Palabras del subsecretario de la vivienda     
 
 ABC.    03/11/1959.  Página: 60-61. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

Palabras del subsecretario de la Vivienda

Barcelona . 2. El subsecretario del Ministerio de la Vivienda, Sr. Reguera Sevilla, cerró el acto inaugural

de las Jornadas Universitarias con el discurso siguiente:

"El Congreso que hoy inauguramos en torno a la figura de un famoso urbanista es ocasión propicia para

exponer un tema primordial que debe presidir las tareas todas de esta Asamblea: el esquema de los

deberes del urbanista.

El urbanista debe conocer la! historia de la ciudad;en que actúa e intuir las necesidades del futuro

adivinando los problemas morales, estéticos, económicos, y sociales a prever en cada polígono urbano.

Porque el urbanismo consiste en respetar la herencia del pasado, resolver los problemas del presente y

calcular las necesidades de dos futuros: del próximo y del remoto.

Y en esta noble tarea son disciplinas básicas del urbanismo, entre otras, la historia y la geografía.

La historia de" la ciudad de Barcelona quizá se presta, como ninguna,, a Ja exigencia de espacios verdes

del urbanismo contemporáneo. El cariño de Barcelona a la extensión de sus jardines es de antigua

tradición. Ya en 1368, el Rey Don Pedro "El Ceremonioso", para mejorar el palacio de doña Leonor de

Sicilia, que poseía en Barcelona, adquirió los edificios de la calle "Jaume Andreu" y los derribó para

hacer un´amplio y cuidado jardín, que fuera regalo de los ojos, lugar de peripatéticos paseos y recinto

destinado a las- exóticas plantas y flores, que realzaran la señorial arquitectura del palacio.

En cuanto a la necesidad urbanística de los bulevares, tampoco la historia es corta en esta ciudad. Ahí

está.el paseo más representativo de Barcelona: las Ramblas.´La vital arteria que une la plaza do Cataluña

con el puerto empezó por ser, como es sabido, el cauce arenoso de una riera. En el .siglo XIII era algo así

como el foso de las murallas construidas a lo largo de la vieja riera. En el siglo XIV fueron estas Ramblas

el llano -del suburbio donde probaban los traficantes sus caballos. En el siglo XVII nace la Incipiente

urbanización de las Ramblas para comunicación de conventos y colegios conventuales. Avance

considerable es el que tiene lugar después de la guerra de Sucesión-; al mejorar los Ingenieros militares el

piso de-las Ramblas, cubriéndole. con la plantación de árboles, que es otro objetivo urbanístico.

ABC. MARTES 3 DE NOVIEMBRE DE 1959.

"EL URBANISTA DEBE FAMILIARIZARSE CON LA CIUDAD"

El urbanismo no es piqueta y demolición, sino racional ordenación del suelo. Y en esta ordenación del

suelo, el urbanista ,debe conocer las razones que indujeron a nuestros antecesores a levantar un

monumento, trazar una calle o fijar alturas" y densidades en las Ordenanzas de edificación, estudiando si

el momento ha rebasado lo que en el pretérito se previno, intentando interpretar lo que nuestros mayores

hubieran hecho hoy. Do este modo, el urbanista encuentra en cada caso la- clave de la continuidad.

Para ello,, el urbanista debe, antes de nada, familiarizarse con la ciudad en la que va a actuar para

conocerla y comprenderla. Lo primero para el urbanista de la ciudad es entender el lenguaje de sus

edificios y monumentos, calles y plazas, paseos y parques; es decir, todo cuanto constituye • la razón de

ser de un núcleo urbano, desde sus servicios hasta el paisaje del conjunto.

Algunos espíritus superficiales creen que el, urbanismo es expropiación y obras aprisionadas en planos y

proyectos de asépticos cálculos técnicos. No; el urbanismo es arquitectura, vivienda y suelo al servicio

apasionado y exclusivo del bien. común, es decir, al servicio del hombre y, por tanto, de su seguridad

jurídica, económica y social.

El Urbanista, sobre estos firmes pilares, tiene como excelsa misión el deber de concordar lo diferente: las

geniales concepciones de la técnica moderna con las obras de talento del pasado. Pues es compatible el

acierto de.un polígono funcional con el respeto al patrimonio cultural barcelonés de las/ Atarazanas

góticas, el complejo arquitectónico del antiguo Hospital de Santa Cruz o de la obra maestra de la puerta

de San Ivo, en la Catedral.

El urbanista no puede despreciar el pasado ni debe fosilizarse en él en mera actitud contemplativa y

quietista. Al activismo de nuestra hora hay que servirle pensando que no estamos en los tiempos del

candil, sino en los de la electricidad, y que cuando se hizo el palacio de la Virreina se desconocía la

enfermedad urbanística del "no parking".

CARTA MAGNA PARA EL BIENESTAR DEL CIUDADANO

Tampoco el urbanista debe olvidar la geografía, porque es tan básica en el´ urbanismo como en la guerra.

Asi como la villa de Martorell es un punto estratégico fundamental y llave del Llobregat, el monte Júpiter

o Montjuich, así como el Tibidabo son ejes esenciales que juegan un papel sustancial en la fisiología

urbana de Barcelona.

El urbanismo, en suma, es un mesiáni-co orden nuevo de la población, una nueva carta magna que

garantiza el bienestar del ciudadano para humanizar el suelo y el vuelo del lugar donde vivimos.

Permitidme pensar que el Urbanismo es el Tiempo al que aludía Juan de Maragall en la "Oda nova a

Barcelona", quien en inspirado plectro impreca la amalgama de bellezas y adefesios de la ciudad,

llegando su alma de poeta a soñar que no hay nada inútil y que lo caótico de la urbe sería.un día

sublimado por el Tiempo.

Señores congresistas: Saben las autoridades de Barcelona que el Ministerio de la Vivienda, presidido por

Arrese y bajo las consignas de Franco, está Ilusionado en luchar con los órganos urbanísticos de la ciudad

y la provincia para conseguir el engrandecimiento de esta capital, noble tarea que significa trabajar por la

grandeza de España.

La labor es dura porque esta meta Ideal no se logrará sin antes pasar por el calvario de amargura de la

incomprensión. Ño importa. Ascendamos al Tibidabo, al Tabor espiritual de Barcelona, para desde allí

aceptar con alegría el suplicio que nos espera teniendo que soportar a los mediocres y a los pequeños.

Triunfaremos si en nuestra misión terrena tomamos el ejemplo de Santa Eulalia, según la -tradición de

Jacintj Verdaguer, que desde allí, desde el "tibídabo", desde el "te daré", se prometió al martirio a su

ciudad natal ofreciéndole las flores que había recogido en -prenda de sacrificio.

Que esta fe nos sirva de paradigma al deber de sacrificio permanente en la persecución a padecer por la

mezquindad de los enanos, porque bien merece la pena de combatir por agigantar la magnificencia de esta

tierra querida."

 

< Volver