Conferencia del señor Silva en Valencia. 
 "La organización formal de la libertad se hace efectiva a traves del sistema electoral"     
 
 Informaciones.    19/06/1974.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

CONFERENCIA DEL SEÑOR SILVA EN VALENCIA:

"La organización forma! de la libertad se hace efectiva a través del sistema electoral"

VALENCIA, 19. (INFORMACIONES.} — ¿Hay, para mí, una organización política de la libertad de ¡os ciudadanos de carácter material que te instrumenta a través de las fuerzas políticas, asociaciones o partidos, y hay una organización formal de esa libertad que se hace efectiva a través del sistema electoral.

Es, pues, necesario no separar ambos extremos», dijo ayer el ex ministro don Federico Silva Muñoz en el transcurso de unti conferencia pronunciada en la Academia Valenciana de Jurisprudencia sobre el tema

«El derecho electoral».

«Al plantearme el problema de una -ley Electoral —añadió— hube de considerar tres opciones: primera, la de una ley Electoral general que después se desarrollara para cada sufragio concreto; otra opción consistía en regular separadamente cada uno de los sufragio , y finalmente, cabía una ley para el inmediato funcionamiento del sistema político, basado en la ley Orgánica y demás leyes constitucionales con asociaciones políticas.

La primera la descarté porque hacer una ley de bases o cosa semejante entrañaba la doble dificultad de aplazar la solución de un problema que es urgente e inaplazable, ya que la política también tiene sus férreos mandatos, como es el de regular democráticamente las elecciones de un buen número de procuradores en Cortes, y de otra parte, la dificultad técnico-jurídica de sentar bases o principios para elecciones directas e indirectas, conjuntamente, por su propia naturaleza heterogénea, salvo que fuera una ley de principios perdida en la nebulosa de las ideas mas generales, frustrando PSÍ su futura viabilidad ante la irrisión que provocaría.

La segunda solución tampoco era aceptable porque la reunión en un código general de todas las normas electorales hoy vigentes ofrecía análogas dificultades a las anteriormente expuestas, y ademas chocaba con las interferencias de las competencias interministeriales.

La tercera era la única viable. Dije en mi conferencia del Club Siglo XXI de Madrid que, estableciendo la elección directa para los procuradores familiares, para los consejeros nacionales representantes de las provincias y para los procuradores representantes de las Corporaciones Locales, previas las reformas constitucionales que fueran necesarias, los españoles cabezas de familia y mujeres casadas participarían en la designación de cinco procuradores por provincia, de una manera directa, o sea, por sufragio directo, y las Cortes tendrían casi el 50 por 100 de sus componentes elegidos también por sufragio directo..

Ningún mecanismo del sistema sería derrumbado ni serla postergado, y podríamos haber confirmado la

plena re-presentatividad y democrativi-dad de nuestras instituciones.»

«Al servicio de estas Ideas voy a exponer mis puntos de vista sobre una posible ley Electoral. Sus principios serían los siguientes:

a) Democracia directa para la elección de procuradores familiares y consejeros nacionales, representantes de las provincias y, cuando sea posible, de los procuradores representantes de la Administración Local.

b) Unidad de acto para, en una sola elección, poder ser designados cinco procuradores por provincia, evitando confusiones y simplificando la elección.

c) He aquí los puntos capitales o Ideas generales del sistema electoral que se propugna. Constitución de un Jurado electoral de claro matiz judicialista, que actuaría como arbitro de la contienda; regulación minuciosa de las condiciones de los electores, de los candidatos elegibles y de las candidaturas; publicidad y regulación de la propaganda de los candidatos; establecimiento de un minucioso procedimiento electoral.

La ley que se propugna se refiere a las elecciones previstas en la ley Constitutiva de las Cortes Españolas para la designación de los procuradora ¡le representación familiar y local, y en la ley Orgánica del Estado para los consejeros nacionales de designación provincial. Dichas elecciones se realizarían en un solo acto, votando uno de los electores en una única papeleta de acuerdo con las previsiones legalmente establecidas. La representación sindical en Cortes y la de otras Instituciones con representación reconocida al efecto, continuarían rigiéndose por sus normas especiales.»

