Autor: Maza, Cristina. 
   Don José María Pemán y don Eugenio Vegas, en el homanaje a Ramiro de Maeztu     
 
 Informaciones.    19/06/1974.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Don José María Pemán y don Eugenio Vegas, en el homenaje a Ramiro de Maeztu

MADRID, 19. (INFORMACIONES, por Cristina Maza.) Don José Maña Pemán y don Eugenio Vegas Latapié pronunciaron ayer sendas conferencias en el homenaje a la ilustre figura de don Ramiro de Maeztu, que con motivo del primer centenario de su nacimiento organizó el Instituto de España. El acto, al que asistió la gran mayoría de los miembros de este Instituto y numeroso público, estuvo presidido por el señor Lora Ta-mayo, a quien acompañaban en la mesa el señor Yanguas Mesía. don Jesús Pabón. don Luis Jordana de Pozas con, Pascual Bravo, don Gonzalo Fernández de la Mora y el ´marqués tíe Lozoya

Don Eugerio Vegas Latapié, numerarlo de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, a la que había pertenecido el ilustre escritor, ensalzó la figura del homen». jeado en una biografía aprendida por boca del propio Maeztu. En los seis últimos años de la vida de éste, el s&-ñor Vegas había tenido oportunidad de entablar con él una profunda amistad.

Partiendo desde su nacimiento, el señor Vegas fue recorriendo las facetas de periodista, escritor, nombre religioso y de política, hasta describir los últimos días que antecedieron a su muerte, a manos de los revolucionarios, detallando las múltiples veces que don Ramiro había predicho su trágico fin.

Este último punto también fue tocado por don José María- Pemán, quien en representación de la Real Academia Española desarrolló el tema «La originalidad Ideológica y estilística de Ramiro de Maeztu dentro de su generación».

Con el peculiar estilo desenfadado y de profundo conocimiento que le caracteriza, destacó el señor Pemán diversas anécdotas sobre los presagios de muerte violenta de Maeztu. Centrándose en los orígenes de su pensamiento, citó que, pese a, que de Maeztu podrían recordarse algunas exhibiciones juveniles, su originalidad verdadera, la que entronca con el origen de su pensamiento y persona, es aquella que pone como sello a su pensar y a su decir la cultura inglesa. Es quizá el único articulista de su generación imbuido del todo por el pensamiento británico, y en definitiva por el Parlamento inglés.

 

< Volver