La nueva ley de arrendamientos urbanos  :   
 El problema de la revalorización de la renta de las viviendas. 
 ABC.    07/07/1964.  Página: 45. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

ABC. MARTES 7 DE JULIO DE 1964.

LA NUEVA LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS

El problema de la revalorización de la renta en las viviendas

Durante un plazo largo de cuarenta años—desde la publicación del Real Decreto de 21 de junio de 1920,

que estableció la prórroga forzosa—se han aplicado en España leyes de excepción en la regulación del

arrendamiento urbano: los inmuebles quedaron excluidos del sistema jurídico propio del derecho común y

congelados sus alquileres.

En la Ley de 11 de junio último, de reforma de la legislación vigente de estos prendamientos, sólo asoma

una tendencia liberalizadora. En la actualización o descongelación de las rentas es donde se ha pretendido

mayor flexibilidad.

VIVIENDAS SUNTUARIAS

Son las que, ocupadas por primera vez en las fechas tope que se indican, devengaren mensualmente una

renta no inferior a las siguientes cantidades:

500 pesetas al 30 de septiembre de 1939.

1.000 pesetas al 1 de enero de 1942.

2.000 pesetas al 31 de diciembre de 1946.

3.000 pesetas al 31 de diciembre de 1956.

5.000 pesetas al 31 de diciembre de 1959; y

6.000 pesetas a partir de 1 de enero de 1SSO.

La nueva regulación del arrendamiento urbano dispone que las rentas de las anteriores viviendas, en

situación de prórroga legal, se revalorizarán multiplicando la renta contractual—la pactada inicialmente—

, más los incrementos legales, por los siguientes

ÍNDICES DE REVALORIZACION

Contratos de viviendas suntuarias celebrados hasta el 17 de julio de 1936 inclusive .................. 4

Contratos desde el 18 de julio de

1936 hasta el 31 de diciembre de 1941 ........................... 3

Contratos desde el 1 de enero de 1942 hasta el 31 de diciembre de 1946. 2

Contratos desde el 1 de enero de 1947 hasta el 31 de diciembre de 1951. 1,50

Contratos desde el 1 de enero de 1952 hasta el 11 de mayo de 1956...... 1,25

(La renta de los contratos posteriores no será objeto de esta revalorización)..

Es decir, que una vivienda alquilada en 1946, que hoy pagase con los incrementos legales una suma de

33.000 pesetas al año, pasará a pagar 66.000 pesetas, pues corresponde revalorizar su renta por el índice

2. Si hubiese sido contratada en enero de 1952 sólo correspondería al multiplicarla por el índice 1,50 una

renta de 49.500 pesetas. En las poblaciones de menos de 50.000 habitantes queda reducido en un 10 por

100 el incremento: 3.300 pesetas de reducción en el primer ejemplo y 1.650 en el segundo.

Los aumentos serán percibidos por el arrendador a razón de un 10 por 100 en cada semestre a partir de 1

de enero de 1965. O sea, que no se alcanzará la total revalorización hasta julio de 1969. Pero cuando su

importe sea inferior al 25 por 100 de la renta legal—la que viniere percibiendo -el arrendador .con todos

los incrementos legales—será hecho efectivo en su totalidad el aumento en el año de 1935.

¿Cuáles son estos incrementos legales? Los establecidos en las siguientes disposiciones:

En otros apartados, la Ley previene diversos supuestos en orden a la revalorización de las rentas., No los

comentamos aquí para no hacer prolijo este trabajo, pero sí queremos subrayar, que, a partir de julio de

1969, en que se alcanzará la total revalorización de la renta, dejarán de satisfacerse por. los arrendatarios

las repercusiones por aumentos en el coste de los servicios y suministros, como caleción, agua, portería,

etc.

Teniendo en cuenta el extraordinario aumento que han sufrido los precios de estos suministros—el del

agua se ha decuplicado en los últimos quince años y el carbón para la calefacción ha pasado de 135

pesetas la tonelada en 1935 a 1.700, en números redondos, en la actualidad— la revalorización que

comentamos quedará inoperante en muchos casos y habrá de aplicarse lo previsto en el apartado 5.* del

artículo 85, que dice:

"En los casos en que la suma de la renta legal y las cantidades asimiladas a ella sea igual o superior a la

renta revalorizada, dicha suma constituirá la única renta, y en tal concepto tendrá que pagarla el inquilino

o arrendatario en lo sucesivo."

VIVIENDAS NO SUNTUARIAS

En estas viviendas—aquellas cuyas rentas fueren inferiores a las ya expresadas en el tercer. párrafo de

este trabajo para las viviendas suntuarias—si Gobierno, teniendo en cuenta la evolución de las

circunstancias económicas del país, determinará los porcentajes de incremento de la renta, así como las

formas y plazos en que han de ser abonados por los arrendatarios. Advierte la Ley que en ningún caso

serán mayores dichos incrementos que los señalados para las viviendas calificadas de suntuarias.

 

< Volver