Según al presidente del PNV, Javier Arzallus. 
 Euskadi volverá a la normalidad en tres años     
 
 Diario 16.    12/07/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Según el presidente del PNV, Javier Arzallus

Euskadi volverá a la normalidad en tres años Javier Arzallus, presidente del Euskadi Buru Batzar, se muestra optimista respecto al futuro de Euskadi y afirma que en tres años podrá normalizarse la situación. En unas declaraciones a Europa Press analiza en profundidad el problema ETA y señala que para septiembre podrá volver su grupo al Congreso de los Diputados.

Barcelona — «En tres años puede normalizarse la situación en Euskadi. Terminará imponiéndose el realismo y la sensatez.» Así lo ha declarado a Europa Press, Javier Arzallus, presidente del Euskadi Buru Batzar, máximo organismo del PNV.

«No estoy pesimista -añade— ya que nunca pensé que la transición sería fácil ni que todo se resolvería enseguida. Se trata de un auténtico cambio social y en el caso vasco en un auténtico lavado de cerebro. Hay que ir con planteamientos y modos distintos de los de la época de la dictadura. Tenemos grandes problemas, pero el cambio se está produciendo.»

Arzallus analiza profundamente el problema de ETA y asegura que «lo único que puede acabar con esta organización son unas vías políticas. La desaparición de las razones que motivaron su nacimiento hace veinte años será lo decisivo para que ETA desaparezca».

«Puede haber un sofisma en querer acabar con ETA y no con las condiciones que la crearon —añade—. Esto ya se hizo en la época del franquismo, cuando además no se reconocía la identidad del pueblo vasco. El fenómeno de ETA no puede ser tratado con simplismo, es demasiado complejo como para tratarles como una cuadrilla de asesinos. Dentro de ETA hay sectores realistas que pueden ser sensibles a un cambio político.»

Al Congreso, en setiembre

El peneuvista niega el que se pueda considerar el terrorismo en Euskadi sólo como un asunto policial y no atienda el contenido político que tiene. «Esta idea va penetrando en sectores policiales, incluso creo que es un tema que el general Santa María lo tiene claro», dijo.

Respecto a la vuelta del PNV al Congreso de los Diputados, Javier Arzallus comenta que es posible que se produzca en el mes de setiembre. «Puedo decir que han nacido algunos signos favorables en la actuación del Gobierno y otros grupos, lo cual crea un clima más propicio.»

El presidente del Buru Batzar recuerda cuando se produjo la retirada del Congreso ante la propuesta de una serie de propuestas de ley que atentaban claramente contra el estatuto de Guernica.

«De momento la autonomía —continúa— sigue estando vacía de contenido. El problema es ver el tiempo que podemos aguantar en esta situación. El Gobierno debe traspasarnos los servicios que se reconocen en el Estatuto en la medida de nuestra capacidad de asimilación.»

Manipulación del caso Nervacero

Sobre el caso de la fábrica Nervacero, cuyos obreros asaltaron el Parlamento vasco días pasados, Arzallus señala que no entiende la política de Madrid en cuanto a la falta de ayuda financiera.

«A veces me siento tentado a pensar que se trata de una política de acción gota a gota para continuar manteniendo el control. El Estado deberá afrontar en serio la crisis siderúrgica como se está haciendo en todos los países de Europa.»

«Sin embargo —añade el dirigente peneuvista— hay fuerzas extraparlamentarias que manipulan temas como los presos, la energía nuclear, el paro... Nervacero ha sido un ejemplo. El asalto al Parlamento vasco ha sido un hecho desgraciado y en el que algunos partidos que hablan contra la violencia tuvieron una actitud vidriosa.»

Estos partidos son, a su juicio, «el PSOE, el PCE y Euskadico Eskerra. El PSOE introdujo al comité de empresa en el Parlamento, para endosar el problema al Gobierno vasco.

 

< Volver