Los socialistas no votaran a Garaicoechea. 
 Benegas acusó al PNV de cerrar los ojos a la violencia     
 
 Diario 16.    07/04/1980.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los socialistas no votarán a Garaicoechea

Benegas acusó al PNV de cerrar los oíos a la violencia

San Sebastián

José María Benegas, secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), atacó duramente al presidente del PNV, Carlos Garaicoechaa, en un acto celebrado en Eibar y manifestó públicamente su decisión de votar en contra de la investidura de aquél como presidente del Gobierno vasco.

El próximo día 9, anunció Benegas, los socialistas «expondremos nuestras discrepancias en el Parlamento con respecto a la política del PNV, que se reduce a mantener a su electorado guerreando con Madrid al mismo tiempo que se cierran los ojos a la violencia, al terrorismo, al impuesto revolucionario y a la gravísima situación económica que atraviesa nuestro país».

Más adelante, Txiki Benegas felicitó «por su valentía al Colegio de Médicos de Vizcaya, primera institución corporativa que ha hablado con claridad respecto al impuesto revolucionario», e hizo una referencia a los «mesías de la muerte» que se han cobrado en Orio dos nuevas vidas.

«¿Hasta cuándo —se preguntó el secretario general del PSE-PSOE— la muerte en este pueblo? Hasta que los demócratas nos decidamos a acabar con ellas valientemente. Pero —añadió— el PNV no tiene lo que

hay que tener para acometer esta empresa.»

Benegas, a lo largo de su intervención, lamentó . el «antiunitarismo» que ha presidido la convocatoria del Aberri Eguna 80, y manifestó que «los socialistas no comparten que Herri Batasuna y posteriormente Euskadiko Ezquerra trasladaran su convocatoria a Pamplona, porque —dijo— ésa no es la vía más propicia para conseguir el acercamiento de Navarra a Euskadi».

Por último, Benegas señaló que en este país no se ha hecho más que demagogia con respecto a la Constitución ya las vías democráticas, haciendo caso omiso de los graves problemas de la sociedad vasca, y, puntualizó, que «para ios socialistas será objetivo prioritario ser defensores del empleo y de los trabajadores, para los cual —terminó— es preciso crear un clima de estabilidad social y compartir equitativamente los costes de una crisis económica que puede llevar a la ruina ai País Vasco, si no se reanima a tiempo».

El Aberri Eguna, una fiesta

La celebración del Aberri Eguna en Vizcaya sé limitó a una serie de actos diversificados por comarcas y grupos políticos, sin aglomeraciones masivas

Los afiliados al PNV organizaron fiestas en diversos pueblos de la provincia, en algunos casos cabezas de comarca que acogieron a los de los municipios circundantes. Así ocurrió en Musquest, en la zona minera, y en Baquio, centro de los nacionalistas de la costa. En algunos casos, aunque estaba prevista la celebración de la fiesta conmemorativa al aire libre, la baja temperatura y las adversas condiciones climatológicas obligaron a realizar las comidas de hermandad en eJ interior de los batzokis.

Los comunistas se concentraron en la localidad industrial de Sestao. Varios centenares de militantes deí PCE acudieron para asistir a un mitin en el que intervinieron Roberto Lerchundi, secretario general del partido, y Tomás Dueros, secretario general de CC OO de Euskadi. Lerchundi manifestó que «es éste un Aberri Eguna roto en pedazos. Una Aberri Eguna que se lo han querido tomar para sí distintos partidos, con un resultado tremendamente negativo para Euskadi».

Finalmente, criticó la prohibición gubernativa de Pamplona y responsabilizó de lo que pudiera suceder a Suárez y la UCD.

 

< Volver