Informe del equipo LUR de urbanistas sobre vivienda social. 
 La Administración elude el problema     
 
 Diario 16.    11/04/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 40. 

Lunes 11-abril 77/DIARIO 16 ECONOMÍA/11

informe del equipo LUR de urbanistm sobre vivienda social

La Administración elude el problema

MADRID, U (D16). _ La política promesa de construir viviendas sociales, aprobada por un decreto del 16

de septiembre de 1976. trae «. la memoria imágenes de colad inconmensurables. Instancias a barullo y

esperanzas populares: "A ver sí nos dan un piso de eso» que anuncian en la tele.

Las viviendas sociales han conmocionado las esperanzas de muchaa familias españolas bombardeadas por

los anuncios televisivos y las propagandas ministeriales.

¿Qué hay detrás de las candilejas publicitarias? ¿Tiene el programa fia Viviendas Sitiales una base firme

para responder a todo lo que anuncia? El equipo de urbanistas Lur ha elaborado un Informe sobre eJ tema

para D16, tomando como punto de partida los objetivos del nuevo programa, que se resume en:

1__cubrir el déficit de viviendas sociales en un periodo de tiempo de cuatro años a proxtmadamente.

2.—Mejorar y garantizar las viviendas.

3. Facilitar el acceso a la propiedad de las viviendas de laa familias con menores niveles de renta.

4.—Disminuir, por último, e! nivel de desempleo.

N« s» conoce el déficit de viviendas

No se ha hecho público __comienza el informe— ningún estudio o estadística oficial que cuantifique el

déficit de vivienda. Es asi que no se conocen las necesidades & cubrir en -cantidad, calidad y

localización.

Sin embargo, el decreto parece partir de - un auténtico programa cuando señala cuatro años para cubrir

todas las necesidades, sean cuates sean. Este tipo de enunciado recuerda el triunfalismo de los anteriores

planes de viviendas, que sistemáticamente han hecho referencias soluciones definitivas, prometedoras

sobre el papel o el discurso, pero de escasos resultados prácticos.

Cualquier intento serlo de la Administración de paliar —no ya de liquidar el problema, insoluble dentro

del sistema capitalista—., el déficit de vivienda, habrá de partir de un análisis >te Tascausas de! déficit

(inmigraciones, expulsiones, crecimiento demográfico...), tíe la legalización de las necesidades

(chabolismo. infravivienda, hacinamiento...) o de características del parque da viviendas de protección

oficial (viviendas qe se encuentren vacias o, por su Ínfima calidad, completamente deterioradas o en

ruinas).

Pero aclarar esta situación supone establecer las bases de una demanda que por su carácter e

implicaciones la Administración tratn de ocultar.

La Administración nunca cubrió las necesidades

La demanda de vivienda se destaca principalmente por eu extraordinaria rigidez, como consecuencia del

carácter imperio» de la necesidad de alojamiento: les necesldades de vivienda superan con creces a lo que

se construye.

En España .la producción de viviendas para satisfacer esta demanda se lia desarrollado sobre tres

procedimientos diferentes: iniciativa privada con o sin protección estatal y promoción oficial.

De estas tres fórmulas, las dos primeras han estado dirigidas hacia la alta burguesía y clase media, para

cubrir en una primera etapa sus necesidades de consumo y proporcionar posteriormente un excelente

medio de inversión.

Los créditos que el sector público ofrece a la iniciativa privada y el mantenimiento de grupos de

protección oficia.! de carácter de hijo (subvención estatal para construir viviendas de lujo), continúan

cubriendo las necesidades cíe la clase media, a la voz que se ofrecen como una forma de ahorro e

Inversión, lo que supone la posibilidad de invertir en um piso que con el tiempo se re va] oriza, sin ningún

tipo d; perdida. La seguridad y rentabi1idad superan cualquier inversión.

La promoción directa por parte del Estado lia sido determinada por razones de carácter estrictamente

coyuntural. En el periodo 1959-1965, la construcción de viviendas de protección oficial representaba un

90 por 100 del total. A partir de 1965 esta relación se altera., quedándose en un 50 por 100, con tendencia

clara a bajar. Tina -de las causas principales de este cambio ha sido la actuación de la Administración,

que ha llevado a cabo una política de restricción en la construcción de viviendas, por eu idea de que es

una fuente de Inflación y menoscaba recursos a otros sectores.

E3 programa intenta salvar la Imagen Con el nuevo programa se busca paliar loa efecto» de la crisis

económica, frenar la acción de \m movimiento ciudadano en ascenso o bien salvar la imagen de la

Administración ante la apertura de un proceso electora], La Intencionalidad de] programa se centra en los

siguientes puntos:

— Solución al problema de una demanda insolvente mediante el ahorro forzoso.

— Paliar la crisis del sector á´e la construcción.

— Combatir el problema de un paro en aumento.

— Abrir nuevos mercados de consumo.

— Mejorar las condicione* tío reproducción de la fuerza da trabajo.

— Frenar el aumento d IM tensiones sociales en el marco urbano.

— Ofrecer una nueva imagen de la Administración,

— Crear un clima de coafianza de cara a las próximas elecciones.