ELECTORES Y JURADO ELECTORAL

«Serían electores los cabezas de familia, teniendo en cuenta que a los efectos de la nueva ley Electoral se entendería por cabezas de familia los varones de nacionalidad española y las mujeres no casadas de la misma nacionalidad que no vivan en situación de dependencia por razón de patria potestad. La convivencia de varios cabezas de familia en un mismo domicilio no obstarla su condición de tales. En segundo lugar, las mujeres casadas.

Para ejercer el derecho de sufragio, es indispensable estar inscrito como elector en el correspondiente censo electoral. El censo electoral se renovaría totalmente cada diez años y se rectificaría anualmente, teniendo el carácter de registro oficial público, y debiendo exhibirse y ponerse de manifiesto a quien asi lo pretenda. La formación, custodia y rectificación del censo correría a cargo del Instituto Nacional de Estadística, bajo la inspección del Jurado electoral, correspondiendo t a rabien al Jurado electoral organizar la celebración de las elecciones, una vez convocadas por la autoridad competente, y centralizar sus resultados.

De aquí la importancia del Jurado electoral. Se compondría de un presidente, que se-ria el del Tribunal Supremo; 15 vicepresidentes, que serian los presidentes de las Audiencias Territoriales, y 50 vocales, que serían los presidentes de las Audiencias Provinciales. En el ejercicio de sus funciones, los miembros del Jurado electoral gozarían de la misma independencia y garantías que en el desempeño de sus tareas Judiciales.»

CANDIDATOS Y CANDIDATURAS

«Para ser candidato en las elecciones serla requisito indispensable, además de figurar en el censo electoral nacional cumplir alguna de las condiciones siguientes: Primera, figurar en el censo de la propia provincia como elector; segunda, ser natural de dicha provincia; tercera, haber tenido residencia habitual en la misma durante un período continuado no inferior a siete años, a partir de los catorce de edad: firto, tener notorio arraigo en la provincia, entendiéndose por tal el ejercicio de una profesión, la pertenencia a un colegio o corporación profesional, la tenencia de propiedades inmobiliarias, los servicios distinguidos prestados a la misma y cualquiera otra que estimara de la misma naturaleza el Jurado electoral como satisfactoria.

Solamente podrán presentar candidatos las asociaciones políticas constituidas de acuerdo con la ley que las regula. Los candidatos presentados por cada asociación deberán formar una lista nacional completa que contenga tantos nombres como procuradores y consejeros nacionales han de ser elegidos, de acuerdo con la presente ley.»

«A los efectos de la ley Electoral, cada provincia constituiría una circunscripción electoral única, dividida en tantas secciones como el Jurado electoral disponga para la celebración de cada elección. El recuento de votos y la distribución de escaños se llevaría a cabo en cada circunscripción electoral

El sistema electoral para la designación en cada provincia de los procuradores y consejeros nacionales sería el sistema de representación proporcional de lista, con prohibición de combinación de candidaturas.

Los restos se distribuirán de acuerdo con el sistema de mayor resto.

Las listas provinciales que no tuviesen al menos el 10 por 100 de los sufragios emitidos en la respectiva circunscripción serán eliminadas en las operaciones de recuento de los votos y de atribución de los escaños. Al distribuir los escaños se entenderá elegido consejero nacional por la provincia el consejero que figure a la cabeza de la lista que hubiese obtenido más votos. El periodo de campaña electoral sería de veinte días consecutivos v se cerraría veinticuatro horas antes de la fecha señalada para las elecciones.

Durante este período las asociaciones que presenten candidatos podrán realizar actos de propaganda oral y escrita a favor de sus candidaturas, a través de todo el territorio nacional, en la forma que reglamentariamente se establezca.

Las asociaciones políticas participantes en la campaña tendrán derecho a espacios idénticos en hora y duración en días consecutivos en la Radio y la Televisión nacionales. Las participantes podrán acordar la celebración de debates públicos entre sus respectivos candidatos a través de ambos "medios. Las asociaciones políticas participantes tendrán derecho a espacios Idénticos en días consecutivos en la Prensa del Movimiento. También tendrán derecho a utilizar en las mismas condiciones los locales del Movimiento.

 

< Volver