Defensa nacional     
 
 Diario 16.    16/11/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

Defensa nacional

Este es uno de los documentos que la ponencia constitucional ha estudiado para

elaborar la parte dedicada en la Constitución a la defensa nacional.

Según se informó a D16, este texto fue muy bien aceptado por la mayoría de los

partidos democráticos, por una gran parte de la izquierda extraparlamentaria y

por grupos de lo que se conoce como la derecha civilizada.

El texto de este documento de trabajo, que podrá verse reflejado en la futura

Constitución, es el siguiente:

Exposición de motivos

"La definición y fines de las Fuerzas Armadas están actualmente reflejados en la

ley Constitutiva del Ejército, de 29 de noviernbre de 1878; la ley Adicional, de

18 de Julio de 1889; la ley de Restablecimiento de la Academia General Militar,

de 27 de septiembre de 1940; la ley de Orden Público, de 30 de Julio de 1959; la

ley Orgánica del Estado, de 10 de enero de 1967, además de las específicas de

Aviación y Marina.

Los textos citados, por no adecuados a la etapa que se inicia, no deben seguir

rigiendo las relaciones del estamento militar. Por tanto, se hace imprescindible

la elaboración de una ley Constitutiva de las Fuerzas Armadas, que las defina y

regule su estructura y funcionamiento, aunque esta labor debe ser posterior y

estar acorde con loa principios que se reflejen en la futura Constitución

española.

Considerando como principio básico de la defensa la identificación absoluta de

los intereses de Ejército y pueblo, es imprescindible adoptar todo tipo de

medidas que conduzcan a la consecución de la total integración entre el pueblo y

las Fuerzas Armadas.

Correspondiendo la defensa a todos los españoles por igual, y siendo

incuestionable la utilización de todos los recursos humanos para la misma, el

Ejército será la estructura mínima indispensable sobre la que se aglutinará el

resto del pueblo, sin distin-ción de sexo, para defender su soberanía e

independencia. Es, por tanto, aconsejable la incorporación de la mujer a las

Fuerzas Armadas.

Al considerar al Ejército como pueblo uniformado, se pretende crear una base

espiritual y política: sobre la cual construir un Ejército de demócratas que

garantice la sumisión de las Fuerzas Armadas al poder civil legítimo, entendido

éste como representación auténtica de la voluntad popular.

Las Fuerzas Armadas, cuya misión está por encima de los intereses políticos de

grupo, serán garantes de la Constitución y no brazo ejecutor ni defensor a

ultranza de la misma, para que no se conviertan en un obstáculo que imposibilite

su perfeccionamiento.

El militar es un ciudadano con plenos derechos y responsabilidades garantizados

por la Constitución.

Texto articulado

1. España renuncia a la agresión armada como forma de

acción política. La defensa nacional corresponde a todo el pueblo

español.

2. Las Fuerzas Armadas, como instrumento principal de la

defensa nacional, han de ser rigurosamente no partidistas.

3. Las Fuerzas Armadas son la fracción del pueblo español que recibe,

por delegación de éste, la posesión de las armas para la defensa de la

colectividad.

4. Corresponde a las Fuerzas Armadas:

- La defensa de la soberanía e independencia de la nación y de la

integridad de su territorio,

- Garantizar el respeto a la voluntad del pueblo soberano,

expresada en la Constitución,

- Prestar toda la ayuda posible en casos de catástrofe nacional, protección

civil y tareas de reconstrucción nacional en la forma que determinen las leyes.

5. Las Fuerzas Armadas están constituidas por los Ejércitos de Tierra, Mar y

Aire. No podrán suplir a las de Orden Público en sus misiones especificas y han

de estar acordes con nuestra situación geográfica y económica y con nuestras

necesidades.

6. Los componentes de laa Fuerzas Armadas serán exclusivamente

ciudadanos españoles. El Servicio Nacional será obligatorio para

todos los españoles, regulado por una ley de reclutamiento aprobada por las

Cortes que recogerá el derecho de objeción de conciencia.

7. El régimen por el que se rijan las Fuerzas Armadas, y

los deberes y derechos de sus componentes estarán reflejados en

sus Estatutos, debiendo constituirse los órganos necesarios para

garantizar los.

8. Las Fuerzas Armadas, como tales, sólo podrán intervenir cuando se haya

decretado el estado de guerra.

9. La decisión de la declaración del estado de guerra

corresponde a las Cortes. Será proclamado por el Jefe del Estado y se

defenderá la nación hasta agotar todos los recursos.

10. En tiempo de paz las Fuerzas Armadas dependerán del

ministro de Defensa y en estado de guerra su mando recaerá en

el presidente del Gobierno.

11. El presidente del Gobierno será responsable de la

defensa nacional y en caso de declaración del estado de guerra presidirá

el Mando Unificado para la Defensa, órgano encargado de dirigir las

operaciones y cuya composición será regulado por ley."

 

< Volver