismo. ¿Qué tiene-que ver esa realidad con el coro de los detractores? No es, señores

y.cantaradas, la hora de una u otra generación. Es la hora, en cambio, de elegir entre el olvido o el

compromiso. Lo fácil es olvidar, y también lo suicida; lo difícil es erguirse sobre el desencanto para

volver a servir a las ilusiones que de siempre nos han covocado. Ni un paso atrás. ¿O es que hemos

olvidado a nuestros hermanos muertos en está o en aquella trinchera? Ni un paso atrás. ¿O es que, ahora

tememos al dolor o al sacrificio? Ni un paso atrás. ¿O es que ahora renunciamos al patrimonio de honor y

de -servicio que conquistamos a pulso? Ni un paso atrás, pese a quien pese. Aunque la zafiedad y el

egoísmo, que se amparan tras muchas posiciones previlegiadas, quieran presentarnos como inmovilistas o

como especuladores de un tiempo político., que ya es historia.

NO SOMOS INMOVILISTAS

No somos inmovilistas, porque nuestro estilo reside en el pensamiento y en la acción, y por eso´ estamos^

aquí. Tampoco miramos hacía atrás porque no nos gusta convertirnos en estatuas. Nuestro ánimo y

nuestro corazón acampan resueltamente en el futuro, junto a la dificultad y al riesgo; pero también junto

al amor y a la esperanza.

Si fuéramos especuladores no estaríamos aquí, porque este no es el terreno donde se obtienen beneficios.

Este es el terreno de la exigencia y de la incomodidad; este es el terreno del honor y del deber, que

aceptamos voluntariamente.

No ha sido infecundo nuestro esfuerzo; tampoco lo será nuestro propósito de perfeccionar el futuro, de

hacerlo nías justo y más solidario. En este proposito seguiremos sin desmayo, elaborando la perfección de

cada día, de cada hora. Ya veréis cómo es fecunda la cosecha de paz, de bienestar, de trabajo y de alegría.

Señores, cantaradas: ¡Viva Franco!, ¡Viva el Príncipe de España!, ¡Arriba España!»

 

< Volver