Las viviendas de la Ley Salmón     
 
 ABC.    16/11/1960.  Página: 57-58. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

EDICION DE IA MAÑANA. PAG. 57

LAS VIVIENDAS DE LA LEY SALMÓN

El problema de !a vivienda, en sus generales características, atrajo siempre la atención del legislador en

España. • Lo que hoy se nos presenta corno función social y -moral urgente, facilitar vivienda alegre, sana

y decorosa a quienes de ella carecen en el país, antes aparecía con carácter menos acuciador y canalizado

hacia una sola exigencia. Se tendía a resolver el paro, movilizando la iniciativa privada con el menor

esfuerzo estatal y el mayor rendimiento económico.

Así, en los antecedentes de nuestra política de la vivienda, agilizada y actual, figuran como intentos

ayudadores, que dieron su oportuno fruto, las leyes de Casas Baratas de Primo de Rivera y la ley de 25 de

junio de 1935, vulgarmente conocida por "Ley Salmón", a cuyo amparo se construyeron varios miles de

viviendas en nuestra patria.

La _ exención tributaria aparecía en estas disposiciones ´como estímulo al constructor, cada vez más

apartado de su menester—sobre todo con miras al alquiler de la vivienda edificada—, por causa de la Ley

de Arrendamientos Urbanos, que al congelar las rentas desplazaba este negocio de la marcha ascendente

experimentada por la rentabilidad en las demás empresas.

Las ´"viviendas de la Ley Salmón" estaban ahí, con su virtualidad y su servicio. El límite impuesto a las

rentas que podían recabar sus propietarios venía a conjugarse con la •compensación de las exenciones

tributarias. Pero toda Ley encierra en límites temporales sus beneficios. La de 25 de junio de 1935 fijaba

éstos en los veinte años. Ha sido ahora cuando este plazo se cumple para la mayoría de ellas. Surgía, pues,

para los propietarios de tales fincas, un momento de desnivelación económica de evidente desigualdad,

sobre todo atendido el incremento de los alquileres en viviendas de nueva construcción o dentro del curso

libre de los arrendamientos, y el encarecimiento de la vida desde la época cuando construyeron a la

actual. Como propietarios debían acceder a las tributaciones normales dentro del régimen de

arrendamientos urbanos. Los alquileres a percibir eran los mismos.

El Ministerio de la Vivienda, en su contemplación total.de la tarea que tiene encomendada—no

particularizando la atención en sus propios programas, leyes y planes—, ha visto en su exacta dimensión

el problema planteado a estos propietarios. De su adecuado estudio surge el Decreto aprobado en el

Consejo de Ministros del viernes 11 de noviembre actual, mediante el que "se regula la adaptación de las

viviendas construidas al amparo de la ley de 25 de junio de 1935 al régimen de la Ley de Arrendamientos

Urbanos". EI nuevo texto legal faculta a los propietarios de las mismas para la conveniente movilidad de

alquileres, de acuerdo con las variaciones últimamente sufridas en tributación y renta.

Así, las "viviendas de la Ley Salmón", cuyo´ plazo de exención tributaria ha prescrito, quedan dentro del

régimen de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Sus alquileres límite se incrementan´ prudencialmente en

los casos que así lo aconsejan. Baste, como detalle, apuntar que el incremento en una vivienda que

rentase, por ejemplo, 1.500 pesetas, adquiere un tope de 2.000.

Asoma en esta disposición, con la eficacia de los hechos estimuladores, el espíritu de las palabras que el

ministro de la Vivienda, Sr. Martínez Sánchez-Arjona, dijo- a los periodistas madrileños en julio último:

"No he de silenciar mi preocupación constante por la revisión de la legislación de Arrendamientos

Urbanos; creo que puede ser decisiva para que de nuevo, y con tendencia firme, se fomente la inversión

inmobiliaria urbana."

Vale señalar también la coincidencia de este decreto—ambos aprobados en un mismo Consejo de

Ministros—con él que aprueba la ejecución de un Plan de reserva de 150.000 viviendas. El titular del

Departamento lo preveía en la ocasión arriba citada al afirmar: "Con el fin de que esa liberalización del

régimen de los arrendamientos urbanos sea totalmente conforme con la significación social de la

vivienda, la _ aplicación de la misma habrá .de realizarse en estrecha coordinación con los planes de

nuevas viviendas, teniendo en cuenta la capacidad económica de los arrendamientos y la rentabilidad

normal de los inmuebles.

Como se Ve, el Ministerio de la Vivienda ha tornado como una antorcha en. sus manos el anhelo de

anteriores legislaciones, incorporándolas al cauce protector de su ancho empeño nacional

 

< Volver