El problema de la vivienda. 
 El Estado no tiene presupuesto para resolverlo  :   
 Rueda de prensa del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, don Joaquín Garrigues Walker. 
 Arriba.    12/08/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El problema de la vivienda

EL ESTADO NO TIENE PRESUPUESTO PARA RESOLVERLO

Rueda de Prensa del Ministro de Obras Públicas y Urbanismo, don Joaquín Garrigues Walter

MADRID. (De nuestra Redacción.)—«Él Estado no tiene presupuesto para resolver el problema de la

vivienda...» Con estas palabras comenzó su intervención el Ministro de Obras Públicas y Urbanismo,

Joaquín Garrigues Walker, en una rueda de Prensa celebrada ayer en la sede de su Ministerio. El tema a

tratar era el de las viviendas sociales y, junto al Ministro, intervinieron el Subsecretario de Infraestructura

y Vivienda, Jaime Fonrodona Sala, y el director general de la Vivienda, Manuel Díaz de Ulzurrun.

Don Joaquín Garrigues Walker continuó diciendo que «se necesitan muchas viviendas y hay muy poco

presupuesto. Se necesita la participación de la empresa privada y, en esto, coincidimos todos los partidos

políticos». El Ministro declaró que el Estado lo que debía era intentar resolver los problemas de las

viviendas auténticamente sociales destinadas a familias que necesitan recursos extraordinarios para contar

con ellas.

A continuación, don Joaquín Garrigues Walker señaló que había que institucionalizar las relaciones, entre

el Ministerio y las asociaciones de vecinos y establecer diálogos permanentes con estos, ya que los

intereses son comunes y ellos son los principales protagonistas.

El tema de la socialización del suelo también fue tocado por el Ministro, contestando a preguntas de los

periodistas que asistieron a la rueda de Prensa. «La socialización del suelo es un objetivo que nadie

persigue seriamente en las democracias occidentales. Es un objetivo inalcanzable para cualquier

presupuesto del mundo occidental... Nuestro objetivo es ser capaces de sacar el suelo suficiente para

resolver el problema de la vivienda.» Asimismo habló de la especulación, que dijo «nace del

intervencionismo del Estado y de las corporaciones locales; este problema de la especulación será menor

cuanto menor sea el intervencionismo». Luego añadió que confiaba que para fin de año esperaba tener

unos criterios coherentes para resolver el problema.

Acabó el señor Garrigues Walker asegurando que a finales de septiembre el Ministerio habría pagado

todos sus atrasos con cargo al presupuesto extraordinario de ocho mil millones de pesetas aprobado en el

pasado mes de mayo.

En ausencia del Ministro fueron los señores Fonrodona y Díaz y Diez de Ulzurrun los que hablaron de las

viviendas sociales y los que hicieron frente a las preguntas que se realizaron. 270.000 solicitudes

Don Jaime Fonrodona comenzó diciendo que lo peor que tienen las viviendas sociales es el nombre.

«Deberían llamarse viviendas para la clase media, ya que van dirigidas a una población con unos ingresos

anuales que oscilan entre las ciento cincuenta mil y las quinientas mil pesetas y esto supone un ochenta y

tres por ciento de los hogares españoles.» Luego habló de los hogares en los que no se llega a esa renta...

«para esas clases muy modestas, para erradicar el chabolismo que es un problema que nos preocupa aún

más, no son las viviendas sociales, sino las viviendas de construcción directa».

Luego intervino don Manuel Díaz y Diez de Ulzurrun, que declaró que se habían recibido unas doscientas

setenta mil solicitudes de viviendas sociales pasando a continuacióri a explicar cómo se financiarán. «El

apoyo consiste en facilitar al adquiríante la amortización del préstamo en quince años al seis por ciento de

interés. El resto, hasta el once por ciento que conceden las entidades financieras, lo paga, el Instituto

Nacional de la Vivienda. Pasados esos quince años el adquiriente le devuelve, a lo largo de cinco años,

ese dinero al Ministerio sin ningún tipo de interés.»

La rueda de Prensa finalizó con declaraciones sobre otros temas que afectan a la vivienda, como son el

chabolismo, Organización Sindical del Hogar, etcelera. A lo largo de toda la rueda de Prensa y para casi

todos los temas el director general de la Vivienda recalcó la necesidad de una colaboración por parte de

las asociaciones de vecinos.

Viernes 12 -agosto 1977

 

< Volver