Autor: E. P.. 
   "Se tardará varios años en solucionar el problema de la vivienda"  :   
 "La técnica de la construcción ha de encaminarse a construir más y mejor". Declaraciones del Sr. Arrese en Barcelona. 
 ABC.    08/11/1958.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. SÁBADO 8 DE NOVIEMBRE DE 1958. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 43

«SE TARDARA VARIOS AÑOS EN SOLUCIONAR EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA»

"LA TÉCNICA DE LA CONSTRUCCIÓN HA DE ENCAMINARSE A PRODUCIR MAS Y MEJOR"

Declaraciones del Sr. Arrese en Barcelona

Barcelona 7. (Por teléfono, de nuestro corresponsal.) El diario La Vanguardia publica" unas declaraciones

del ministro de la Vivienda.

Dice el Sr. Arrese que el problema de la vivienda necesitará unos años para llegar a una solución, que será

tanto más rápida cuanto mayor sea la aportacion particular.

El Estado la estimula con ayuda económica y con los beneficios tributarios. La primera, con una

subvención de 30.000 pesetas por vivienda, y una rebaja del noventa por ciento en la contribución del

Estado y en los impuestos municipales y provinciales. La ,Ley de Viviendas Subvencionadas aspira a

conjugar la ayuda estatal con la iniciativa privada. Además, ofrece la ventaja para todos los que

construyan viviendas como colocación de un-capital de que el alquiler será revisado anualmente, de

acuerdo con las variaciones ´del coste de vida, mediante un decreto del Consejo de Ministros, que aplicará

de un modo automático el índice fijado por la Sección General de Estadística.

Al proceso de crecimiento hay que añadir la disminución de la mortalidad infantil, el aumento de la

nupcialidad, el alargamiento de la vida humana ´y el aumento del nivel de vida que, dentro de pocos años,

influirá en la vivienda a medida que la industrialización de España se haya acentuado.

Añade el ministro que nos acercamos a los treinta -millones de habitantes. En 1950 España tenía

veintiocho millones. En ocho años el aumento ha sido, en cifras redondas," de dos millones, o sea un

promedio anua! de 250.000 nuevos habitantes, que reclaman alimentos, vestidos y viviendas, así como

servicios sociales. Calculando la familia española a base de cuatro habitantes, supone al año la necesidad

de 62.250 viviendas de nueva planta, problema al que hay que añadir la reconstrucción de las que carecen

de condiciones sanitarias, las ruinosas y el déficit que se .arrastra de loa años anteriores.

Afortunadamente va aumentando la producción del cemento, hierro, carbón y de la energía eléctrica, que

alcanzarán este año sus máximos índices. Cuatro factores que influyen en el desarrollo económico ´del

país.

Resumido, en general, el problema de la vivienda a los grandes pueblos y ciudades, la mano de obra

procedente de la emigración controlada facilita la construcción de las nuevas viviendas, creando un

periodo de prosperidad en el ramo de la construcción, que debería emplearse en renovar el utillaje y en el

empleo de modernos métodos constructivos.

Hay muchas fábricas de ladrillos en España que funcionan como hace doscientos años. Con su rutina no

logran por término medio producir más de 450 ladrillos por día y por individuo en una jornada. Una

fábrica moderna puede producir más de 450.000 ladrillos por día y productor. Contrariamente, en

mecánica los avances han sido rapidísimos; basta., sólo citar la industria del automóvil, que prpduce

muchos más coches en igualdad de tiempo que veinte años atrás. Toda solución de la técnica de la

construcción ha de encaminarse a producir más y mejor, y en representar una economía en la vivienda.

La creación de ciudades de nueva planta supone ahtes .orientar el problema de los transportes, aprovechar

las condiciones, geográficas, emplazarlas con facilidad de comunicaciones, rodearlas del terreno

necesario para las funciones vitales de sus habitantes y dotarías de servicios públicos y culturales.

En España—termina diciendo el señor Arrese—en estos últimos años se han construido pequeñas

ciudades, pero la creación de ciudades de nueva planta, de 25.000 a 50.000 habitantes, ha de seguir el

ritmo de la industrialización del p´aís, y ha de atenderse especialmente a descongestionar las grandes

ciudades. Es éste un tema que no olvidamos en ningún aspecto. Al mismo tiempo que buscamos nuevas

modalidades económicas y sociales para las viviendas no renunciamos a crear nuevos ambientes físicos y

espirituales para crear nuevas ciudades en un futuro tal vez no lejano.—E. P,

 

< Volver