Contenido sociológica del programa

La vivienda queda reducida a un habitáculo, sin que responda a ningún aspecto sociológico de la

población a la que va dirigida. No se faene en cuenta el crecimiento de las familias beneficiarios, ni se

estudian las condiciones de vida actual. Por otra parte, únicamente se puede optar a una vivienda social

con un libro de familia en la mano, quedando descartado e; resto d9 la. población necesitad».

E? precio de una vivienda social en Madrid para una familia de cuatro personas es de 1.219.680 pesetas,

con una .superficie de 56 metros cuadrados útiles y un precio del módulo construido de 18.000 pesetas

metro cuadrado.

La.» viviendas sociales no son rentables

Según cifras suministradas por loe promotores, el coste medio por metro cuadrado oscila en torno a las

9.500-10.000 pesetas, Jo que indica el margen insuficiente que queda para suministrar una rentabilidad

mínima. Dados unos costes de repercusión de suelo en continuo aumento, los porcentajes de loa costes de

los distintos capítulos son de] orden siguiente:

En estas condiciones, los promotores serán incapaces de abordar un programa de construcción de

viviendas sociales, como así lo demuestra él bajo número de peticiones de calificación a nivel normal.

La dureza del sistema de crédito

Está prevista en base a unos créditos a cargo de las Instituciones crediticias del país (Crédito Oficial,

Banca Privada y Cajas de Ahorro), según la reglamentación que marca la ley. En esto no sólo se

desconocen los conciertos de créditos establecidos para, hacer viable el programa, sino que además

se evidencia la falta de previsión al concertarse sobre la marcha y en cantidades muy por debajo de las

que requiere el Plan.

El solicitante de una vivienda social, al .poseer la calificación subjetiva (titulo que le da derecho a una

determinada vivienda), se le fija una línea ae financiación que consiste en una entrada al contado que

puede llegar hasta el 22 por 100 del precio de la vivienda (250.000 pesetas en el ejemplo descrito), más

un crédito hipotecario con un interés .del 4 al 9 por 100 y una duración de veinticinco a diez años,

respectivamente, según programas.

El pago de dicho crédito

se realizará atendiendo a su programa familiar y a sus ingresos familiares anuales totales, con unas

anualidades que serán crecientes en razón de una tasa de un 7-7,5 por 100 anual acumulativo. La

diferencia que resulte entre el pago que le asigna la calificación subjetiva y el que le es marcado por la

entidad crediticia, será abonado por el Instituto Nacional de la Vivienda, devolviéndose .después por el

adquirente al INV estas diferencias cuando loa pagos sean mayores que las anualidades constantes del

crédito.

En el caso de que las circunstancias económicas del adquirente varíen y éste quiera pagar antes el precio

total de su vivienda, el interés que le abonarán al devolver el crédito es del 9 por 100, mientras que el de

las créditos hipotecarlos será del 13 por 100.

Al basarse el sistema de amortización del crédito en los ingresos familiares anuales 7 no en el sueldo base

del adquirente,-unido a que 1» garantía última y real de dicho crédito e» la propia vivienda (créditos

hipotecarios), se erea un estado de inseguridad y falta de confianza en poder afrontar di-choa pagos, cuya

no realización supondría la pérdida de la vivienda (el adquirente no puede disponer de la vivienda en

cinco «ños para su venta o transmisión).

A la Banca no le interesa el programa

Por otra parte, ´el porcentaje de loa ingresos familiares (principalmente del cabeza de familia) que se

asigna al pago del crédito es alto. Planteado el problema en términos de gastos familiares, supone ]a ley

que una familia obrera debe gastar un 25 por 100 de sus Ingresos, cuando las cifras más altan sitúan este

gasto en un 20 por 100

A pesar de que la ley descarga en la Banca la financiación del programa, no parece que haya mucha

colaboración de ésta en la promoción del Plan de Vivienda Social. A pesar de laa bonificaciones fiscales

y del cómputo en coeficiente de inversión de las cantidades asignadas a este fin (exención de impuestos a

la Banca por préstamos al Estado), los datos de la actualidad se limitan a 10.000 millones del Banco

Central, 18.000 de las Cajas de Ahorros y los 5.000 millones del Banco de Bilbao, en comparación con

im necesidades, calculadas ea 150.000 millones de pesetas para este año.

El grupo LUR deduce que loa objetivos del decreto no son los que se enuncian en el texto. "En realidad,

se trata de una serie de medida» de un marcado carácter coyuntural, que no ofrecen ningún cambio sobre

la situación anterior. El Interés roa! del programa se centra en torno a tres puntos:

— Abandono por parte de la Administración de toa* responsabilidad sobre el programa, liquidando la

promoción oficial y su sustitución por la iniciativa privada y las sociedades mistas.

— Endurecimiento da las condiciones crediticias para el posible beneficiario, al sujetarlo a un ahorro

forzoso.

— Crear una esperanza de solución del problema por medio de amplias campañas de propaganda y

realizaciones rmry parciales, que presentadas como ejemplo tratan de aumentar la confianza en la

Administración y sobre todo afianzar el mjto cíe la igualdad de oportunidades."

 

< Volver