Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Polémica entre los señores Jiménez de Parga y López Rodó sobre el bicameralismo     
 
 Informaciones.    20/03/1976.  Página: 3-4. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

POLÉMICA ENTRE LOS SEÑORES JIMENEZ DE PARGA Y LÓPEZ RODO SOBRE EL BICAMERALISMO

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 20.

EL asunto que se debate es importante. Dentro de unos dias expondré el tranfondo politíco de esta polémica, el porgué -unos, aquí y ahora, son partidarios de lasd os Cámaras -parlamentarias y otro» se pronuncian a favor del mono-cameralismo. Esto último es lo realmente interesante.» Asi termina su arífculo de esta semana en «Diario de Barcelona-» el catedrático de Derecho Político don Manuel Jiménez de Parga. El comentario te titula (Hablemos en serio, señor López Rodó>, y se inscribe en una abierto polémica que, desde hace unos días, mantienen el ex ministro de Desarrollo y de Asuntos Exteriores y el prestigioso jurista barcelonés.

El «affaire» periodístico-po-litico comenzó el pasado 13 de marzo, cuando don Laureano López Rodó —todavía coleando los rumores de un po-sible retorno de los tecnócratas al Gobierno—, publicó en «ABC» un artículo de página tres, defendiendo la tesis de que en Europa el sistema bicameral no es el predominante. «De los treinta y cuatro Estados europeos signatarios de la Conferencia de Helsinki —escribía el actual embajador en Viena—, dieciocho países responden al sistema unicameral, quince al bicameral y el Estado Vaticano carece de Parlamento. La mayoría, por tanto, de los Estados europeos no son bicamerales, sino que tienen una sola Cámara legislativa.» El argumento del señor. López Rodó estaba empleado explícitamente ante una de las anunciadas enmiendas constitucionales que prevé para el futuro del Estado español el funciona-miento de dos Cámaras colegisladoras. «En favor del sistema bicameral se aduce —sintetizaba el impulsor del desarrolllsmo—, la conveniencia de homologar nuestras instituciones con las imperantes en la mayoría de los países, singularmente europeos.» A partir de aquí, el catedrático de Derecho Administrativo importaba sus datos contrarios i esta esgrimida mayoría. Un natiz importante contenía el írtículo del catalán señor Lo-pez Rodó: en su opinión, el >icameralismo favorece el federalismo, «que en España es innadmisible».

MANIPULACIÓN DE LOS HECHOS

El 16 de marzo, el actual decano de Derecho de la Universidad Central de Barcelona no dudaba, en titular su primera réplica con tan contundente frase: «Manipulación partidista de los hechos». El profesor Jiménez de Parga, también en su cotidiana columna de «Diario de Barcelona», trataba de desmontar la estadística manejada por el señor López Rodó. Sucintamente, los puntos sobre los que pivotaba el comentarlo eran los siguientes; 1) La homologación pretendida no es genéricamente con Europa, sino, sobre todo, con la Europa occidental, es más, con la Europa integrante del Mercado Común. 2) Siete de los nueve Estados del Mercado Común disponen de un sistema bicameral: Gran Bretaña, República Federal Alemana, Patricia, Italia, Bélgica, Holanda e irlanda. El señor Jiménez de Parga acusaba al ex ministro de construir «un sofisma de dimensiones descomunales». Y agregaba: «Yo admito, claro es, que ee defienda al Parlamento de una sola Cámara. Pero lo que me hace escribir este comentarlo no es una divergencia de opinión, sino la falta de respeto con que don Laureano López Rodó maneja los hechos en su artículo del sábado en "A B C".

Ayer, el propugna d´or del unicameralismo se acogía a las propias páginas del perió-

(Pasa a la pág. siguiente.)

POLÉMICA ENTRE LOS SEÑORES JIMÉNEZ DE PARGA Y LÓPEZ RODO SOBRE EL BICAMERALISMO

(Viene de la pág. anterior.)

dico barcelonés mencionado para contraargumentar frente al ataque del señor Jiménez de Parga. Su pensamiento era resumido asi: «1) Los datos que cito se refieren al sistema parlamentario de Europa y no solamente al de los países del Mercado Común. 2) Dejando aparte la Europa del Este, incluso dentro de la

totalidad de la Europa occidental, trece países son unicamerales, y once, bicamerales, y entre estos últimos, tres son Estados federales. 3) Progresivo debilitamiento de la Cámara Alta. De otra parte —prosigue el embajador—, ambas Cámaras no tienen los mismos derechos, contraria-mente a lo que se dice en las propuestas de bicameralismo que se han formulado en España.»

GESTO BE HUMOR

Por fin, hoy mismo aparece un largo escrito del señor Jiménez de Parga. En primer lugar, el decano considera poco riguroso sostener que trece países de la Europa occidental con unicameralismo suponen, de hecho, mayoría. «Me parece un gesto de humor —subraya— Incluir en la lista de Estados europeos con Parlamentos de una sola Cámara al Principado de Monaco; a la República de San Marino, al Principado de Liech-tenstein y algún otro minúsculo país con menos de 20.000 habitantes.» El conocido abogado liberal aporta un nuevo dato: más de doscientos sesenta millones de europeos del mundo occidental viven en regímenes con Parlamentos bicamerales; treinta únicamente ´ -viven con sistemas unicamerales. En segundo término, el señor Jiménez de Parga indica que la homologación anhelada se busca con las naciones de mayor importancia histórica y de mayor valor político. Y ´ reitera la relación de Francia, Gran .Bretaña, Italia o la República Federal Alemana. Tras exponer una serie de apreciaciones cientificas, de experto en Derecho Político´, en lo que se refiere a los países nórdicos y antes lie concluir el artículo con los párrafos que encabezan esta crónica, el columnista dice textualmente: «Estoy seguro de que el señor López Rodó bromeaba en su réplica a mi columna del martes, que ayer publicó "Diario de Barcelona ´. No obstante, y por si hablaba en serio, quedo a la espera de su lista de trece Estados europeos con Parlamentos unicamerales. (Pero, por favor, que no incluya a Andorra contraponiéndola a Francia, o a la soberana Orden de Malta frente a Gran Bretaña.)»

 

< Volver