Carlos Garaicoechea, después de los últimos atentados etarras. 
 "Quiero pedir a todo el pueblo español que entienda nuestra tragedia"     
 
 ABC.    04/10/1980.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Carlos Garaicoechea, después de los últimos atentados etarras

«Quiero pedir a todo el pueblo español que entienda nuestra tragedia»

MADRID. E) presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, condenó el alentado perpetrado ayer en Durango, en el que resultaron muertos tres policías, al enterarse de lo ocurrido una vez finalizada su entrevista con el presidente del Congreso, Landelino Lavilla.

«Me produce tal conmoción la noticia —dijo Carlos Garaicoechea— que no es fácil para mí expresar lo que siento. Se trata de un nuevo crimen, qje yo condeno con la misma rotundidad con que he condenado tos que, por desgracia, se han producido últimamente en nuestro país. Aprovecho esta oportunidad excepcional para hacer un nuevo llamamiento a nuestro pueblo para que se sume a este sentimiento, a esta valoración, absolutamente rotunda; de un acto incalificable.»

«Como máximo representante del País Vasco quiero pedir a lodo el pueblo español que entienda nuestra tragedia, !a tragedia de todos. Que esto no es obra del pueblo vasco, que es un puebfo pacifico que sufre más directamente que nadie el azote de esta violencia, y que la inmensa mayoría del pueblo vasco lo lamenta con todo su corazón, (o condena con toda rotundidad. Esa es la auténtica imagen, la auténtica tesitura del pueblo vasco.»

ENTREVISTA CON LANDELINO LAVILLA.

Respecto a su entrevista con el presidente del Congreso, señor Lavilla, Carlos Garaicoechea la sintetizó comentando que fue «un encuentro que tiene toda la función significativa de nuestra conciencia de participación en los problemas de! Estado, nuestra inserción en esta institución máxima representativa del Estado».

Carlos Garaicoechea se trasladó a pie, a las 13,30 horas, desde el hotel Palace hasta e! Congreso. Allí se reunió con el presidente de la Cámara, Landelino Lavilla. La reunión se prolongó durante una hora y estuvo presente también el portavoz del Grupo Parlamentario Vasco, Marcos Vizcaya.

«He tenido la oportunidad —explicó el señor Garaicoechea— de hablar con Landelino Lavilla de problemas específicos del Congreso, del proceso legislativo, que nos preocupa. Ha sido una visita ilustrativa para mí, que valoro muy positivamente.»

ENCUENTRO CON FELIPE GONZÁLEZ.

Previamente a la entrevista entre los dos presidentes, el del Gobierno autónomo vasco y el del Congreso de tos Diputados, Carlos Garaicoechea había mantenido también un encuentro con el secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Felipe González, que comenzó a las 11,30 horas de la mañana y finalizó dos horas después.

Tras la révintón, y a la salida del hotel donde se aloja el político vasco durante su estancia oficial en Madrid, Felipe González manifestó a tos periodistas, respecto a su entrevista con Garaicoechea, que «ha sido un intercambio de opiniones importantes, en el que se ha hecho un repaso de la situación global, de la crisis económica y de la reforma de la Administración». En opinión de Felipe González, el encuentro fue «una muestra del deseo de relaciones entre el PSOE y el PNV».

Sobre Navarra, el líder socialista dijo: «Ha habido términos de comprensión, aunque las posiciones no son semejantes. Navarra debe pasar por un período de distensión serio, no incrementar la vía de distensión. La democracia exige este sacrificio y que todo el mundo esté dispuesto a ello.»

DECLARACIONES DE GARAICOECHEA.

Por su parte, el presidente del Gobierno autónomo, Carlos Garaicoechea, preciso en relación a su entrevista con el líder socialista que ésta «me ha permitido conocer con mucha precisión sus puntos de vista en torno a la problemática general del Estado y tos problemas específicos autonómicos, en particular el andaluz y el vasco».

«El tema de Navarra -dijo— no era un tema de- la agenda de mi conversación con Felipe González, por un respeto fundamental a los que deben ser interlocutores principales de ese problema, que son las fuerzas presentes en Navarra y el propio Parlamento Foral de Navarra. Lo cual no quiere decir que yo me desentienda de ese problema, porque allí. estamos nosotros también.»

Preguntado sobre si ese «tiempo al tiempo» pudiera ser dos meses, Garaicoechea no quiso prejuzgar plazca «Yo lo que simplemente subrayo es que tiene que haber un esfuerzo de conciliación de puntos de vista entre las diversas tuerzas políticas. Si eso requiere un mes, dos meses o tras meses, es una cuestión muy secundaria. Merecería (a pena el esfuerzo."

«Pienso —precisó— que en este momento debe ser mocho más el ponto de vista def presidente (te! Gobierno y no el de una persona con visión partidista. Yo estoy aquí como presidente del Gobierno vasco, como presidente de todos los vascos, y no estoy en función del hombre del partido.»

Más adelante, sobre él tema de ías autonomías, afirmó: «Siempre apoyaremos para Andalucía los máximos techos autonómicos, porque queremos para todos (os pueblos de España fo que queremos para nosotros. Aunque, como tenemos problemas específicos, no se puede caer en la trampa de que la igualdad se convierta en uniformismo, ya que tos problemas de Andalucía y tos nuestros son muy diferentes.»

LA CENA CON SUAREZ NO FUE DE GALA.

La cena que el presidente del Gobierno ofreció por la noche al presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, no fue de gala, a causa de tos últimos actos terroristas en el País Vasco, según informó un portavoz del Gobierno.

En principio, Suárez iba a ofrecer una cena a Garaicoechea en el Palacio de la Moncloa, en la que se había dispuesto todo con un exquisito protocolo. No obstante, en la presente semana ETA ha asesinado a tres personas: una en Bilbao, otra en Vitoria y otra en Rentería.

La cena citada llegó a estar, en algún momento determinado, en el aire, hasta el punió de que uno de los invitados había anunciado ayer que había sido suspendida, lo cjat no ocurrió en ningún momento. Se mantuvieron tocias las invitaciones flechas para el acto, pero éste tuvo un ambiente más íntimo.

 

< Volver